Entradas populares

sábado, 20 de junio de 2009

EL PORQUÉ DEL VEGETARIANISMO


“Y Dios dijo: He aquí que os he dado toda hierba que da simiente, que está sobre la haz de la tierra, y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, se os da para comer.” Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se mueve sobre la tierra; en que hay vida, toda hierba verde les será para comer; y fue así”. Génesis.
En mi opinión, es vegetariano la persona que no come ningún alimento que proceda de los animales, ni consume nada que de pie a que otros les maten.
¿Qué es un animal según las Enseñanzas Rosacruces? Son hermanos menores nuestros. El ser humano ha obtenido 4 cuerpos a lo largo de su peregrinaje a través de la materia: El cuerpo físico, el vital, el de deseos y la mente. Ahora estamos espiritualizando el carácter gracias al desarrollo de la voluntad y la mente –los dos aspectos humanos que les falta a los animales- Los animales han obtenido sólo 3 cuerpos: El físico, el vital y el de deseos, por eso nacen, viven y muestran sentimientos y deseos, pero no piensan ni tienen voluntad propia.
El ser humano pasó por un estado similar de conciencia, normalmente llamado de sueño con ensueños, pero no tuvo conciencia individual hasta la adquisición de la mente, esto fue cuando el espíritu penetró en el cuerpo físico y comenzó a evolucionar en un estado de conciencia de vigilia. El animal también tiene un espíritu en evolución, pero aún no está individualizado ni tiene conciencia del mundo físico como nosotros, sin embargo, los más avanzados –domésticos- están muy cerca de su individualización y pronto estarán preparados para pasar a la siguiente fase humana.
El animal sólo ha descendido hasta el mundo de deseos y por eso están evolucionando a través de especies dirigidas por los Arcángeles en forma de Espíritus Grupo. Estos nos ven a nosotros tanto físicamente como en el mundo del deseo. El espíritu animal está evolucionando a través de la forma –cuerpos- lo mismo que nosotros hemos evolucionado desde una etapa incluso inferior al antropoide hasta obtener los cuerpos que tenemos hoy, por tanto, cuando se lastima a un animal siente dolor, (aunque más siente su Espíritu Grupo) pero cuando se mata al animal se obstaculiza el desarrollo de esa vida y la evolución del Espíritu Grupo ya que ambos están evolucionando por medio del vehículo físico del animal. Como el animal tiene cuerpo de deseos, la carne actúa como un estimulante de deseos y pasiones que buscan satisfacción.
La inteligencia que muestran los animales son la manifestación del Espíritu Grupo que guía a cada especie completa –como ejemplo tenemos a las abejas, golondrinas, castores, etc.- Aunque es cierto que los domésticos están evolucionando más rápidamente gracias a nuestros sentimientos y pensamientos, también es cierto que las deudas que nos estamos creando al cortarles la evolución se la tendremos que devolver con creces en forma de servicio (de forma similar a los Ángeles con nosotros)
De esta forma sabemos que los animales son hermanos nuestros en espíritu y que están evolucionando a través de las especies de diferente grado de desarrollo, lo mismo que el hombre lo hace a través de las razas y las subrazas. La vida que anima el cuerpo de los animales, como la nuestra, es la Vida de Dios manifestada para que evolucionen sus hijos, y cuando matamos a un animal estamos obstruyendo su deseo de experiencia como único medio de desarrollo.
El ser humano ya pasó por una fase que era más animal que hombre, pero como su destino es ser creador y tener una conciencia Divina, debe dejar de obstruir y comenzar a crear. Además de impedir la evolución de la vida animal a través de los cuerpos, estamos convirtiendo nuestros estómagos en cementerios de cadáveres pero, tarde o temprano, la compasión nos hará comprender que la vida del animal también es la Vida de Dios manifestada y que causar sufrimiento a cualquier animal es un pecado.
Siempre se ha creído que el mejor alimento es la carne incluso para los niños y ancianos, pero científicamente se está demostrando que no es así. Se obtiene más energía alimenticia de los vegetales que de los animales, pues de estos obtenemos las proteínas -demasiadas para nuestra necesidad- pero esas proteínas las podemos obtener de otros productos no animales.
Hay una ley de asimilación ocultista que dice que: “Toda partícula de alimento ingerido tiene vida, pero antes de que esa vida pertenezca a nuestro cuerpo debe ser gobernada por el espíritu, de otra forma el organismo sería un caos.” Cuanto más individualizada está la partícula más cuesta dominarla y más energía se gasta, esto quiere decir que lo mismo que nosotros (como espíritus) mantenemos controladas las células del cuerpo hasta la muerte, así debe ser también con cada célula que entre en el organismo; lo que en el animal cuesta más porque tiene cuerpo de deseos.
Esto quiere decir que nosotros obtenemos más vitalidad de los vegetales porque tienen una conciencia más fácilmente gobernable que las del animal, y las células que comemos las asimilamos con menos trabajo y dejando menos residuos y ácidos que con la carne. Las células del animal ya se han individualizado por estar compenetradas por un cuerpo de deseos y pasional, por eso no es tan fácil subyugarlas, además, por este motivo en la alimentación carnívora se necesita más cantidad y más frecuencia en la ingestión de alimentos. Si comiéramos carne de animales carnívoros tendríamos siempre hambre y nos volveríamos más agresivos como los animales salvajes; los vegetarianos como el caballo o la vaca son fuertes y dóciles.
La carne ya lleva en sí misma los venenos tóxicos de la descomposición, venenos que expulsamos como orina y sudor. Sin embargo, los vegetales son portadores de gran energía alimenticia y incluso curativa que limpia y purifica el organismo. No hay que ser un gran pensador para saber que la carne del animal es como la nuestra, está compuesta de nervios, músculos, etc. y su descomposición, a través de bacterias y microbios, comienza nada más dejar el cuerpo el espíritu. También nos parecemos en que después de la muerte nos quedamos rígidos desprendiendo cierto olor característico de la muerte.
Esto nos debería hacer pensar en las matanzas de animales y huir de esos nauseabundos espectáculos como huimos de los cementerios o depósitos de cadáveres por que ese no es el lugar donde nos alimentamos.
La carne no es un alimento original y verdadero como la verdura o la fruta, sino que es una substancia pútrida como resultado de la digestión, es el animal el que se ha alimentado con granos y vegetales que ha transformado en carne. La carne no tiene más de un 30 % de proteínas, el resto es agua, y las sales minerales y las vitaminas han desaparecido, sin embargo sí contiene ácido úrico y otros desechos tóxicos en proceso de eliminación en el momento de la muerte.
El caldo de carne es un extracto compuesto de desechos donde, como en la carne, hay bacterias que contaminan nuestros cuerpos. Gran parte de las enfermedades se deben a la acumulación de substancias pútridas no desechadas que causan fermentación, y ácidos tóxicos que crían gérmenes. Muchas enfermedades son creadas o empeoradas por la carne (albuminaria, cáncer, arteriosclerosis)
El carnívoro tiene que expulsar, además de sus propias materias de desperdicios, las substancias putrefactas de la carne como: el ácido úrico, el ácido carbónico, la tomaína y otros tóxicos de carácter destructivo y como el organismo no esta preparado para este doble esfuerzo, se debilita ante los gérmenes de las enfermedades infecciosas y otras diversas. La carne fomenta el consumo de licores y otros tipos de drogas porque los ácidos tóxicos dentro del organismo requieren contra-irritantes. También queda grabada en la célula la violenta muerte del animal en forma de algo parecido a lo que nosotros llamamos odio y malestar.
¿Por qué no deberíamos comer carne? Por que el ser humano no es carnívoro por naturaleza y puede pasar sin ella; porque no es imprescindible; porque afecta a la salud; y porque fomenta la agresividad y los vicios del tabaco, alcohol y otro tipo de drogas.
El organismo del ser humano (estómago, hígado, riñones, lengua, dientes, la saliva, la piel, etc es como el de los herbívoros que comen frutas, vegetales, granos.) Los alimentos de carne no son fácilmente asimilados ni eliminados. La carne acorta la vida por que el esfuerzo diario para su asimilación desgasta los órganos y los inutiliza antes de tiempo y esto produce la vejez prematura. Según los químicos los agentes que producen la rigidez y la muerte del cuerpo son: Fosfato de calcio (substancia ósea) carbonato de calcio (cal) sulfato de calcio y otras pequeñas cantidades de materias terrosas.
Como las células de carne están más individualizadas que las vegetales, las personas carnívoras necesitan comer más y con más frecuencia, por eso cuando uno se hace vegetariano, siente un vacío o falta de plenitud, pero a la vez tendrá un aumento de vitalidad y una mejor impresión sobre la salud. Esto es el resultado de no intoxicar su cuerpo a la vez que lo depura con la nueva dieta.
Desde el punto de vista ético, el hecho de matar para comer va en contra de los más elevados y espirituales sentimientos, hemos pasado de cazar como los animales de presa a cazar en la carnicería para no ver las imágenes repulsivas y vergonzosas del matadero. ¿Comería el hombre carne si tuviera que matar y descuartizar él mismo a los animales? La mayoría de nosotros no, pero hacemos que otros maten animales para abastecer las carnicerías. Según los clarividentes, donde hay mataderos y sus alrededores se forman una especie de nube de horror y odio como efecto del sufrimiento de los animales en el momento de la muerte.
Las enfermedades animales, las nuestras, y la economía personal influyen para que cada vez más gente se decida por ser vegetariano, pero es la salud la espiritualidad, la moralidad y la conciencia quien hace que cada vez haya más vegetarianos. Con el terreno que necesita una vaca para alimentarse, sembrado de vegetales, pueden comer más personas y por más tiempo.
Es cierto que no todas las personas están preparadas para ser vegetarianas, los vegetales tienen mucha energía vital pero también tienen la espiritual, resultando que la energía espiritual no encuentra salida en personas sedentarias, materialistas y de poca actividad física. El cambio debe hacerse progresivamente y no de forma brusca y con reglas rígidas, la alimentación vegetariana va unida a personas de cierto desarrollo moral y espiritual. Es necesario saber que la alimentación carnívora obstruye las cualidades espirituales humanas con sus bajas vibraciones y genera bajos deseos y pasiones, además la energía que deja es consumida en el proceso digestivo. Es difícil ver a un vegetariano alcohólico.
Nuestro mejor alimento para la salud del cuerpo y del alma está en los cereales, verduras, frutas, leche, huevos, frutos secos, queso, etc. La alimentación vegetariana contiene todas las substancias necesarias como alimento natural de la humanidad (incluyendo huevos, leche y miel) las proteínas y la grasa del animal se consiguen por medio de los cereales, frutos secos, legumbres, huevos, leche y sus derivados. Las proteínas, almidones, grasas y azúcares de la alimentación vegetariana forman los músculos y tejidos y producen calor y energía; los minerales orgánicos construyen huesos, nervios y sangre, proporcionando fuerza a los músculos y firmeza a los tejidos. También es cierto que hay que comer de todo, porque la falta de esas partículas puede producir raquitismo, caries, calvicie, etc.
La fruta es imprescindible para tener una buena salud, son tónicas, purificadoras de la sangre, antisépticas y tienen muchas vitaminas portadoras de la energía solar que representa el principio de vida de loa alimentos. Los vegetales no contienen tantas sustancias calcáreas, terrosas y intoxicantes que endurecen y envejecen el cuerpo, sino al contrario, contienen el agua más pura y saludable para todo el organismo. El abuso de las grasas animales tiende a enfermar el corazón y la circulación sanguínea, también degenera el hígado, los riñones y las arterias. Con una alimentación pura y natural somos menos débiles ante la enfermedad. En el mantenimiento de la salud tiene un papel muy importante la energía solar –prana- que absorbemos por el bazo etérico y pasamos al plexo solar, pero también es cierto que unida a esa energía va la energía de los alimentos crudos, lo que la carne no tiene.
No hay nada mejor en el alimento como los productos frescos elaborados por la naturaleza como: Verduras y fruta, por lo tanto, las conservas, lo pulverizado y deshidratado, etc. es como llenar el estómago de cosas sólidas de poco valor nutritivo.
Uno de los factores importantes del vegetarianismo es que el reino vegetal tiene la propiedad de que la clorofila toma las substancias inorgánicas del suelo y del aire y las convierte en un alimento vital para nuestro organismo, por consiguiente podemos decir que la carne y sus proteínas proceden, en un principio, de las proteínas vegetales. Por otro lado, las proteínas vegetales son más accesibles en la naturaleza porque no se necesita matar para conseguirlas y son más sanas porque no contienen los principios de la putrefacción, ni bacterias que formen ácidos en el cuerpo.
Los vegetales, además de mucha vitalidad que hace que se mantenga fresca durante más tiempo, su descomposición es muy lenta, sin embargo el éter vital de la carne se va en el momento de la muerte. Existen 12 sales vitales en el cuerpo y estas se pueden obtener de los vegetales y frutas crudas o hervidas muy poco. El vegetariano tiene menos grasa, colesterol y triglicéridos y esto ya disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades. El vegetarianismo va unido a lo espiritual porque purifica la materia física, pero para ello todo comienza con un cambio de pensamiento; esto a su vez despierta la sensibilidad y el amor a los animales.
Se ha demostrado que en los países donde se consume mucha carne y poco vegetal, el índice de natalidad es menor que el de mortalidad. Esto se confirma también según unos experimentos hechos en Francia respecto a la capacidad reproductora del hombre y también en la gallina, y que decir tiene todos los problemas últimos como por ejemplo las vacas locas alimentadas con carne.
Lo mismo que el canibalismo pasó a la historia, así pasará con el hecho de comer carne, pero la deuda con los animales quedará.
De cualquier forma, las personas más evolucionadas siempre se han abstenido de comer carne y han hablado a favor de la defensa de los animales, como por ejemplo Gandi. Aunque, la verdad es que, la mayoría de los carnívoros lo son porque se dejan llevar por el cuerpo de deseos para satisfacer el paladar más que por su razonamiento para obtener una buena salud.
Está claro que cada persona tiene una constitución y desarrollo moral y espiritual diferente, por eso no se debe obligar a nadie a que sea vegetariano, más bien debe elegirlo él cuando llegue el momento. Pero cuando alguien se decide, debe comer la parte correspondiente de proteínas si no quiere pasar hambre. No es fácil llevar una perfecta alimentación porque tendríamos que hacer un estudio de cada persona, pero lo que sí está claro es que el vegetarianismo produce salud y no-envejecimiento como ocurre con la carne.
Quien se haga vegetariano debe intentar cambiar su forma de pensar y sus sentimientos hacia una vida más humana, fraternal y espiritual, o al menos, tener actividades físicas al aire libre. La dieta debería ser la siguiente: Las que contengan un mínimo de substancias calcáreas y terrosas; las que consuman un mínimo de energía; Nada de carne; muchas vitaminas; leche y zumos –limpian la sangre-, vegetales mayormente crudos; el agua lo más pura posible; los alimentos que contengan fósforo porque favorece la influencia del ego sobre el cerebro; un ayuno de 24 horas de vez en cuando para limpiar el sistema circulatorio; no comer exageradamente y como mucho tres veces al día; no fumar ni beber alcohol para mantener el cuerpo en buen estado de salud durante el máximo de años posible para aprovechar más las experiencias de la vida.
Me atrevo a decir que una nueva raza de vegetarianos está naciendo en el mundo. El ser humano no puede alcanzar su meta de perfección matando a sus hermanos menores los animales. Lo mismo que hoy nos repugna saber que la humanidad practicó el canibalismo hace miles de años, y nos afecta ver como matan a los animales en algunas partes del mundo y en los mataderos, así en un futuro seremos incapaces de matar animales y nos volveremos sus protectores para devolverles la deuda.
Voy a dar tres consejos para no comer carne:
1º. Cuando vea un trozo de carne piense que es parte de un cadáver y que debería estar con el resto del cuerpo.
2º. Cuando vaya a la carnicería o en su casa coja un trozo de carne y inspire su olor del estado de descomposición en que se encuentra.
3º. Cuando esté comiéndola, piense que está masticando músculos, nervios, etc.
Se sabe que es la sangre la que nutre y forma al cuerpo, que la sangre lleva las substancias terrosas y calcáreas de los alimentos y que en cada ciclo los deposita en el cuerpo a través de las arterias; a la larga destruye la flexibilidad de los vasos sanguíneos, de los músculos, de los capilares, pone la sangre más densa y disminuye la actividad del cuerpo. Estas substancias son las que endurecen el cuerpo y si no fuera por la piel y el sistema urinario la vida duraría muy pocos años porque nos cristalizaríamos rápidamente.
Las frutas y los vegetales son los que menos substancias terrosas tienen. La leche también está considerada un alimento espiritual porque ayuda al desarrollo psíquico. Los árboles inducen con sus frutos a los hombres y a los animales a comerlos para que las semillas se diseminen, así como las flores atraen a las abejas con el mismo propósito. El chocolate es un alimento muy nutritivo pero cuando es cacao en polvo, el índice de cenizas es muy alto y endurece las arterias y el cuerpo rápidamente, por eso es bueno para los niños como endurecedor, pero malo para los adultos porque produce arteriosclerosis. El fósforo es lo único que diferencia al cerebro del resto del cuerpo, a través de él, el ego domina y coordina el cuerpo y expresa las ideas, por eso los idiotas tienen poco fósforo y los grandes pensadores mucho; por esto es muy importante tomar fósforo.
Nuestros cuerpos no están preparados para una alimentación mineral, estos no dejan nada bueno en el cuerpo, del vegetal sacamos casi toda su vitalidad sin apenas gastar energía gracias a que sus células no están individualizadas como en la carne; cada célula de la carne está compenetrada por los deseos y pasiones del animal, por eso cuesta tanta energía dominarlas.

Francisco Nieto

No hay comentarios:

Publicar un comentario