Entradas populares

martes, 27 de septiembre de 2016

EL ASPECTO MENTAL EN EL SER HUMANO ( II )






Hay que admitir que las experiencias de vidas pasadas son la base para que una persona se convierta en genio puesto que después de cada vida extraemos la quintaesencia de la vida pasada. Por eso, un genio como Mozart, cuando se ponía a componer música, no necesitaba esforzarse pues la música fluía por su mente y él solo tenía que escribirla. A cualquier persona nos costaría horas y días rumiando mentalmente una serie de ideas o búsqueda de respuestas hasta que diéramos la oportunidad de que se manifestara el Ego en nuestro cerebro, por eso y en estos casos, hay quien tiene el sentimiento de estar en manos de otro ser. Para verlo un poquito más claro, veamos otra manera de entender lo que digo, ¿quién o qué es lo que nos advierte de que lo que vamos a hacer no está bien? ¿Quién es el que nos corrige o nos amonesta cuando hacemos mal? Pues no es otro que ese Ego, Yo superior o Alma que tiene los resultados de las experiencias de todas nuestras vidas pasadas.

            Como estudiante adelantado de astrología que me considero y por mi propia experiencia puedo opinar que un horóscopo basado en la hora exacta y bien interpretado es totalmente creíble. El horóscopo nos puede mostrar muchas facetas de nuestra vida y de nuestra personalidad, y de oportunidades y de tendencias entre otras. En otros párrafos hablaremos de la memoria más ampliamente, pero antes quisiera mencionar algo sobre el instinto. Solemos decir que los animales se guían por su instinto (el ocultista sabe que esa guía procede de un espíritu grupal que dirige a toda una especie) así la araña teje su tela, las aves empollan sus huevos, los gatos trasladan a sus crías cuando ven que hay peligro para ellas, o las abejas construyen sus celdas de forma geométrica y perfecta. Como ya he dicho, nosotros pasamos por una clase de consciencia similar al animal antes de adquirir la mente y algunos humanos aún conservan mucho de aquel instinto. Pero también podemos llamar instinto a la guía de nuestro Yo superior basándose en las experiencias de vidas pasadas. La memoria también juega un papel importante en todo esto puesto que recoge las impresiones que llegan al cerebro, sea en esta vida o en pasadas. Quizás por eso tenemos gustos y tendencias heredadas de otras vidas aunque para ello hayamos tenido que nacer de padres que ya lo tengan. El instinto es como una facultad que nos lleva a actuar de determinada forma o a conseguir ciertas metas, sin intención clara ni predeterminación Pero ¿por qué en un momento dado nos hemos guiado por el instinto para conseguir algo y lo hemos conseguido. Si esa meta está en nuestro destino, podríamos interpretarlo a través del horóscopo y decir que no es instinto sino la guía del Ego, o quizás también puede ser de esa memoria heredada de la que no somos conscientes y que nos ha dicho que era el momento adecuado.

            Para que haya instinto tiene que haber memoria o guía del Ego, siendo la memoria un aspecto pasivo o subconsciente de la mente, pero todo está relacionado con la mente. Emociones, gustos, deseos e inclinaciones pueden estar en cada uno de nosotros como algo heredado del pasado y estas pueden aflorar en un momento dado o dejarnos claro que eso que estamos experimentando ya lo experimentamos en el pasado. Sin embargo, quiero dejar claro que muchos cometan el error de pensar que gran parte de lo que somos tiene sus causas en los que fueran familiares nuestros del pasado. En la biblia se menciona a un personaje llamado Matusalén que llego a vivir varias cientos de años, eso, como otras muchas cosas que la gente ni se imagina, es simbólico. En la época de Matusalén era obligatorio casarse con otros miembros de la familia por motivos que ahora no voy a entrar a explicar. Como el Ego se manifiesta (está) en el mundo y en el cuerpo físico por medio de la sangre, resulta que en esa sangre iban las imágenes (como ahora se graban las imágenes que forman la película de nuestra vida que vemos en el estado post-morten) de todos los antepasados y ese personaje las veía puesto que el estado de conciencia de entonces era más interno que el mental externo que ahora tenemos. Por eso un ser humano de entonces creía ser “todos sus antepasados” cuando en realidad tenía esa vida más corta pero experimentando internamente (recordando) hechos de otros que, en realidad, era su propio Ego. Si, como he dicho, el Ego recopila el fruto de cada vida y se manifiesta en cada vida a través de la sangre, está claro que algo podemos recibir de él física (somos el resultado de nuestro pasado evolutivo) y mentalmente.

            ¿Cuántas veces somos conscientes de nosotros mismos (como un yo) al cabo del día? Es decir, ¿cuántas veces somos conscientes en cada aquí y ahora? Muy pocas porque para serlo hay que utilizar la mente voluntaria y conscientemente y, por lo general, la mente anda suelta como una loca. Pues algo parecido ocurre respecto a la memoria. Es muy poco lo que traemos a la consciencia del total de lo que hay guardado en la memoria, es más lo que somos inconscientes que lo contrario, sin embargo, eso no evita que constantemente hagamos uso útil de alguna parte de la memoria de nuestro pasado. La voluntad (reflejo del Ego) puede indagar en la memoria obteniendo éxito o fracaso, pero la mente por sí misma no lo puede hacer aún teniendo relación con ella, pues la mente es poco válida si no está presente el Ego como conciencia. Pero, como de alguna forma ya he dicho, aunque dejemos de indagar o buscar una respuesta en la memoria, el Ego nos puede dar la solución al cabo de un tiempo. Se dice que la memoria es una manifestación de la mente subconsciente, la cual almacena las impresiones que llegan desde el cerebro y a través de los sentidos, pero esta memoria puede ser despertada, a la vez, por otras impresiones o hechos que ocurren a nuestro alrededor. Por tanto, todas las impresiones quedan guardadas en la memoria después de haber pasado por la mente, lo que significa que (en mi opinión) no es la misma memoria la que recordamos conscientemente, que la que se guarda en nuestra aura para extraer el beneficio de la vida, ni mucho menos la memoria del Ego (que está en una región mental elevada como él mismo) que alcanza a todas las vidas pasadas.

            La mente se ha desarrollado a través de millones de años a partir de un germen, por tanto no sería lógico pensar que el uso y el esfuerzo que hace el ser humano por progresar en su razonamiento puedan perderse. Se podrá guardar en la memoria pero siempre estará a disposición y en forma de ayuda para cada personalidad que renace, siempre acudirá a un estímulo a una llamada de la consciencia. La memoria del pasado puede ser renovada como las neuronas que forman las redes y también pueden ser traídos  al consciente cuando, por medio de la repetición, creamos nuevos hábitos relacionados, sobre todo, con lo espiritual y cuando somos hipnotizados o sugestionados. Pongamos un ejemplo: Yo analizo un horóscopo y según voy viendo los símbolos me va viniendo a la consciencia su significado sin necesidad de buscar voluntariamente en la memoria. Los ocultistas sabemos cuál es el proceso post-morten por medio del cual el Alma se lleva una especie de película donde se refleja toda su vida, pues bien, otro hecho relacionado con la memoria es aquel en que una persona ha “muerto” por unos segundos y ha visto pasar toda su vida en forma de película. Qué decir tiene también que una persona sonámbula o en sueños tiene que valerse o visionar algo de lo que tiene guardado en su memoria, y lo mismo ocurre con el moribundo que recuerda hechos de su infancia u otros que han dado muestras de conocimientos que en su vida no los tuvieron.

            Ya hemos visto cómo guardamos la información que, tanto durante la vida como después de la muerte, nos es útil en muchos aspectos aunque no podamos extraerla tan fácilmente de una forma voluntaria y consciente. Pero, en sentido contrario, sí que podemos introducir información a una persona mientras duerme, es decir, mientras el cuerpo emocional y la mente están fuera del cuerpo físico. Esta técnica se ha llevado a la práctica para tratar a personas como, por ejemplo, alcohólicos y se puede intentar también con otras personas y niños que tengan ciertas enfermedades. Se trata de hablar en voz baja mientras duerme o de influir (a través de la sugestión) a la persona con nuestros consejos para que su cerebro los absorba. Sin embargo, lo que nunca se debería hacer es obligarle y violar su libertad para que haga cosas contrarias a lo que normalmente hace, como suele ocurrir en el caso del hipnotismo. Es cierto que con el hipnotismo se puede ayudar a que algunas personas abandonen un vicio u otras cosas similares, pero el método es diferente porque lo que ocurre es que el hipnotizador expulsa los vehículos superiores del cuerpo físico para poner parte de su cuerpo etérico en el paciente. En estos casos el paciente no tiene la libertad de elegir y se ve obligado a actuar. Esta es la gran diferencia entre sugerir estando el cuerpo etérico del paciente dentro del físico o de hacer lo mismo, pero apartando el cuerpo etérico y poniendo el del hipnotizador en su lugar, eso trae o puede traer en el futuro graves consecuencias.

            Cuando un ser humano va a penetrar en el cuerpo que se está formando en el vientre de su madre a los 20 días de la concepción, visiona las líneas generales o más importantes de su futura vida. Antes de que eso ocurra los Ángeles del destino han conectado el cuerpo etérico con los centros sensoriales del cuerpo físico, así es que, en algunos casos en que el Yo no quiere entrar en el vientre de la madre porque no le gusta su destino, esas conexiones se desajustan y puede nacer con algún problema mental relacionado con los cerebros etérico y físico. Problemas mentales se pueden traer incluso como karma en nuestro destino y las causas pueden ser varias, en las que no voy a entrar, pues mi intención con este artículo trata solamente de hablar de la mente. Los resultados por la mala conexión y el desajuste entre el cuerpo vital y el físico pueden traer enfermedades como el idiotismo, manías, delirios y otras enfermedades nerviosas. Sin embargo, dependiendo de qué clase de ruptura sea y entre qué cuerpos, se han dado casos en que han llegado a la mente conocimientos o genialidades que ni se sospechaban de esas personas, lo que demuestra que en el mundo de la mente coinciden varios factores que están por encima y por debajo de la consciencia y que algunos se pueden mostrar aún siendo hechos de otras vidas.

Francisco Nieto