Entradas populares

sábado, 19 de julio de 2014

¿ES CIERTO QUE DESPUÉS DE LA MUERTE VEMOS UNA PELÍCULA DE NUESTRA VIDA? (III)






Esta película la vemos en sentido inverso (desde la muerte hasta el nacimiento) para comprobar cómo los efectos tienen su causa en los hechos anteriores, y es cuando se ha terminado el panorama cuando el cuerpo etérico se queda sobre el cuerpo físico para desintegrarse ambos a la vez mientras que el Ego pasa con su cuerpo de deseos y su mente al Mundo de Deseos. Es importante que se grabe bien la película en el cuerpo de deseos (cuerpo de la sensación, de las emociones y de las impresiones) porque si no se hace así no podrán revivirse las escenas, faltarán las sensaciones y los sentimientos y no habrá intensidad que facilite la extracción de la quintaesencia de las experiencias. Cuando mejor visualización mejor grabación y más agudamente se sentirán las experiencias que se reviven en el Purgatorio y en el Cielo. Tengamos en cuenta que aunque las experiencias se olviden, el sentimiento de las experiencias queda y nos hablará en la próxima vida. Si bien es muy importante que no se haga la cremación antes de esos tres días y medio, es necesario evitar la extracción de órganos, las autopsias, etc. (respetando naturalmente las decisiones de cada cual) porque todo eso evita la vivencia profunda de esas experiencias lo que, a su vez, hace que no quede grabado como “conciencia” que es como decir que casi se pierde la vida pasada.



            Los cinco panoramas conocidos (puede haber otros) están   íntimamente relacionados con el paso del Ego por los diferentes mundos y con sus correspondientes estados de conciencia, que van de lo personal a lo espiritual en el estado post-morten y de lo espiritual a lo personal antes de nacer. El hecho de agotarse la vitalidad del cuerpo etérico hace que éste se colapse y salga del cuerpo físico cada noche y en el momento de  la muerte, con la diferencia de que en la muerte se rompe el cordón plateado y el Ego ya no puede volver a entrar en el cuerpo físico. Cuando el Ego sale haciendo un movimiento en espiral a partir de las suturas entre los huesos parietal y occipital del cráneo, se queda flotando sobre el cuerpo físico unido a éste por el cordón plateado, quedando el punto de ruptura que causa la muerte definitiva entre el Ego y el cuerpo físico. El Ego no sale hasta que el corazón se detiene porque el átomo-simiente del cuerpo físico se rompe para que salgan las fuerzas espirituales que contiene la película de la vida, aún así, el cordón todavía sigue intacto  y unido al corazón. Una vez vista la película, los dos éteres superiores (relacionados con la memoria y con la conciencia) se separan del cuerpo etérico y éste se queda junto al físico. Son estos dos éteres superiores los que se integran al cuerpo de deseos para (después de un corto tiempo en estado de inconsciencia) formar la matriz o imagen de la persona cuando despierte en el Mundo de Deseos.



            Como ya pudimos comprender cuando explicamos la elección de la película de la futura vida en el Segundo Cielo, allí se crea un arquetipo de energía mental vibrante cuya duración prevista marcará el momento de  la muerte, si el hombre no lo agota antes de lo previsto como suele ocurrir. Esto significa que lo que llamamos muerte está producida porque el arquetipo ha dejado de vibrar para dar paso a su desintegración. Generalmente, la persona comienza a ver la película de su vida pasada a partir de pararse el corazón y salir el Ego del cuerpo físico, pero no siempre es así porque se han dado casos de apariciones de recién muertos que indican que aún no habían comenzado la retrospección de la película. Una vez hecha la retrospección de la película de la vida pasada es cuando el Ego entra en sueño para despertar en el Mundo de Deseos con sus cuerpos emocional y mental, y con los dos éteres superiores que permanecerán junto a él hasta el Tercer Cielo donde se volverán a activar para que en la siguiente vida formen parte de ese cuerpo espiritual que todos estamos formando vida tras vida y que se llama Cuerpo del Alma.



            Para cualquier clarividente, aunque solo pueda ver la parte etérica de la Tierra, es un espectáculo repugnante y asqueroso ver cómo se desintegran los cuerpo etéricos que están flotando por encima del cuerpo físico en los cementerios. Desde el punto de vista higiénico también es totalmente negativo porque hay toda clase de bacterias y virus en los cementerios. No hay que hacer nada más que acercarse a los nichos donde están enterrando a las personas para oler ese olor a muerto característico que nos lleva a imaginar lo que está pasando con esos cuerpos abandonados por sus dueños. Esto se eliminaría con la cremación pero ésta es un inconveniente para nuestra evolución si no dejamos pasar al menos tres días sin tocar el cuerpo. Quemar el cuerpo antes de la retrospección de la película destruye la misma y perdemos las experiencias y su esencia espiritual que guardamos como sentimiento y cuerpo Alma; sin embargo, la cremación es lo ideal, por tanto, ¿cuál es la solución? El inconveniente del enterramiento es que el hombre se siente atraído hacia lo que ha conocido y experimentado y hacia los placeres de la vida, pero eso es superado fácilmente por los que conocemos estas enseñanzas y tenemos cierto poder sobre las emociones, sobre los deseos y sobre la mente. El inconveniente de la cremación ya lo hemos dicho pero se sabe que hay auxiliares invisibles (seres humanos adelantados) y jerarquías (posiblemente Ángeles y Arcángeles) que, con  la ayuda de los espíritus de la naturaleza ayudan al hombre cuando puede perder parte de su película. Por otro lado, es lógico pensar, y así lo creo, que esas jerarquías y seres tengan un plan para evitar que una persona que ha tenido una vida muy fructífera, no la pierda sin que sea su voluntad; no sería justo dentro del Plan de Dios. Por tanto, que cada uno extraiga sus conclusiones y haga lo que crea conveniente.



            Cuando se muere, la conciencia deja de estar centrada en el cuerpo físico para ampliarse a todos los sitios donde ha tenido experiencias, ese es el comienzo de la retrospección y, aunque la persona está como un simple espectador parece como si estuviera en todos esos sitios a la vez. En esos momentos podemos “observar” la tristeza de un hecho ocurrido en la vida pasada pero no lo vivimos porque eso solo se experimenta en el Purgatorio. En esa película podemos ver todos los pormenores e incluso hechos que ocurrieron y que no nos dimos cuenta de ello, pero se ve todo como si fuera un recuerdo y sin experiencias internas.



CUARTO PANORAMA DEL PURGATORIO. Hasta ahora hemos podido ver cómo, (tanto en los dos panoramas que nos presentan ates de nacer como el que vemos nada más morir en el mundo físico) en ningún panorama de los tres explicados sentimos nada interiormente o revivimos los hechos, solo en el panorama del Mundo de Deseos re-vemos y revivimos internamente la vida física. En realidad en el Mundo de Deseos solo se re-vive un panorama pero este puede dividirse en varios según el desarrollo espiritual y las experiencias pasadas. Veamos, una persona que se haya dedicado a hacer el bien, a servir al prójimo y a la oración, iría directamente al Primer Cielo; otra persona que ha dedicado su vida y se concentra en los negocios, que ha pensado que tras la muerte no hay nada y que no cree en nada más que en lo material, se quedará en el cuarto plano intermedio en una especie de aislamiento creado por él mismo; y una tercera persona que haya dedicado parte de su vida a hacer mal y mucho daño al prójimo, comenzará por el primer plano que será para él como un Infierno y un Purgatorio. Así es que, lo primero que debe quedar claro es que después de la muerte seguimos siendo la misma persona y que existimos en un mundo como éste (pero de materia emocional) en unas circunstancias panorámicas que nosotros hemos creado durante la vida física. Nos podremos encontrar con personas que han muerto antes o que aún viven y con muchos otros seres, y con todos ellos y en dichas circunstancias podemos ser nosotros mismos pero no podemos cambiar nada del panorama que se nos presenta porque fue creado cuando teníamos cuerpo físico en el mundo de las causas respecto al Mundo de Deseos.


Allí revivimos a nivel emocional y mental las experiencias de la Tierra pero experimentándolas internamente en el orden siguiente: Infierno, Purgatorio y Cielo. Si se hizo daño a alguien y al cabo de unos años se rectificó, se revivirá sufriendo primero el mal que se hizo a esa persona para luego sentir la felicidad del bien que se hizo con la rectificación y el bien que pudimos sentir de esa y otras personas relacionadas con el hecho. Es posible que tanto el ateo como el hombre de negocios que no tuvo tiempo para buscar el aspecto espiritual de la vida, hayan podido llevar una vida honrada sin dañar a nadie y sin corromper su vida con los vicios y placeres terrenales, por eso ni sufren en el Purgatorio ni tienen nada que recibir en el Primer Cielo. Allí el hombre de negocios se aburre y echa de menos sus asuntos y el ateo, aunque comprende que hay algo más de lo que pensaba, puede pensar que está en una fase de aniquilación y sufrir por la misma incertidumbre y por el miedo.       

viernes, 4 de julio de 2014

¿ES CIERTO QUE DESPUÉS DE LA MUERTE VEMOS LA PELÍCULA DE NUESTRA VIDA? (II)






SEGUNDO PANORAMA (prenatal) La segunda película o segundo panorama relacionado con la futura vida lo visualizamos ya en el mundo físico, o mejor dicho, en las regiones etéricas que es donde se encuentran los Ángeles del Destino que se encargan de la construcción y de la ubicación del etérico en la matriz de la madre. Este vehículo etérico está construido por las “fuerzas de la naturaleza” (nosotros mismos, entre otros, cuando estamos en el Mundo de los Arquetipos) y por ciertos espíritus elementales de estas regiones que están dirigidos por los Ángeles. Lo mismo que encontramos la película que nos llevamos después de la muerte en el éter reflector (el cuarto o más elevado éter de los que componen el cuerpo vital) también es en este éter donde los Ángeles imprimen las escenas de la futura vida de acuerdo a lo que aceptamos en el anterior panorama del Mundo del Pensamiento. El único trabajo que hace aquí el Ego es incorporar el fruto de todas las experiencias de sus anteriores cuerpos etéricos (donde se graba la película a lo largo de la vida) y añadir una serie de “posibilidades” que se convertirán en causas originales a diferencia de todo lo demás que estará relacionado con la Ley de Causa y Efecto. La materia etérica con la que se formará el futuro cuero etérico y, por tanto, donde se imprime la película de la futura vida, es atraída en calidad y cantidad por el átomo-simiente de este cuerpo de acuerdo a las necesidades del arquetipo que construimos en el Mundo del Pensamiento antes de descender para renacer de nuevo. Con esta materia etérica (la que le corresponde al Ego según la vibración del arquetipo y su desarrollo espiritual) es con la que los Ángeles construyen el cuerpo etérico que después colocan en la matriz de la madre como molde para que atraiga los átomos físicos que formarán el cuerpo físico.

            Una vez formado y colocado en la matriz de la madre el cuerpo etérico, el Ego queda flotando alrededor de su futura madre alrededor de unos 20 días para luego entrar y quedarse prisionero dentro del cuerpo físico que se formará. Es entonces, cuando se produce ese primer contacto con el cuerpo etérico, cuando llega ese momento tan importante para el Ego como es la visualización de su futura vida donde se aprecia (entre otras cosas) el karma maduro o “deudas del destino que hay que liquidar”. Como el Ego está velado por la materia de sus correspondientes cuerpos, y no recuerda el compromiso que hizo en la región del pensamiento abstracto respecto a su futura vida, no entiende que todo esté programado así por su propio  bien y para que progrese más. Entonces, ante esa visión de la película en el momento de entrar en la matriz de la madre, puede quedar tan aterrorizado que intente huir evitando así que se hagan correctamente las conexiones entre los diferentes cuerpos. Digamos que esas incorrectas conexiones pueden hacer que la persona nazca idiota, pero no siempre es por ese motivo. Las malas relaciones y discusiones en un matrimonio donde el Ego va a renacer también pueden producir este hecho, lo cierto es que el Ego puede torcer las conexiones pero no cortarlas.

            El hecho de que el Ego dé un tirón del cuerpo etérico para evitar la entrada hace que ese cuerpo etérico no quede bien centrado en lo que será el cuerpo físico, produciéndose la idiotez por el hecho de que la cabeza etérica quede por encima de la física. Las conexiones se han de efectuar entre el cuerpo etérico y los centros de los sentidos en el cerebro del feto que se está formando (centros sensoriales físicos y etéricos) pero si el Ego intenta escapar a su destino es fácil que nazca con cierta subnormalidad y que pierda toda o casi toda su vida. En los procesos de renacimiento normales cuando el Ego elige, dentro de lo posible, el ambiente y otros aspectos de la futura vida, queda como un contrato entre él y los Ángeles del Destino que vigilan que su cumpla lo elegido. Si por algún motivo el ser humano intenta eludir sus compromisos contratados, al igual que le ocurre al ratón que tiene que llegar al queso en un laberinto, los Ángeles le irán cerrando puertas para que afronte lo que tienen comprometido para esta vida. Es cierto que respecto a las deudas pendientes para esta vida podemos hacer poco como ocurre cuando ya hemos mandado un mensaje por internet que ya no podemos evitar que llegue a su destino. Sin embargo, ocurre todo lo contrario con las causas que hayamos en la presente vida y que tendrán sus efectos en la siguiente. Excepto en lo que nos hayamos limitado con acciones del pasado, podemos hacer que nuestras causas sean siempre buenas, lo que nos facilitaría un destino mucho mejor para la próxima vida.

            Cuando vemos este panorama le vemos como un conjunto y por eso sacamos la conclusión de que puede ser una vida feliz o desgraciada. Solo cuando el ego se deja llevar por la propia forma de renacer correctamente podrá usar su cerebro como cualquier otro pero si se opone a cumplir su destino, no podrá hacer buen uso de su mente porque los cerebros etéricos y físicos estarán desorganizados

TERCER PANORAMA. Hasta ahora hemos visto el trabajo que hacemos y la ayuda que recibimos para preparar nuestra futura vida con las experiencias y hechos que nos darán la oportunidad de progresar en mayor o menor grado según afrontemos las circunstancias y según nos adaptemos y nos esforcemos por desarrollar positivamente nuestros diferentes cuerpos. Intentando no profundizar  en muchos detalles para no confundir al lector, ahora vamos a analizar cómo y por qué se presenta la película de nuestra vida pasada para que podamos extraer después todo el beneficio de las experiencias. El famoso “cordón plateado” que une los cuerpos de deseos y mental con el vital y el físico termina y está conectado al átomo-simiente del cuerpo físico situado en el ápice del corazón. Cuando llega el momento de la muerte esta conexión se rompe en el corazón y el átomo (el poder adquirido en los renacimientos pasados y  en la vida que acaba de terminar) sale del cuerpo físico, junto a los vehículos superiores invisibles y el cordón, por el nervio pneumogástrico a través de los ventrículos y por la parte posterior del cráneo. Este proceso puede ser sentido en mayor o menor grado según sea la muerte, una persona que está en cama sin sufrimiento alguno puede dormirse y no despertar más. Tampoco se enteran mucho de la transición los devotos y personas que tienen fe y que no tienen miedo a la muerte o las que se congelan y mueren, pero no ocurre lo mismo con los que  son jóvenes, los que tienen apego a la vida material y a los placeres, o los que mueren violentamente. La ruptura del cordón en el corazón y la salida del átomo, del cordón y de los cuerpos superiores del cuerpo físico es lo que marca el momento de la muerte física y médica, pero no la muerte real que es la que se produce después de ver el panorama de la vida pasada.

            El cuerpo etérico es el receptáculo donde queda grabado todo lo relacionado con la mente consciente y con la subconsciente, es decir, todo lo que hemos experimentado y todo lo que ha ocurrido a nuestros alrededor hayamos sido conscientes de ello o no. Es gracias a los éteres superiores de este cuerpo que se encuentran en el átomos-simiente como podemos llevarnos la película de nuestra vida pasada para luego grabarla en el cuerpo de deseos, y hasta que no se ha visualizado dicha película no se rompe el cordón plateado para separar los cuerpo físico y etérico del emocional y del mental que es lo que produce la verdadera muerte. Esta visualización es importante y delicada, importante porque cuanto más concentrados estemos en lo que estamos viendo más y mejor provecho extraeremos de las experiencias cuando estemos en el Mundo de Deseos, y delicado porque todo el daño que se le haga al cuerpo físico en ese tiempo lo sentiremos y hará que dejemos de estar absortos. Por consiguiente, es necesario tomar todas las medidas posibles según lo permitan las legislaciones de los países. Por ejemplo, lo ideal sería tener el cuerpo físico aislado en una cámara frigorífica hasta que pasen al menos tres días y medio que es lo que puede durar la visión del panorama, pero como aquí en España no lo permite la ley porque obliga enterrar  o a incinerar el cuerpo en un máximo de 24 horas, los españoles no tenemos algo más complicado.

            La duración de la película puede variar mucho de unos casos a otros, desde unas horas hasta esos tres días y medio según dice Max Heindel en sus variadas investigaciones clarividentes que hizo. Parece ser que la duración está relacionada con la capacidad que la persona tenga de estar despierta, lo que, a su vez, se relaciona con la vitalidad del cuerpo etérico. Pero también tiene relación con la edad de la persona que fallece porque la película de una persona de 40 años es mucho más corta que la de 80. Aun así, también se puede tener en cuenta el hecho de que la vida haya sido muy activa y accidentada o no y que el cuerpo etérico tenga mucha o poca vitalidad. Así la persona activa física y mentalmente, y que ha vivido muchas experiencias consciente y voluntariamente necesitará más tiempo que otros que hayan hecho lo contrario. Cuando se visualiza la película como un espectador, la persona está tranquila y concentrada casi como en una especie de sueño, por eso es importante que no se  toque el cuerpo y , si es posible, que nadie llore ni forme escándalos a su alrededor para que no se distraiga.

Francisco Nieto