Entradas populares

martes, 30 de agosto de 2016

EL ASPECTO MENTAL EN EL SER HUMANO ( I )






            Hablar de la mente es hablar, en gran parte, de algo desconocido. Podríamos generalizar y decir que mente solo hay una que es con la que razonamos, pero incluso ésta tiene un origen y un fin como lo tienen nuestras propias vidas, ya que están en proceso de evolución. Aunque solo sea de una manera superficial, para entender algunas cosas de las que voy a explicar, es necesario saber quién o qué es el verdadero ser humano y de qué se sirve para evolucionar, así es que veamos. Como en casi todos mis artículos y libros, lo que digo está basado en la “filosofía oculta” o “enseñanzas esotéricas”, por tanto, repito, el ser humano está compuesto de:

1º.- Un cuerpo físico, que es el vehículo necesario para experimentar en este mundo físico y sin el cual y sobre todo sin sus sentidos y su cerebro no podría evolucionar el Alma o verdadero Ser

2º.- Un cuerpo etérico (de materia más sutil) invisible a nuestros sentidos, que facilita la vida y la energía necesaria para que el cuerpo físico se mueva. Al ser idéntico al cuerpo físico también tiene un cerebro etérico que hace de intermediario con el Alma y tiene un gran papel en todos los aspectos de la mente.

3º.- Un cuerpo emocional relacionado y compuesto de materia del mundo que está por encima del nuestro (Mundo de deseos) donde radican nuestros deseos, emociones y sentimientos. Este vehículo hace de intermediario entre la mente y el cerebro etérico. Gracias a él, el Yo superior o Alma experimenta y se manifiesta en el cerebro etérico y físico facilitando el impuso o deseo.

4º.- Un cuerpo mental o mente que hace de foco entre los mundos espirituales y el físico para que el Yo pueda dirigir y controlar todos sus vehículos y así extraer el fruto de las experiencias cada vida.

            El Espíritu que cada uno de nosotros tenemos es parte del Gran Espíritu que conocemos como Dios, Brahma, Alá o como queramos llamarle, Él nos diferenció de Él Mismo para que descendiéramos a ese mundo físico para así evolucionar a través de las experiencias. Nuestra vida es parte de Su vida, aunque individualizada y manifestada en cada renacimiento en un cuerpo físico y nuestra mente es parte de la Mente Universal, la cual alcanzaremos en un futuro aún muy lejano. Pero, aunque solemos hablar de una mente concreta razonadora, lo cierto es que hay otros aspectos relacionados con ella que conviene conocer para hacer el mejor uso posible a nuestro alcance, estos son: La mente subconsciente, la memoria, la intuición y la supra-conciencia futura.

            El Ego o Yo superior es el Alma fruto de todas nuestras vidas, renacimientos o formas de manifestación que hemos tenido desde que alcanzamos el mundo físico, y esa Alma, a su vez, es la representante del verdadero Espíritu creado por Dios y situado en las más elevadas regiones espirituales (como lo somos nosotros de ella aquí por medio de la mente) Por consiguiente, somos un Espíritu evolucionante que se desenvuelve y progresa en cada renacimiento y en las líneas correspondientes que Dios y sus jerarquías nos hacen seguir. Antes de alcanzar un desarrollo tal como es el cuerpo físico, tan perfecto, nuestra vida utilizó otras formas donde ya comenzó a desarrollar el aspecto emocional y mental de forma similar a los animales, pero no se puede considerar humano a ninguna forma de vida hasta que no adquiere ese cuerpo mental que le hace individuo o independiente hasta el punto de comenzar a razonar por sí mismo. Por tanto, podríamos decir que lo mismo que los animales algún día serán humanos y tendrán mente, así mismo nosotros alcanzaremos algún día el estado de superhombre (similar a los Ángeles) y tendremos una supra conciencia, es decir, actuaremos en los mundos espirituales como un Alma y un Espíritu.

            Hablamos normalmente de la mente como algo concreto y objetivo porque razonamos con ella y la tenemos, o la deberíamos tener, bajo el control de la voluntad. Pero no podemos decir lo mismo de la mente subjetiva o subconsciente puesto que está por “debajo” de la consciencia y no la podemos utilizar a voluntad. Mientras que la subconsciencia es algo así como un depósito donde puede haber guardado hechos del pasado en forma de memoria, la mente consciente es la que nos hace estar en estado de vigilia para luego hacer que lo experimentado con ella pase al subconsciente y a la memoria. A la mente subjetiva no la podemos manipular excepto por medios como la hipnosis o la sugestión pero ella admite toda clase de conocimiento o afirmaciones; mientras que la mente concreta o consciencia sí la podemos manipular e incluso hipnotizar y sugestionar, pues ella tiene una relación directa con la voluntad (el Yo) y con los cinco sentidos.

            Nuestro estado mental de vigilia no es siempre totalmente consciente puesto que la mente piensa en lo que la viene en gana y anda de un sitio para otro sin que seamos conscientes de ello, otras muchas veces intentamos resolver un problema o recordar algo y nos es imposible, pero al cabo de un tiempo nos trae la solución. Cuando aprendemos a mecanografiar tenemos que ser conscientes de cada tecla que pulsamos pero, con la práctica, no sólo no es necesario sino que lo hacemos inconsciente y automáticamente. Lo mismo que la persistencia en una línea de pensamientos traza nuevos senderos neuronales en el cerebro o crea nuevos hábitos físicos, así una sonrisa persistente también cambia el estado emocional y lo mismo ocurre con las palabras de aliento o las autosugestiones. Los niños y muchas personas mayores tienen miedo a entrar en lugares oscuros o hacer determinadas cosas por el simple hecho de haber escuchado o haber leído historias con un mal fin y relacionadas con lo que se les plantea a ellos, y todo porque está guardado en el subconsciente. Personas que tienen fobia a las serpientes u otros animales pueden tener en la memoria subconsciente algún hecho ocurrido en su vida pasada.

Hay quien llama a esto instinto de supervivencia pero llámesele como se quiera es algo que está guardado, que no tenemos acceso a ello y que actúa o responde por sí mismo de acuerdo con la consciencia y la memoria de la personalidad. Casi me atrevería a decir que la memoria es parte de lo que llamamos subconsciente y que es éste quien nos da una respuesta gracias a la memoria. Las personas que se han interesado en estudiar seriamente la filosofía oculta saben que cada uno de nosotros estamos guardando constantemente lo que hacemos y lo que acontece a nuestro alrededor que se pueda reflejar en nuestra aura. Esta es la manera en que el Ego pueda llevarse la película de su vida para poder extraer el beneficio y poder evolucionar. Esa película se graba en el doble etérico de nuestro cuerpo y es de ahí de donde se extraen esas respuestas que a veces nos sorprenden. Ese cuerpo está compuesto de cuatro éteres que pertenecen al mundo físico y, por tanto al cuerpo físico y, aunque no les veamos tienen una relación directa con la memoria y con la conciencia.

Aunque no es exactamente así, podríamos decir que el ser humano tiene tres clases de memoria:

Primera: la memoria consciente (de lo que se acuerda)
Segunda: la subconsciente que se relaciona con los hechos del pasado de la presente vida
Tercera: la que procede del Ego y que a veces nos facilita como información a través de uno de los cuatro éteres del cuerpo etérico (éter reflector)     

            El Ego o Yo superior se conecta con el mundo físico y con los sentidos del hombre físico, por medio de la mente, y es a través de este medio por el que nos puede facilitar información de cualquier clase de memoria pero muy en especial de la suya propia, es decir, de su experiencia guardada incluso de otras vidas. Nosotros podemos recibir información por medio de los éteres etéricos mencionados y a través del cerebro etérico y físico en forma de soluciones, respuestas, etc., pero otra cosa muy diferente serían las “ideas originales” que procederían del Ego. Nosotros llevamos en nuestra aura lo que hemos sido, lo que somos y lo que pensamos y a eso es a lo que solemos tener acceso consciente o inconscientemente. Pero nosotros no podemos contactar con el nivel o región donde se encuentra el Ego con toda su sabiduría, y es por eso por lo que él nos puede dar respuestas y alguna idea original como ocurre con los inventores. Aunque nosotros, como yoes personales, somos él, nuestra consciencia no es su conciencia ni nuestro conocimiento es su conocimiento porque nosotros estamos limitados, entre otras cosas, por el mundo y el cuerpo físico y por el karma que traemos.

            Nuestros pensamientos y nuestros sentidos están estimulando continuamente deseos y emociones conocidos del pasado que, generalmente, son más bien de poca utilidad y espiritualidad, pero cuando la influencia viene del Ego los resultados y los sentimientos suelen ser diferentes. Todos hemos tenido momentos de confusión mental, dudas, incertidumbres, etc., pero llegado el momento de abandonar el intento de encontrar la luz y después de horas o días, nos ha venido la solución o todo se ha vuelto más claro y más ordenado. Los inventores, matemáticos y otros muchos genios, no solo ya traen una mente preparada para ser lo que son, sino que utilizan esa mente para acercarse a las regiones mentales donde se encuentra el Ego hasta que éste les facilita la información; de ahí que en realidad no inventen sino que más bien descubren.

Francisco Nieto

lunes, 1 de agosto de 2016

QUÉ ES LA INICIACIÓN SEGÚN EL OCULTISMO ( y III)






Hay escuelas o Sociedades Secretas, como por ejemplo la masonería, que tienen sus correspondientes grados jerárquicos. Éstos pueden pasar de un grado a otro superior por el hecho de llevar algún tiempo, por haber hecho determinados trabajos, por medio de una ceremonia, o simplemente a través de ciertos ritos sacramentales. Sin embargo, todo eso no implica que haya desarrollado ningún poder interno, puede haber adquirido un gran conocimiento o hacerse maestro en los rituales, pero si no se ha esforzado durante mucho tiempo en servir de forma amorosa la humanidad, no estará preparado para recibir la verdadera Iniciación de la que hablamos.

            He hablado del desarrollo del poder interno o de crear un cuerpo necesario para poder recibir la Iniciación, pues bien, ese es el llamado Cuerpo Alma por la filosofía rosacruz. Cuando una persona actúa en su vida de forma amorosa y servicial, aumenta los éteres superiores de su cuerpo etérico (de Luz y Reflector) y si sigue en esa línea separa los éteres superiores de los inferiores para así formar el Cuerpo Alma, a partir de ahí es cuando se puede recibir más fácilmente la Iniciación. Este Cuerpo Alma es el que utilizaremos para salir del cuerpo físico conscientemente y así hacer los trabajos en el mundo del deseo mientras nuestro cuerpo físico duerme.

            Las Iniciaciones son ampliaciones de conciencia, y en total hay 9 iniciaciones menores y 4 mayores. Las primeras iniciaciones ponen al Iniciado en contacto con la memoria de la naturaleza para que sea consciente del pasado de la humanidad, lo que la filosofía oculta llama Períodos, Rondas, Épocas, etc., y con los diferentes estratos de la Tierra para que vea las fuerzas que trabajan allí. También le hacen consciente de las Leyes Divinas que gobiernan los mundos invisibles donde actualmente evoluciona la humanidad para que aprenda a valerse por sí mismo ante los peligros.

            Para comprender el camino preparatorio para alcanzar la Iniciación pondremos un ejemplo físico:

1º.- El momento de la concepción del ser humano, es similar a lo que bien podríamos llamar primera Gran Iniciación o “Individualización,” es decir, a la adquisición de la autoconciencia.
2º.- La gestación del nuevo ser es similar a las experiencias que a través del renacimiento hacen que desarrollemos ciertas virtudes y poderes internos
3º.- La Primera Iniciación Menor que equivale al nacimiento del ser a un nuevo mundo
4º.- La persona que nace antes de tiempo es igual al ser humano que se adelanta en su desarrollo espiritual al resto de la humanidad
5º.- Las diferentes iniciaciones son igual a la madurez o sabiduría que se adquiere con el paso de los años
6º.- Con las últimas iniciaciones se adquiere el derecho de no tener que renacer más, a quedarse en los mundos superiores preparando un nuevo estado en el esquema evolutivo, o lo que es lo mismo, a colaborar con las jerarquías en el trabajo que se hace entre una vida y otra.

            Hasta la venida de Cristo que hizo correr el Velo, no existía la iniciación para la humanidad en común. Sólo algunos individuos, mayormente ignorantes de ello, estaban preparados para recibir las enseñanzas de los Hierofantes, por tanto, éstos eran llamados a los Templos donde eran preparados –como por ejemplo los Brahmanes o los Levitas hebreos- Y así, aislados del resto de las personas, eran cualificados a través del servicio para facilitar la separación de los cuerpos vital y físico.

            Aunque ya he mencionado algo sobre las iniciaciones anteriormente, lo detallaré algo más ahora. Como ya sabemos, el hombre ha llegado a ser lo que es gracias a un descenso del Espíritu en la materia a través de un esquema de 5 mundos compuestos de Períodos, Globos, Revoluciones y Épocas. Pero es en este último Período Terrestre donde el hombre se forma como tal. Pues bien, en la Primera Iniciación Menor el iniciado puede ver en la memoria de la naturaleza el proceso de evolución de la humanidad en la primera revolución –de saturno- de éste Período y lo que se llegó a conseguir en la primera Época de la 4ª revolución –la Época Polar- o sea, el cuerpo físico. En la Segunda Iniciación Menor ocurre lo mismo respecto a la Segunda Revolución del Período Terrestre –la –Solar- y a la Época Hiperbórea de la Cuarta Revolución presente, donde agregamos el cuerpo vital y obtuvimos la conciencia de sueños sin ensueños. En la Tercera Iniciación Menor obtenemos el conocimiento de lo que pasó respecto a la evolución de la humanidad durante la Tercera Revolución del Período Terrestre –la Lunar- y la Tercera Época de la presente Revolución –la Lemúrica- donde obtuvimos el cuerpo de deseos y una conciencia de sueño con ensueños. En la Cuarta Iniciación el iniciado ve el desarrollo efectuado por la oleada de vida en la primera mitad de la Cuarta Revolución del presente Período en su Época Atlante, donde obtuvimos la mente y la conciencia de vigilia. La Quinta Iniciación Menor trata de familiarizarse con el desarrollo que se obtendrá en las tres y media Revoluciones que quedan para que termine el Período Terrestre, donde asimilaremos el fruto de la obra realizada en el mismo. Las Iniciaciones 6ª, 7ª y 8ª perfeccionan y amplían lo asimilado en las anteriores, y las Cuatro Iniciaciones Mayores tratan sobre el trabajo y asimilación que hará la humanidad sobre los Período futuros Terrestre, de Júpiter, de Venus y de Vulcano.

            Es conveniente tener claro que las Iniciaciones Menores y mayores representan todo el desarrollo que tiene que hacer la humanidad hasta llegar de nuevo a Dios, o sea, lo que puede costar millones y millones de años. Pero, si obtener la Primera Iniciación es motivo de felicidad por la gran posibilidad que nos da de poder ayudar a la humanidad, cuando obtenemos la Cuarta Mayor es un Gozo incalculable porque a partir de ahí hay que tomar la decisión de seguir adelante según el plan evolutivo, o quedarse para ayudar a los que vienen detrás incluyendo a otras oleadas de Espíritus –lo que hacen los Hermanos Mayores-

            En los antiguos sistemas de iniciación y según algunos escritos, se dice que la iniciación duraba tres días y medio, esto no significa que el tiempo real de inconsciencia del neófito en el mundo físico fuera tal, eso se refiere precisamente a la visión y asimilación del trabajo hecho por la humanidad en esas tres Revoluciones y media pasadas. Y cuando se habla de que al cuarto día se despertaba al salir el Sol, se refiere a el nacimiento del hombre en la Época Atlante cuando recibió la mente y se vio por primera vez el Sol en la atmósfera terrestre. Sin embargo, desde la primera iniciación el neófito adquiere la conciencia permanente en el mundo de deseos, lo que significa que para él ya no existe la muerte. A partir de ahí el iniciado se hace un colaborador de los Hermanos Mayores y de las Jerarquías y Seres que están ayudando en el desarrollo de la humanidad. Ese es el verdadero Auxiliar Invisible consciente que se dedica a ayudar a la humanidad mientras su cuerpo duerme, sin embargo, también puede hacer otras muchas cosas estando despierto en su cuerpo físico.

            A partir de ese momento del discípulo tienen en sus manos un nuevo poder, el cual deberá utilizar para ayudar en el progreso de la humanidad de una forma consciente y voluntaria. De hecho, el iniciado hace un juramento donde se compromete a no utilizar esos poderes para su propio beneficio. Podrá transformar la materia física en alimentos para alimentar a otros, pero no lo podrá hacer para él mismo; podrá curar a miles de personas pero no podrá curarse a sí mismo; podrá salvar a otros pero no podrá salvarse a sí mismo; podrá dar todo lo que esté en su mano pero nunca admitirá nada para él mismo a cambio de sus obras.

            Hay 7 Escuelas de Misterios donde se dan 9 Iniciaciones y se instruye al individuo para que desenvuelva el poder acumulado como efecto de haber colaborado y vivido de acuerdo a las leyes divinas. Es cierto que hay 2 caminos preparatorios para la Iniciación, el camino del corazón –místico- y el de la mente –ocultismo- pero cuando se alcanza la 1ª Iniciación, las dos se fusionan.

            Las 9 Iniciaciones menores y las 4 mayores representan el plan planetario a través del cual la verdad se reflejará en la humanidad cumpliéndose así la frase de que “el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios.”

            Los primeros pasos se dan en la búsqueda de una vida superior en la cual somos guiados en nuestra búsqueda por el inconveniente hasta llegar a determinada escuela o lugar. En ese tiempo somos observados por algún iniciado colaborador del Maestro, cuando estamos preparados, somos contactados y nos hacemos probacionistas y, por último, nos hacen discípulos como paso previo a la Iniciación.

            La Iniciación es parte del plan evolutivo de la humanidad como lo es el paso de un curso a otro en los colegios. La diferencia es que la Iniciación nos da un claro concepto y unas vivencias internas que nos relacionan con todo el plan evolutivo creado por Dios y una relación con nuestros hermanos. Todo esto a través del desarrollo de la voluntad, del Amor y de la Sabiduría en cada uno de nosotros.

            Con cada Iniciación nuestra conciencia se expande y se identifica con los mundos y con las Jerarquías o reinos que allí habitan; nuestros sentidos físicos se espiritualizan y no solamente vemos sino que lo que vemos y oímos parece como si formara parte de nosotros; nuestros sentimientos se resumen principalmente en dos: Amor y Altruismo y cada segundo están presentes en el Iniciado; no solamente vemos el sentido oculto de las Jerarquías y de las razas sino que además comenzamos a trabajar a favor de nuestros hermanos y de los reinos que nos siguen.
La Iniciación trae consigo: 1º La conexión consciente de la personalidad con el Ego, y en un futuro con el Espíritu. 2º Una iluminación sobre el pasado de la humanidad y del individuo y un vislumbre de las siguientes pasos y su colaboración en el esquema evolutivo.

            Las Iniciaciones se realizan en los mundos invisibles y, desde la primera repercute muy notablemente en el cuerpo etérico, de deseos y mental. Las siguientes tienen que ver con los otros mundos y nos conectan progresivamente con los mayores misterios de Dios y con nuestro propio espíritu. Esto hace que despertemos los poderes que tienen que ver con los 7 Rayos y que nos conectan con el esquema del sistema solar.

            Según se adquieren las Iniciaciones vamos perteneciendo a diferentes logias compuestas por Iniciados de diferentes grados y, esto a su vez, hace que trabajemos y colaboremos con las jerarquías superiores, en deferentes etapas del desarrollo de la humanidad.

            El entrenamiento para alcanzar la Iniciación está particularmente dirigido al desarrollo de los cinco chacras superiores a partir del plexo solar. Para ello son buenos todos los ejercicios que tengan como base la utilización de la mente.


                                                           Francisco Nieto