Entradas populares

domingo, 20 de marzo de 2011

¿EL ESOTERISMO, LA CIENCIA O AMBOS? (I)




Desde mi pubertad, siempre me he sentido atraído por todo lo oculto, misterioso e inexplicable, pero fue a partir de estudiar cosmogénesis y antropogénesis en la Fraternidad Rosacruz Max Heindel cuando me sentí más atraído por las enseñanzas ocultas hasta el punto de dedicar muchas horas a meditar sobre ellas. En mi interés por divulgar estas enseñanzas dadas por dicha Fraternidad más las que he obtenido por otros medios, se me ocurrió crear varios blogs dedicados, principalmente, a los estudiantes de astrología y de ocultismo, pero he de reconocer que algunos artículos están escritos para estudiantes avanzados y éste bien podría ser uno de ellos. Mi intención con este artículo es hacer una comparativa de (y a la vez complementar) lo que dice la ciencia y el ocultismo respecto a la formación del universo pero, como lo que vamos a tratar es algo abstracto y subjetivo, he de decir que nada se puede afirmar y que puedo tener errores al interpretarlo pero, después de todo, son sólo mis opiniones. Por tanto, lo dejaremos como que es un artículo a modo de invitación a los estudiantes de ocultismo para que lo mediten, lo analicen y saquen sus propias conclusiones.



¿EL ESOTERISMO, LA CIENCIA O AMBOS?
Lo que la ciencia llama big bang es el comienzo de un universo manifestado desde el punto de vista físico, y es desde ese mismo momento cuando comienza el tiempo, el espacio y la evolución. Antes de que ocurriera eso el universo debía estar comprimido en un solo punto o molécula puesto que NADA había en “ese lugar” de manifestación; es más, la “explosión” no puedo ser tal puesto que surgió de una partícula ínfima y no había aire que trasportara las vibraciones. Así es que fue una fracción infinitesimal del átomo inconcebiblemente caliente y denso (según los cosmólogos y científicos) el que manifestó (estalló) su poder y naturaleza para que el universo se formara y expandiera. En dicha explosión, los primeros elementos que surgieron fueron el helio y el hidrógeno y después los más de 100 elementos conocidos, los cuales se fueron combinando según el universo se iba expandiendo y enfriando para formar las estrellas, galaxias, planetas y formas. Es evidente que antes de la manifestación no existía NADA que nosotros pudiéramos percibir, por tanto, además de ser un “Caos” o “Vacío” no podía haber ninguna fuerza de las que hoy conocemos, como por ejemplo la gravedad o el electromagnetismo.

La gravedad es la fuerza que mantiene todo en su sitio y que impide que los cuerpos celestiales salgan despedidos hacia el espacio interestelar, así que proporciona orden en el universo. La gravedad es una fuerza invisible (como otras muchas del universo) que actúa en todo lo existente, da igual que sea un sistema solar que un átomo, pero su origen, como todas las fuerzas, está en lo que causó ese big bang. La gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares del átomo debieron ser parte de la manifestación o estallido de ese “átomo primigenio” o huevo de donde se ha formado el universo, incluyendo todas las galaxias que cada vez se alejan más posiblemente como efecto de la evolución cósmica. La fuerza que primero tuvo que comenzar a actuar de forma independiente tuvo que ser la gravedad, después lo harían las demás. Dicen los científicos que 380.000 años después se formó la luz y que las estrellas mismas produjeron los otros elementos más pesados como el oxígeno, el carbono y el nitrógeno, pero para formar esas estrellas se tuvieron que unir la materia y la gravedad. Esto es: Por un lado la presión crea calor en su núcleo donde se produce una fusión, y por otro, el polvo que rodea la estrella termina formando los planetas donde, gracias a las influencias del espacio (frio, y partículas) se forma el agua donde tendrán su origen las primeras bacterias como representantes de la vida en el planeta. Hasta aquí he explicado, desde el punto de vista científico y en cierto modo esotérico, el nacimiento y expansión del universo, ahora intentaré ampliarlo según mis conocimientos de filosofía oculta para intentar demostrar que el ocultismo está más cerca de la verdad desde hace muchos siglos. Sin embargo, esto no significa que la ciencia no esté bien encaminada después de cambiar muchas veces sus teorías, al contrario, no cabe duda que algún día coincidirá con el ocultismo.

Si el universo es creado, lógicamente, deberá ser limitado (aunque a nosotros nos parezca ilimitado) sin embargo, a mi entender, LO que lo ha creado debe ser Omnipresente, Omnipotente, Omnisciente, Incognoscible, Ilimitado y Absoluto. Esta es la gran incógnita ¿Qué es? y ¿Por qué se manifiesta o crea? Lo Absoluto es de donde emana lo conocido y desconocido, lo visible e invisible, lo existente y no existente, la vida y la conciencia, siempre ha sido y eternamente será, es la vida única y absoluta, sin embargo, comprendo que el hecho de definirle es limitarle. Un detalle muy a tener en cuenta es que la ciencia habla siempre de la formación del universo desde el punto de vista de lo que se percibe y de lo que se ha descubierto y se conoce, pero no admite tan fácilmente que pueda haber otras clases de “materia” o fuerzas invisibles que intervengan como “causas” en la manifestación del universo físico. Hoy ya no se puede decir que la materia más densa sean los átomos (como se decía hace años) puesto que se ha descubierto que los átomos se dividen en otras partículas y fuerzas que ni se conocían ni se conocen profundamente. Por tanto, los átomos de helio y de hidrógeno son el resultado de otras partículas y fuerzas en ese origen del universo, por otro lado, tampoco admiten otras fuerzas que no conozcan, lo que es un gran impedimento para admitir que pueda haber otros mundos invisibles que compenetren el nuestro.

Antes de pasar a analizar ese big bang desde el punto de vista del ocultismo, veamos algo sobre la Gran y Única Manifestación que surge de ese “Caos” o “Vacío” conocido en ocultismo como LO ABSOLUTO. En ocultismo se tiene muy en cuenta una de las principales leyes cuando se habla de manifestaciones, macrocosmos y microcosmos, esta es la Ley de Analogía; dicho en forma de axioma hermético: “Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba”. El hombre está compuesto de un cuerpo físico formado de átomos (como cualquier otro objeto) pero esos átomos, como ya se comienza a descubrir y a intuir, están formados por éteres que son las fuerzas que mantienen vivos y en actividad las funciones del cuerpo ¿pudiera ser que los átomos que comenzaron la formación del universo físico tuvieran su origen, vida y actividad en otros éteres que los científicos aún no han descubierto?

Esos éteres de nuestro cuerpo, (que forman nuestro cuerpo vital o etérico) pertenecen a otros planos que no vemos pero compenetran la materia como el aire compenetra el líquido y éste al sólido. Sin embargo son las fuerzas que hacen que el cuerpo viva y que sus órganos funcionen dentro de unas leyes de la naturaleza ¿No podría ser la partícula que produce el big bang el átomo primario o huevo (como para el nuevo ser el óvulo) de lo que será el universo, el efecto de la combinación de diferentes éteres y fuerzas inteligentes que evolucionan en otra dimensión o plano? Por supuesto que sí. Pero, como sabemos, el ser humano tiene sentimientos, deseos y emociones que no vemos pero que tienen poder e influencia sobre el cuerpo físico (el miedo la ira, la pasión…) Estas fuerzas también son invisibles y pertenecen a un plano superior como los vegetales están por encima de los minerales; (porque viven, crecen, se reproducen y mueren) los animales por encima de los vegetales porque además tienen deseos y emociones; y el hombre por encima de los animales porque, además, razona y expresa sus pensamientos.

Con esto quiero decir que, lo mismo que el hombre que desea crear algo físicamente lo tienen que imaginar, razonar, plasmar y poner un sentimiento antes de crearlo físicamente, también eso que llaman los científicos “origen del big bang” puede y debe tener una conciencia, inteligencia, vida, sentimiento, deseo de crear y propia naturaleza para hacer una creación como es el universo. Las células de nuestros cuerpos están evolucionando en un sistema solar y galaxia (órgano) dentro de un universo interestelar infinito para ellas (cuerpo físico) pero ellas evolucionan gracias a nuestra vida, a nuestra conciencia y dentro de nosotros. Además, ellas tienen sus diferentes cuerpos más sutiles (por diferenciarles de alguna manera) como los átomos y el que forman las partículas que forman el átomo. ¿No podría ser que lo que los científicos llaman universo, sea la manifestación del “cuerpo” físico de un Ser inimaginablemente poderoso para nosotros, actuando nosotros como células evolucionantes dentro de Él? La filosofía oculta afirma que sí y ese gran Ser se conoce como “Ser Supremo”, el Espíritu Universal Causa de todo lo manifestado, sea invisible o visible.

De lo existente antes del big bang, tal y como lo entienden los científicos, no se puede decir nada salvo que, posiblemente, en el sentido más lógico, sea autoconsciente como un Todo Infinito. Pero el big bang, tal y como lo exponen, no es la Primera Causa del universo que vemos a la luz del ocultismo, puesto que los ocultistas sabemos que hay siete grandes Planos Cósmicos siendo el último de ellos el correspondiente a lo manifestado físicamente. Por consiguiente, hay dos teorías acerca de la formación del universo, una la del ocultista que comienza en lo que conocemos como Ser Supremo, y dos la del científico que lo tenemos que ubicar en el séptimo Plano Cósmico por ser físico. Para que la formación del universo físico (según la ciencia) pueda ocurrir debe de existir algo (dimensión, plano, mundo, etc.) que sea lo que haga que ese universo nazca con sus leyes, fuerzas y elementos químicos necesarios para que puedan formarse los sistemas solares, galaxias e incluso la vida.




Francisco Nieto

sábado, 5 de marzo de 2011

EL EQUILIBRIO EN EL DESARROLLO ESPIRITUAL


Son muchas las veces que he oído decir a los asistentes a mis cursos y conferencias que oriente, y más concretamente la India, está más evolucionada que occidente por el simple hecho de respetar y alabar a ciertos animales, por dedicar la mayor parte de su vida a predicar o a la oración y por creer en la reencarnación y el karma. Es cierto que algunas de sus costumbres y cultura son dignas de una valoración positiva, pero cuando hablamos de evolución en sentido comparativo entre oriente y occidente, en mi opinión, oriente no está más evolucionado que occidente.

La evolución pasa por el desarrollo de la mente y está se debe aplicar al mundo físico para descubrirle, transformarle y extraer el mayor conocimiento de él para beneficio de la humanidad. La humanidad no se puede quedar estática y rezando a Dios esperando que Dios la favorezca dándole todo lo que necesita sin merecerlo ¿Qué ocurriría si mantuviéramos a una persona toda la vida en estado inocente y devocional hacia Dios, aislándole de la sociedad y no permitiendo que tenga experiencias con el exterior ni que investigue lo que es el mundo físico? Pues que moriría en ese mismo estado de conciencia (aunque positivo) pero no habría aprendido (evolucionado) apenas nada y, por tanto, habría perdido una vida de experiencia y aprendizaje.

Hay personas en oriente, como órdenes religiosas en occidente, cuyos miembros se pasan toda la vida rezando en un monasterio, pero su evolución, aunque pueda ser grande respecto a su aspecto devocional personal, no deja de ser egoísta y negativo desde el punto de vista del desarrollo intelectual. Occidente está en cabeza de toda clase de investigaciones y descubrimientos que tanto benefician a la humanidad porque se ha interesado en desarrollar la mente (no tanto el corazón) para penetrar en la materia y extraer todo el conocimiento posible y así ayudar a toda la humanidad en cualquier sentido que lo queramos ver, eso es evolución. Esta comprobado que los países que se dedican mayormente a su religión (corazón) no avanzan apenas nada y se quedan rezagados pasando necesidades, mientras que los que se dedican a investigar (mente) obtienen un mayor nivel de vida social, económico, de salud, etc.; lo que beneficia a toda la humanidad y en todos los sentidos.

Dentro de lo que llamamos “evolución”, la humanidad pasó por una serie de estados que bien podríamos llamar de semi-animales o salvajes hasta que aprendió a utilizar la mente para razonar y hacerse lo que entendemos como ser racional. Dentro de esas etapas ya se comenzó a desarrollar el aspecto devocional del corazón por la creencia en dioses, pero la mente se fue materializando hasta hacer una humanidad o sociedad con los valores que todos conocemos como democracias (particularmente desde la época de los griegos para acá) Si bien es cierto que el corazón y la mente han estado siempre unidos y que hemos pasado por etapas donde ha reinado el arte y después la religión, también es cierto que hoy reina la ciencia quedando la religión en segundo lugar. Pero, lo mismo que dedicar toda una vida a la oración trae solo progreso espiritual individual y no material ni científico, también el progreso occidental (material y científico) ha traído mucho adelanto en todos los sentidos, aunque hay que reconocer que éste casi no ayuda en el desarrollo devocional del corazón.

Si analizamos esto desde el punto de vista del ocultista y aspirante espiritual y sabiendo que cada Espíritu renace en el continente y raza que le corresponde y que más necesita para su propio desarrollo, comprenderemos que los que hoy se aíslan para rezar, meditar y practicar otros ejercicios, tarde o temprano (en otra vida) tendrán que renacer de tal manera y en determinado lugar para que desarrollen la mente gracias a las experiencias en el mudo físico y con las demás personas. Esto debe ser así puesto que el hombre tiene cuatro cuerpos (físico, vital, de deseos y mental) los cuales tiene que desarrollar a través de la evolución para poder ser un Espíritu creador como “Su Padre que está en los Cielos”.

El aspecto devocional y religioso de una raza puede hacer que esas personas espiritualicen sus vidas y se sientan más cerca de Dios que los materialistas, pero las experiencias del occidental que sabe utilizar su mente son superiores en sentido evolutivo como es superior el adulto respecto a un niño. Así es que el aspirante espiritual tiene que desarrollar los dos aspectos más importantes, estos son: el corazón por medio de la devoción y adoración a Dios; y la mente por medio de la experiencia razonada y el conocimiento. Para desarrollar el corazón tiene que hacerse un verdadero imitador de Cristo y tener fe en las palabras de Cristo: “El que cree en mi y en mis obras las obras que yo hago también las hará”; para desarrollar la mente tendrá que “descubrir” que la obra de Dios está en todo lo creado y que él mismo es parte de Dios y colaborador de Su obra.

Así es que lo primero que debemos desarrollar en nosotros mismos es el “equilibrio”, porque el equilibrio es la base del desarrollo como bien saben incluso los buscadores del éxito material. Para obtener equilibrio es necesario tener fe, esperanza y autocontrol, es decir, tener fe y esperanza en la búsqueda de la Verdad a la vez que se piensa con el corazón y se tiene amor y devoción a lo elevado por medio del discernimiento. Esto implica “vivir la vida” haciendo uso de los sentidos pero llevando a la práctica: La oración constante; (actuar, sentir y pensar teniendo en cuenta que somos hijos de Dios) la concentración; (actuar y pensar voluntaria y conscientemente) la meditación como medio de adquirir conocimiento; y discernimiento a la hora de diferenciar el bien del mal, lo correcto de lo incorrecto y lo verdadero de lo falso.


A partir de ahí y haciendo un examen de conciencia cada noche respecto a lo que hemos hecho durante el día, y actuando como si Cristo actuara a través nuestro, encontremos el equilibrio que nos facilitará el éxito tanto en lo material como en lo espiritual. Esta forma de actuar equilibrada hará que nuestra vida sea ejemplar, que seamos verdaderos servidores amorosos y altruistas del prójimo y que seamos dignos colaboradores en el Plan de Dios y en la Obra de Cristo.

Francisco Nieto