Entradas populares

sábado, 20 de junio de 2009

EL PORQUÉ DEL VEGETARIANISMO


“Y Dios dijo: He aquí que os he dado toda hierba que da simiente, que está sobre la haz de la tierra, y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente, se os da para comer.” Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se mueve sobre la tierra; en que hay vida, toda hierba verde les será para comer; y fue así”. Génesis.
En mi opinión, es vegetariano la persona que no come ningún alimento que proceda de los animales, ni consume nada que de pie a que otros les maten.
¿Qué es un animal según las Enseñanzas Rosacruces? Son hermanos menores nuestros. El ser humano ha obtenido 4 cuerpos a lo largo de su peregrinaje a través de la materia: El cuerpo físico, el vital, el de deseos y la mente. Ahora estamos espiritualizando el carácter gracias al desarrollo de la voluntad y la mente –los dos aspectos humanos que les falta a los animales- Los animales han obtenido sólo 3 cuerpos: El físico, el vital y el de deseos, por eso nacen, viven y muestran sentimientos y deseos, pero no piensan ni tienen voluntad propia.
El ser humano pasó por un estado similar de conciencia, normalmente llamado de sueño con ensueños, pero no tuvo conciencia individual hasta la adquisición de la mente, esto fue cuando el espíritu penetró en el cuerpo físico y comenzó a evolucionar en un estado de conciencia de vigilia. El animal también tiene un espíritu en evolución, pero aún no está individualizado ni tiene conciencia del mundo físico como nosotros, sin embargo, los más avanzados –domésticos- están muy cerca de su individualización y pronto estarán preparados para pasar a la siguiente fase humana.
El animal sólo ha descendido hasta el mundo de deseos y por eso están evolucionando a través de especies dirigidas por los Arcángeles en forma de Espíritus Grupo. Estos nos ven a nosotros tanto físicamente como en el mundo del deseo. El espíritu animal está evolucionando a través de la forma –cuerpos- lo mismo que nosotros hemos evolucionado desde una etapa incluso inferior al antropoide hasta obtener los cuerpos que tenemos hoy, por tanto, cuando se lastima a un animal siente dolor, (aunque más siente su Espíritu Grupo) pero cuando se mata al animal se obstaculiza el desarrollo de esa vida y la evolución del Espíritu Grupo ya que ambos están evolucionando por medio del vehículo físico del animal. Como el animal tiene cuerpo de deseos, la carne actúa como un estimulante de deseos y pasiones que buscan satisfacción.
La inteligencia que muestran los animales son la manifestación del Espíritu Grupo que guía a cada especie completa –como ejemplo tenemos a las abejas, golondrinas, castores, etc.- Aunque es cierto que los domésticos están evolucionando más rápidamente gracias a nuestros sentimientos y pensamientos, también es cierto que las deudas que nos estamos creando al cortarles la evolución se la tendremos que devolver con creces en forma de servicio (de forma similar a los Ángeles con nosotros)
De esta forma sabemos que los animales son hermanos nuestros en espíritu y que están evolucionando a través de las especies de diferente grado de desarrollo, lo mismo que el hombre lo hace a través de las razas y las subrazas. La vida que anima el cuerpo de los animales, como la nuestra, es la Vida de Dios manifestada para que evolucionen sus hijos, y cuando matamos a un animal estamos obstruyendo su deseo de experiencia como único medio de desarrollo.
El ser humano ya pasó por una fase que era más animal que hombre, pero como su destino es ser creador y tener una conciencia Divina, debe dejar de obstruir y comenzar a crear. Además de impedir la evolución de la vida animal a través de los cuerpos, estamos convirtiendo nuestros estómagos en cementerios de cadáveres pero, tarde o temprano, la compasión nos hará comprender que la vida del animal también es la Vida de Dios manifestada y que causar sufrimiento a cualquier animal es un pecado.
Siempre se ha creído que el mejor alimento es la carne incluso para los niños y ancianos, pero científicamente se está demostrando que no es así. Se obtiene más energía alimenticia de los vegetales que de los animales, pues de estos obtenemos las proteínas -demasiadas para nuestra necesidad- pero esas proteínas las podemos obtener de otros productos no animales.
Hay una ley de asimilación ocultista que dice que: “Toda partícula de alimento ingerido tiene vida, pero antes de que esa vida pertenezca a nuestro cuerpo debe ser gobernada por el espíritu, de otra forma el organismo sería un caos.” Cuanto más individualizada está la partícula más cuesta dominarla y más energía se gasta, esto quiere decir que lo mismo que nosotros (como espíritus) mantenemos controladas las células del cuerpo hasta la muerte, así debe ser también con cada célula que entre en el organismo; lo que en el animal cuesta más porque tiene cuerpo de deseos.
Esto quiere decir que nosotros obtenemos más vitalidad de los vegetales porque tienen una conciencia más fácilmente gobernable que las del animal, y las células que comemos las asimilamos con menos trabajo y dejando menos residuos y ácidos que con la carne. Las células del animal ya se han individualizado por estar compenetradas por un cuerpo de deseos y pasional, por eso no es tan fácil subyugarlas, además, por este motivo en la alimentación carnívora se necesita más cantidad y más frecuencia en la ingestión de alimentos. Si comiéramos carne de animales carnívoros tendríamos siempre hambre y nos volveríamos más agresivos como los animales salvajes; los vegetarianos como el caballo o la vaca son fuertes y dóciles.
La carne ya lleva en sí misma los venenos tóxicos de la descomposición, venenos que expulsamos como orina y sudor. Sin embargo, los vegetales son portadores de gran energía alimenticia y incluso curativa que limpia y purifica el organismo. No hay que ser un gran pensador para saber que la carne del animal es como la nuestra, está compuesta de nervios, músculos, etc. y su descomposición, a través de bacterias y microbios, comienza nada más dejar el cuerpo el espíritu. También nos parecemos en que después de la muerte nos quedamos rígidos desprendiendo cierto olor característico de la muerte.
Esto nos debería hacer pensar en las matanzas de animales y huir de esos nauseabundos espectáculos como huimos de los cementerios o depósitos de cadáveres por que ese no es el lugar donde nos alimentamos.
La carne no es un alimento original y verdadero como la verdura o la fruta, sino que es una substancia pútrida como resultado de la digestión, es el animal el que se ha alimentado con granos y vegetales que ha transformado en carne. La carne no tiene más de un 30 % de proteínas, el resto es agua, y las sales minerales y las vitaminas han desaparecido, sin embargo sí contiene ácido úrico y otros desechos tóxicos en proceso de eliminación en el momento de la muerte.
El caldo de carne es un extracto compuesto de desechos donde, como en la carne, hay bacterias que contaminan nuestros cuerpos. Gran parte de las enfermedades se deben a la acumulación de substancias pútridas no desechadas que causan fermentación, y ácidos tóxicos que crían gérmenes. Muchas enfermedades son creadas o empeoradas por la carne (albuminaria, cáncer, arteriosclerosis)
El carnívoro tiene que expulsar, además de sus propias materias de desperdicios, las substancias putrefactas de la carne como: el ácido úrico, el ácido carbónico, la tomaína y otros tóxicos de carácter destructivo y como el organismo no esta preparado para este doble esfuerzo, se debilita ante los gérmenes de las enfermedades infecciosas y otras diversas. La carne fomenta el consumo de licores y otros tipos de drogas porque los ácidos tóxicos dentro del organismo requieren contra-irritantes. También queda grabada en la célula la violenta muerte del animal en forma de algo parecido a lo que nosotros llamamos odio y malestar.
¿Por qué no deberíamos comer carne? Por que el ser humano no es carnívoro por naturaleza y puede pasar sin ella; porque no es imprescindible; porque afecta a la salud; y porque fomenta la agresividad y los vicios del tabaco, alcohol y otro tipo de drogas.
El organismo del ser humano (estómago, hígado, riñones, lengua, dientes, la saliva, la piel, etc es como el de los herbívoros que comen frutas, vegetales, granos.) Los alimentos de carne no son fácilmente asimilados ni eliminados. La carne acorta la vida por que el esfuerzo diario para su asimilación desgasta los órganos y los inutiliza antes de tiempo y esto produce la vejez prematura. Según los químicos los agentes que producen la rigidez y la muerte del cuerpo son: Fosfato de calcio (substancia ósea) carbonato de calcio (cal) sulfato de calcio y otras pequeñas cantidades de materias terrosas.
Como las células de carne están más individualizadas que las vegetales, las personas carnívoras necesitan comer más y con más frecuencia, por eso cuando uno se hace vegetariano, siente un vacío o falta de plenitud, pero a la vez tendrá un aumento de vitalidad y una mejor impresión sobre la salud. Esto es el resultado de no intoxicar su cuerpo a la vez que lo depura con la nueva dieta.
Desde el punto de vista ético, el hecho de matar para comer va en contra de los más elevados y espirituales sentimientos, hemos pasado de cazar como los animales de presa a cazar en la carnicería para no ver las imágenes repulsivas y vergonzosas del matadero. ¿Comería el hombre carne si tuviera que matar y descuartizar él mismo a los animales? La mayoría de nosotros no, pero hacemos que otros maten animales para abastecer las carnicerías. Según los clarividentes, donde hay mataderos y sus alrededores se forman una especie de nube de horror y odio como efecto del sufrimiento de los animales en el momento de la muerte.
Las enfermedades animales, las nuestras, y la economía personal influyen para que cada vez más gente se decida por ser vegetariano, pero es la salud la espiritualidad, la moralidad y la conciencia quien hace que cada vez haya más vegetarianos. Con el terreno que necesita una vaca para alimentarse, sembrado de vegetales, pueden comer más personas y por más tiempo.
Es cierto que no todas las personas están preparadas para ser vegetarianas, los vegetales tienen mucha energía vital pero también tienen la espiritual, resultando que la energía espiritual no encuentra salida en personas sedentarias, materialistas y de poca actividad física. El cambio debe hacerse progresivamente y no de forma brusca y con reglas rígidas, la alimentación vegetariana va unida a personas de cierto desarrollo moral y espiritual. Es necesario saber que la alimentación carnívora obstruye las cualidades espirituales humanas con sus bajas vibraciones y genera bajos deseos y pasiones, además la energía que deja es consumida en el proceso digestivo. Es difícil ver a un vegetariano alcohólico.
Nuestro mejor alimento para la salud del cuerpo y del alma está en los cereales, verduras, frutas, leche, huevos, frutos secos, queso, etc. La alimentación vegetariana contiene todas las substancias necesarias como alimento natural de la humanidad (incluyendo huevos, leche y miel) las proteínas y la grasa del animal se consiguen por medio de los cereales, frutos secos, legumbres, huevos, leche y sus derivados. Las proteínas, almidones, grasas y azúcares de la alimentación vegetariana forman los músculos y tejidos y producen calor y energía; los minerales orgánicos construyen huesos, nervios y sangre, proporcionando fuerza a los músculos y firmeza a los tejidos. También es cierto que hay que comer de todo, porque la falta de esas partículas puede producir raquitismo, caries, calvicie, etc.
La fruta es imprescindible para tener una buena salud, son tónicas, purificadoras de la sangre, antisépticas y tienen muchas vitaminas portadoras de la energía solar que representa el principio de vida de loa alimentos. Los vegetales no contienen tantas sustancias calcáreas, terrosas y intoxicantes que endurecen y envejecen el cuerpo, sino al contrario, contienen el agua más pura y saludable para todo el organismo. El abuso de las grasas animales tiende a enfermar el corazón y la circulación sanguínea, también degenera el hígado, los riñones y las arterias. Con una alimentación pura y natural somos menos débiles ante la enfermedad. En el mantenimiento de la salud tiene un papel muy importante la energía solar –prana- que absorbemos por el bazo etérico y pasamos al plexo solar, pero también es cierto que unida a esa energía va la energía de los alimentos crudos, lo que la carne no tiene.
No hay nada mejor en el alimento como los productos frescos elaborados por la naturaleza como: Verduras y fruta, por lo tanto, las conservas, lo pulverizado y deshidratado, etc. es como llenar el estómago de cosas sólidas de poco valor nutritivo.
Uno de los factores importantes del vegetarianismo es que el reino vegetal tiene la propiedad de que la clorofila toma las substancias inorgánicas del suelo y del aire y las convierte en un alimento vital para nuestro organismo, por consiguiente podemos decir que la carne y sus proteínas proceden, en un principio, de las proteínas vegetales. Por otro lado, las proteínas vegetales son más accesibles en la naturaleza porque no se necesita matar para conseguirlas y son más sanas porque no contienen los principios de la putrefacción, ni bacterias que formen ácidos en el cuerpo.
Los vegetales, además de mucha vitalidad que hace que se mantenga fresca durante más tiempo, su descomposición es muy lenta, sin embargo el éter vital de la carne se va en el momento de la muerte. Existen 12 sales vitales en el cuerpo y estas se pueden obtener de los vegetales y frutas crudas o hervidas muy poco. El vegetariano tiene menos grasa, colesterol y triglicéridos y esto ya disminuye el riesgo de padecer ciertas enfermedades. El vegetarianismo va unido a lo espiritual porque purifica la materia física, pero para ello todo comienza con un cambio de pensamiento; esto a su vez despierta la sensibilidad y el amor a los animales.
Se ha demostrado que en los países donde se consume mucha carne y poco vegetal, el índice de natalidad es menor que el de mortalidad. Esto se confirma también según unos experimentos hechos en Francia respecto a la capacidad reproductora del hombre y también en la gallina, y que decir tiene todos los problemas últimos como por ejemplo las vacas locas alimentadas con carne.
Lo mismo que el canibalismo pasó a la historia, así pasará con el hecho de comer carne, pero la deuda con los animales quedará.
De cualquier forma, las personas más evolucionadas siempre se han abstenido de comer carne y han hablado a favor de la defensa de los animales, como por ejemplo Gandi. Aunque, la verdad es que, la mayoría de los carnívoros lo son porque se dejan llevar por el cuerpo de deseos para satisfacer el paladar más que por su razonamiento para obtener una buena salud.
Está claro que cada persona tiene una constitución y desarrollo moral y espiritual diferente, por eso no se debe obligar a nadie a que sea vegetariano, más bien debe elegirlo él cuando llegue el momento. Pero cuando alguien se decide, debe comer la parte correspondiente de proteínas si no quiere pasar hambre. No es fácil llevar una perfecta alimentación porque tendríamos que hacer un estudio de cada persona, pero lo que sí está claro es que el vegetarianismo produce salud y no-envejecimiento como ocurre con la carne.
Quien se haga vegetariano debe intentar cambiar su forma de pensar y sus sentimientos hacia una vida más humana, fraternal y espiritual, o al menos, tener actividades físicas al aire libre. La dieta debería ser la siguiente: Las que contengan un mínimo de substancias calcáreas y terrosas; las que consuman un mínimo de energía; Nada de carne; muchas vitaminas; leche y zumos –limpian la sangre-, vegetales mayormente crudos; el agua lo más pura posible; los alimentos que contengan fósforo porque favorece la influencia del ego sobre el cerebro; un ayuno de 24 horas de vez en cuando para limpiar el sistema circulatorio; no comer exageradamente y como mucho tres veces al día; no fumar ni beber alcohol para mantener el cuerpo en buen estado de salud durante el máximo de años posible para aprovechar más las experiencias de la vida.
Me atrevo a decir que una nueva raza de vegetarianos está naciendo en el mundo. El ser humano no puede alcanzar su meta de perfección matando a sus hermanos menores los animales. Lo mismo que hoy nos repugna saber que la humanidad practicó el canibalismo hace miles de años, y nos afecta ver como matan a los animales en algunas partes del mundo y en los mataderos, así en un futuro seremos incapaces de matar animales y nos volveremos sus protectores para devolverles la deuda.
Voy a dar tres consejos para no comer carne:
1º. Cuando vea un trozo de carne piense que es parte de un cadáver y que debería estar con el resto del cuerpo.
2º. Cuando vaya a la carnicería o en su casa coja un trozo de carne y inspire su olor del estado de descomposición en que se encuentra.
3º. Cuando esté comiéndola, piense que está masticando músculos, nervios, etc.
Se sabe que es la sangre la que nutre y forma al cuerpo, que la sangre lleva las substancias terrosas y calcáreas de los alimentos y que en cada ciclo los deposita en el cuerpo a través de las arterias; a la larga destruye la flexibilidad de los vasos sanguíneos, de los músculos, de los capilares, pone la sangre más densa y disminuye la actividad del cuerpo. Estas substancias son las que endurecen el cuerpo y si no fuera por la piel y el sistema urinario la vida duraría muy pocos años porque nos cristalizaríamos rápidamente.
Las frutas y los vegetales son los que menos substancias terrosas tienen. La leche también está considerada un alimento espiritual porque ayuda al desarrollo psíquico. Los árboles inducen con sus frutos a los hombres y a los animales a comerlos para que las semillas se diseminen, así como las flores atraen a las abejas con el mismo propósito. El chocolate es un alimento muy nutritivo pero cuando es cacao en polvo, el índice de cenizas es muy alto y endurece las arterias y el cuerpo rápidamente, por eso es bueno para los niños como endurecedor, pero malo para los adultos porque produce arteriosclerosis. El fósforo es lo único que diferencia al cerebro del resto del cuerpo, a través de él, el ego domina y coordina el cuerpo y expresa las ideas, por eso los idiotas tienen poco fósforo y los grandes pensadores mucho; por esto es muy importante tomar fósforo.
Nuestros cuerpos no están preparados para una alimentación mineral, estos no dejan nada bueno en el cuerpo, del vegetal sacamos casi toda su vitalidad sin apenas gastar energía gracias a que sus células no están individualizadas como en la carne; cada célula de la carne está compenetrada por los deseos y pasiones del animal, por eso cuesta tanta energía dominarlas.

Francisco Nieto

EN EL MOMENTO DE LA MUERTE




Es posible que alguien se pregunte que si no recordamos la mayoría de los hechos del pasado ¿Cómo vamos a poder ver hasta los más mínimos detalles de nuestra vida? Es cierto que vamos mirando a todos los sitios durante el día y si tuviéramos que recordar todo exactamente al acostarnos solo recordaríamos algunos detalles pero, si nuestros ojos fueran una cámara fotográfica o de video, entonces podríamos ver todo tal y como lo han visto los ojos aunque nosotros no hayamos prestado atención. ¿Por qué y cómo? Gracias a las vibraciones del éter que exteriorizan todas las cosas y que se quedan imprimidos en la cámara, por tanto, esas mismas vibraciones son las que hacen que se registren las imágenes en la memoria subconsciente.Desde que nacemos y hasta que morimos dando un último suspiro, inspiramos el aire (éteres) donde están las imágenes que nos rodean (éteres que también llegan a la retina) para oxigenar la sangre. Cuando estas imágenes en el aire llegan al ventrículo izquierdo del corazón donde está el átomo-simiente y donde las imágenes se graban hasta en sus más mínimos detalles. Cuando en el momento de la muerte el átomo-simiente sale llevándose el panorama de la vida, el cuarto éter (reflector) relacionado con el subconsciente y el más cercano a la materia de deseos, hace de foco para que las imágenes se impriman sobre el cuerpo deseos que es el cuerpo que utilizamos durante la estancia en el Purgatorio y el Cielo.Hay que decir que las personas que “han vuelto a la vida” después de haberse caído desde una gran altura o de haberse ahogado o asfixiado (sin romperse el cordón plateado) es fácil que cuenten que han visto pasar el panorama de su vida en unos segundos. Esto es debido a que el cuerpo etérico también abandona al cuerpo físico como en la muerte pero sin romperse el cordón. La diferencia es que en estos accidentes la persona está inconsciente y en el momento de la muerte y mientras se ve el panorama se permanece consciente hasta que llega un momento en que el cuerpo vital ya no puede más (como cuando nos vence el sueño) y la persona queda dormida para despertar en el Mundo de deseos: A este hecho de pasar de la inconsciencia a la luz del Mundo de Deseos hay quien le llama “pasar por un túnel al final del cual hay luz”. Cuando algo perturba la paz que necesita el recién muerto para centrar su atención en el panorama y para que la grabación sea perfecta en el cuerpo de deseos, no se cosechan correctamente los frutos de las experiencias de la vida pasada, por tanto no aumentará su “voz de la conciencia” ni el incentivo para hacer el bien en la próxima vida; pero esto, como en toda la ordenación de los mundos y leyes, está previsto y se da una solución.Según se va acercando la hora de la muerte natural, la persona siente como va perdiendo la conciencia del mundo físico, es decir, cómo se van apagando los sentidos, pero en muchos casos y a la vez, que pierde esa conciencia, va adquiriendo una nueva conciencia que le permite ver y oír lo que ocurre más allá del lugar donde se encuentra. Esa clarividencia y clariaudiencia es la que en muchos casos también les permite ver y oír lo que ocurre más allá del lugar donde se encuentra y la, que en muchos casos, también les permite ver y hablar con amigos o familiares fallecidos no hace mucho tiempo. En ese momento sale un destello de luz brillante gris azulada por la cabeza En ese momento y a partir de que el cordón plateado se rompe en el corazón (como se menciona en Eclesiastés 12) se para el corazón y el hombre sale con su cuerpo vital del físico para quedarse encima de éste hasta haber pasado revista a la película de su vida; hecho muy importante porque todo lo que ocurra en los mundos invisibles hasta su nuevo nacimiento, dependerá de ese panorama. Según el predominio de los hechos buenos y malos en el panorama corresponderá determinada región del Mundo de deseos. Cuando el cordón se rompe y el átomo simiente se retira del corazón a través del nervio neumogástrico y de los ventrículos para salir por la sutura parietal y occipital del cráneo, todos los éteres se separan de los átomos físicos por medio de un movimiento en espiral. Al salir del cuerpo el Ego retirando la vida, las células quedan libres e independientes y se dispersan y desintegran.Si bien es cierto que en el momento de la muerte se pierde la conciencia durante el tiempo que dura la revisión del panorama de la vida, en las muertes por accidentes, en guerras o simplemente porque le han interrumpido y no ha podido concentrarse, no se efectúa la grabación en los éteres superiores y por tanto tampoco en el cuerpo de deseos. Por consiguiente, no hay experiencias que llevar al Purgatorio ni al Cielo, así es que no pierde la conciencia pero tampoco recoge el fruto de la vida ni las enseñanzas que debió aprender. Lo que ocurre en estos casos es que hacen que ese Ego renazca de nuevo en pocos años para hacerle morir en la infancia y, como conserva el cuerpo vital, de deseos y mental porque aún no se han formado ni nacido en esa vida, pasa directamente al cielo en, aproximadamente, veinte años donde aprenderá todo lo que perdió en su anterior vida. De esta manera alcanza el nivel que le corresponde en la evolución.En el momento de la muerte, el moribundo va abandonando poco a poco el cuerpo y perdiendo la conciencia hasta entrar en un sueño de forma similar al estado en que se haya el feto en el vientre de la madre. Este momento también es muy importante porque si hay manifestaciones de tristeza o hechos similares, atraerán la atención del fallecido y este intentará manifestarse ante ellos de alguna manera. Según algunos investigadores del proceso de la muerte en algunos enfermos cuya enfermedad les hacía sufrir, cuando abandonan el cuerpo físico muestran un gran alivio y felicidad en su rostro.El tema del renacimiento es cada vez más atractivo para muchas personas y dentro de este tema no cabe duda que lo que más curiosidad despierta es lo que ocurre después de la muerte. Hoy hay cada vez más maestrillos y personas de oriente que nos inundan con versiones; otros muchos españoles leen cuatro libros de autores poco o nada reconocidos en el mundo del ocultismo y montan una escuela donde imparten mil enseñanzas o incluso enseñan a “desarrollar poderes”; y otros más ignorantes aún, van diciendo que son clarividentes, que curan y que tienen experiencias en el mundo astral. Lo cierto es que, creíble y digno de ser leído no hay mucho, pero los que verdaderamente tuvieron esas facultades dejaron una enseñanza muy razonable (dentro de las posibilidades) científica y verdadera como es el caso de Max Heindel de la Fraternidad Rosacruz.La versión más común sobre lo que ocurre después de la muerte, además de los que dicen que no hay nada, es que se va a un mundo bello, misterioso, tranquilo, donde nos encontramos con nuestros seres queridos que se marcharon antes y donde no necesitamos nada. Pero la verdad es que es mucho más complicado que eso y, aunque sí tiene esa parte positiva, también hay que pensar que, si hemos tenido experiencias y han sido buenas o malas, tendrán que servir para algo.En las muertes más comunes como es en la propia casa o en el hospital, la persona siente cómo va perdiendo progresivamente sus sentidos o, como se suele decir, cómo su vida se apaga. Pero lo mismo que el recién nacido va perdiendo su conciencia de los mundos invisibles a partir de que nace y va desarrollando los sentidos físico, así también el moribundo suele despertar la conciencia de esos mundos y puede ver y oír muchas veces lo que sus sentidos físicos no serían capaces de hacer. Por otro lado, hay casos en que el intenso deseo y amor o la fortaleza de voluntad han hecho que esa persona se apareciera justo antes de morir ante alguien muy especial para ella. Hay incluso otros casos en que el moribundo cree ver a su lado a algún ser querido o a alguien conocido, pero esto no siempre es exactamente así. Hay quien opina que en el momento de la muerte normal se cae en una especie de trance o sueño donde se fortalecerá para su nueva etapa o vida, dudo que sea así puesto que se ha liberado de una pesada carga que le ataba al mundo físico. Sin embargo, sí debería de haber una gran tranquilidad y silencio por parte de las personas que rodean al difunto porque en ese momento está haciendo un trabajo en el que necesita paz para concentrarse en él.Aún así el alma de esa persona no siempre es capaz de estar en paz o de concentrarse porque, de forma parecida a lo que a muchas personas les pasa cuando tienen serias preocupaciones o problemas que no le dejan dormir, así mismo una persona que sabe que ha muerto se puede ver inundada por muchas cosas de las que deja y que piensa que sólo ella lo puede solucionar. También, cómo no, le puede perturbar el amor que siente por las personas que deja, o el odio hacia otros, e incluso secretos que nadie sabe y que desearía contarlos. Todo dependerá de lo consciente que sea de que ha muerto o incluso de si alguien está a su lado para decírselo y explicarle que debe relajarse, la ayuda en estos casos y para estas personas es que tarde o temprano le llegará un auxiliar invisible que le explicará lo que ocurre.Alguien pensará que esto no tiene sentido puesto que solo conocemos el mundo físico ¡no es cierto! Cada vez se dan más casos y, por tanto, más motivos para pensar que hay otros mundos o estados de conciencia porque, en realidad, la muerte es la transición de un estado de conciencia a otro como lo es el sueño, el hipnotismo o el sonambulismo. En la medida en que tengamos enfocada la conciencia en el mundo físico así tendremos hecho un concepto sobre la muerte, de ahí que leer este libro con una mente abierta puede cambiar ese concepto y empezar a ver la verdad.Si nosotros no necesitáramos dormir podríamos decir que no existe el sueño, así mismo, si no hubiera un estado de conciencia como el que hay en el mundo astral estaríamos siempre despiertos y con la conciencia en el mundo físico, pero como hay otros estados de conciencia, nuestra naturaleza nos hace ir a ese mundo cada noche para reconstruir el cuerpo físico y para reponer la energía vital que hemos gastado durante el día. ¿O no morimos cada noche en el mundo físico cuando nos dormimos y no tenemos conciencia de este mundo material? ¿O no es una muerte para esa conciencia cuando una persona está en coma durante un tiempo? ¿Sabe alguien dónde se encuentra esa conciencia mientras duerme o está en coma? Puesto que sabemos que existen muchas cosas invisibles y que, por tanto, no son físicas ¿Por qué no pueden estar esas conciencias en ese mundo etérico e invisible a nuestros ojos? La única diferencia es que cuando ocurre la muerte el hilo magnético por donde fluyen fuerzas vitales se rompe y, entonces, la entidad consciente ya no puede volver a entrar en el cuerpo físico. Mas que incredulidad casi podríamos hablar de miedo a la muerte. La incredulidad puede tener mucha fuerza pero es peor el terror a lo desconocido, a la desintegración, al infierno, a no querer abandonar a nuestros seres queridos e incluso al hecho de aferrarnos mucho a la vida y a lo material.Pero en realidad, la muerte no existe, y esta transición puede ser más o menos dolorosa dependiendo del apego a lo dicho anteriormente o, como mucho, en los casos de muerte violenta porque la ignorancia nos hace pensar o ver lo que en realidad no es tal. Para los muy desarrollados la muerte no existe porque son conscientes de este mundo y del de los muertos y para los que, como yo, creemos en la vida después de la muerte, no existe el miedo, sino la tranquilidad de que hay una continuidad después de abandonar el cuerpo físico. Sin embargo, pobres de aquellos egoístas, materialistas, avaros, terroristas, viciosos del sexo, etc. etc. porque esos tendrán que pasarlo mal hasta superar sus defectos y a continuación pasar por las regiones del purgatorio. Hay un caso un poco fuera de lo común respecto al estado de conciencia de cada uno, y es que el materialista incrédulo que no ha hecho mal a nadie no sufrirá en ese aspecto pero se encontrará en un plano donde nada existe porque eso mismo es lo que él ha pensado y de lo que está convencido. En sentido general y para casi todas las personas, después de la muerte siguen siendo conscientes de todo lo que les rodea y siguen reconociendo a las personas que conocían (lo que no ocurre en los poco evolucionados porque caen en una especie de letargo) mientras que el más avanzado sigue haciendo los trabajos espirituales que hacía por las noches cuando tenía cuerpo físico.En el momento en que el Ego se pone en “contacto directo” con la personalidad a modo de atenderla, ésta última comienza a ver el panorama de su vida pasada comprobando así que el tiempo no existe en las regiones superiores. En esta visión y grabación quedan guardadas las experiencias que estaban en el cuerpo físico y que servirán para extraer la quintaesencia de la vida gracias a la estancia en el purgatorio y en el cielo. Pero ese contacto del Alma con la personalidad no es simplemente para llevarse la grabación de la película sino para llevarse el átomo simiente del cuerpo físico, también llamado “libro de Dios” porque en él están todas las vidas físicas vividas en el pasado. Y lo mismo que según se vayan abandonando cuerpos se irá recopilando el átomo simiente de ellos, así ocurre con el físico puesto que, al fin y al cabo, es casi el más importante puesto que las vidas futuras estarán mayormente en él para ver las necesidades de desarrollo y el karma de ese Ego. El átomo simiente del cuerpo vital guarda la estructura vital del cuerpo etérico y la experiencia que servirá como base para el futuro cuerpo etérico, y lo mismo respecto al cuerpo de deseos donde está el desarrollo obtenido respecto a los deseos, sentimientos y emociones, y el átomo simiente mental. De todos ellos se extraerá el beneficio de las experiencias y del proceso purgatorial y celestial para preparar la futura vida llena de nuevas experiencias, posibilidades y medios, pero también con sus tentaciones, pruebas y sufrimientos como karma (deudas) maduro.En el momento de la muerte, la vida o hilo dependiente del Yo superior que se convierte en personalidad, junto al cuerpo vital, se retiran pasando por el corazón para llevarse el átomo simiente para futuros cuerpos, desde ahí pasan al cerebro para, por último salir por el punto de empalme de las suturas parietal y occipital; esa vida individual y el átomo simiente permanecerán junto al Yo superior hasta una nueva reencarnación. Una vez que el Ego y la vida abandonan el cuerpo físico ya no queda nada de ese ser en el cuerpo físico, solo las células que quedan libres y comienzan a dispersarse y desorganizarse porque ya no hay control por parte del Ego sobre ellas, como consecuencia se desintegra. Ese cuerpo está muerto como organismo pero más vivo que nunca por la acción de los millones de vidas individuales y diminutas que hay en él.El cuerpo etérico o vital, que es el que anima o vitaliza el físico, cuando se separa de ése a la hora de la muerte puede ser visto por los clarividentes como una forma de color violeta claro por encima del cuerpo físico y unido a él por un hilo a cordón delgado de materia etérica; cuando este hilo se rompe es cuando se produce la verdadera muerte. Este cuerpo se va desintegrando a la par que el cuerpo físico y permanece cerca de él atraído por el espíritu de la tierra; de ahí que el espectáculo de un cementerio sea poco atractivo. Sin embargo, cuando se practica la cremación los éteres de ese cuerpo, así como los átomos del cuerpo físico, quedan libres y vuelven a ser parte de su mundo al cual incorporan su experiencia, lo que aumentará el desarrollo de la materia de ese mundo y más aún a los cuerpos que en un futuro la utilicen.Pero claro, en el momento de la salida del cuerpo, irremediablemente deben producirse algunos sucesos que afecten a la circulación sanguínea, al sistema nervioso y al endocrino. Así es que se sabe que los impulsos procedentes del Alma y que comunican el cerebro etérico con el sistema nervioso etérico cesan para preparar la salida del cuerpo. En segundo lugar parece ser que como reacción a esta llamada de la muerte, el sistema glandular afecta al corazón lo que, su vez, se refleja en el cerebro. Esto es, al fin y al cabo, el inicio del aflojamiento o separación del sistema nervioso y las extremidades hacia el lugar donde se realizará la salida. Sin embargo, lo mismo que decimos que una persona apegada a los placeres de la tierra se siente atraída por ella, también en el momento de la separación el espíritu de la tierra, la vida de la sustancia atómica, contrarresta el tirón que ejerce el Alma para separarse del cuerpo físico. Es entonces cuando el apego o no a lo físico juega un papel importante. Así es que los que son conscientes de este proceso, los que mueren por vejez y los que están tranquilos ante la muerte suelen despegarse y salir fácilmente, pero los jóvenes apegados, algunos enfermos y otros hechos similares, se apegan consciente y voluntariamente a la vida y tardan más en dejar el cuerpo. Solo cuando la muerte es inevitable es cuando suele durar muy poco la salida.Si no se molesta al recién fallecido, su cuerpo etérico tendrá una imagen como de estar dormido pero en realidad no es así porque, desde la última pulsación de su corazón hasta que la última vitalidad y calor no abandonan el cuerpo, ese Ego está visualizando su vida y aún está conectado el hilo de vida de la conciencia. La vida pasará en sentido contrario al vivido pero en esa grabación no se escapa nada, los cuadros y los sucesos pasan aunque parezcan olvidados y todo con el fin de que el Ego vea primero los efectos y luego las causas de las cosas que hizo. Esta película es muy importante porque servirá de base para extraer el beneficio de la vida, y cuando más se perjudique al Ego, menos se concentrará y menos, por tanto, experiencias positivas podrá sacar de ellas, lo que disminuirá los beneficios de la próxima vida.Cuando el Ego sale con el cuerpo etérico, aparentemente no tiene forma definida y es más bien como una especie de humo o vapor brillante, pero luego toma la forma de la persona. Su color violeta o azul claro destaca junto a la cara de tranquilidad que tiene la persona aunque poco antes tuviera una enfermedad dolorosa. A veces estando gravemente enfermos o incluso en estado de coma, estas personas pueden abrir los ojos o dirigirse a alguien con tranquilidad y felicidad, y es que, hay casos en que ven o se comunican con algunos seres queridos. No solo familiares y amigos íntimos que hayan muerto pocos años antes pueden estar junto a un moribundo enfermo que va a morir, sino que también a veces hay personas viven aún en un cuerpo físico y que se dedican a eso. Hay personas que han desarrollado la clarividencia y la virtud de salir del cuerpo de deseos después de vidas de servicio amoroso y desinteresado a los demás, algunas de ellas e incluso y sin haber contactado aún con un Maestro, pueden hacerse auxiliares invisibles porque su naturaleza y carácter va en esa línea y porque han creado un cuerpo alma.Cuando se ha visualizado el panorama de la vida pasada es cuando el hombre cae en esa especie de sueño profundo que algunos han interpretado como un túnel oscuro, cuando en realidad es la transición del mundo físico al de deseos donde todo es luz y color. Desde ese momento el cuerpo etérico es un cadáver o cascarón, pero a diferencia del cuerpo físico, éste puede ser utilizado por un médium y manifestarse tal y como era y aunque esto solo se puede hacer por un corto espacio de tiempo no deja de ser magia negra. Cuando se ha abandonado el cuerpo etérico, el Ego, con su cuerpo de deseos y su mente pasará al mundo de deseos donde, lo que era su cuerpo de deseos de forma ovoide, toma la forma de lo que era el cuerpo físico. Aquí estará durante un tiempo y continuará haciendo las mismas cosas que en la tierra sin saber que es innecesario porque, como se puede ver en la película “Más allá de los sueños”, la materia se maneja a voluntad y podemos ir a donde queramos por el simple hecho de pensarlo.Hay casos en que una persona a punto de morir ha podido ver su vida como es el caso de personas que caen desde mucha altura o los que están a punto de morir ahogados. La película está en un átomo situado en el ventrículo izquierdo del corazón y ahí se ha estado grabando la vida desde la primera inspiración del nacimiento. Esta película se graba en ese átomo (como se han grabado todas las anteriores vidas) por medio de los éteres que introducimos con el aire y que terminan mezclándose con la sangre, es decir, como ocurre con la imagen que una cámara graba en el celuloide; el fin de la película es cuando se hace el último aliento.Una vez grabada la película de la vida en los vehículos superiores se rompe el cordón etérico que une los cuerpos invisibles con el físico para que éste se desintegre y vuelva a su origen atómico. El mismo “deseo” de nuevas experiencias que despierta de su sueño al Ego para que renazca es el mismo que ha puesto fin a la vida que había sido programada hasta, más o menos ese tiempo. El hombre ya no tiene cuerpo físico, quizás haya acortado su vida como ocurre por lo general, o quizás la haya prolongado si ha llevado una vida pura y de servicio u oración. Pero ahora se siente más libre, sigue sintiendo y teniendo emociones porque está centrando en su cuerpo de deseos, también sigue pensando como antes porque sigue teniendo su cuerpo mental y, por último, sigue bajo la influencia de su Yo superior actuando sobre diferentes chacras según sea el desarrollo del individuo. Pero no olvidemos que la muerte no se produce por casualidad, es un acto del Yo superior, del verdadero hombre cuya voluntad espiritual así lo hizo antes de descender la nueva personalidad al mundo físico.Según algunos ocultistas, una vez roto el cordón etérico, el hombre puede salir del cuerpo físico por una de las tres siguientes salidas: Las personas poco evolucionadas y muy centradas aún en el cuerpo de deseos suelen salir por el plexo solar (en occidente son las menos); las personas que consciente o inconscientemente viven la vida espiritual, los hombres altruistas y de buena voluntad y los que comienzan en el sendero de aceleración del desarrollo interno, salen por el corazón; y las personas de tipo mental y los discípulos e iniciados en los conocimientos ocultos y espirituales salen por la cabeza.Una vez fuera del cuerpo físico, el cuerpo etérico, que es idéntico al físico, está compenetrado por el de deseos y el mental destacando en su interior o en el centro de ellos una especie de luz como presencia del Alma. Entonces el hombre puede estar hasta varios días en esa situación y, por tanto, puede ser visible para los clarividentes e incluso para los que tienen cierta sensibilidad visual. De hecho, hay quien ha visto al Alma del fallecido en sus cuerpos invisibles encima mismo del cuerpo físico o del ataúd en una especie de sueño que no es otra cosa que el momento de la recopilación de la película de su vida. Una vez se ha hecho la grabación de la vida es aconsejable practicar la cremación por varias razones, primera por la higiene misma y segunda porque si el Alma no es muy desarrollada se sentirá atraída por el espíritu de la tierra y tardará más tiempo en desintegrarse lo que, queramos o no, es un lazo de unión con el hombre que se encuentra ya en el mundo de deseos. Cuando se quema el cuerpo o el Alma es muy adelantada, es el desapego mismo el que hace que el cuerpo etérico se desintegre y es entonces cuando el hombre queda libre unido a su cuerpo de deseos, a su mente y a su Yo superior.El cuerpo de deseos es el gran tentador y cuanto más atrás en el tiempo más nos ha hecho caer en el aspecto animal y en las peores pasiones y deseos terrenales. Por tal motivo existe el purgatorio que es el encargado (aunque al fin y al cabo ilusorio) de hacer que el hombre extraiga un beneficio de los males que cometió en su vida. El hombre debe conquistar la tierra y he ahí el motivo de que nos facilitaran un cuerpo de deseos donde también se originan los sentimientos y las emociones. Pero como en un pasado muy lejano, llamado época Lemúrica, nos dejamos dominar por él y despertamos las más bajos pasiones, fue necesario que nos facilitaran el germen de la mente para que, a través de la razón, venzamos el aspecto más bajo o animal del cuerpo de deseos. Por eso, el hombre, después de la muerte está centrado conscientemente y durante mucho tiempo en las regiones inferiores del mundo de deseos que es donde está el purgatorio y en las superiores que es el cielo. Desde la época Atlante hasta nuestros días hemos desarrollado la mente hasta un grado que no es suficiente para lo que debe ser su poder en un futuro. Mejor dicho, no hemos aprendido a utilizar la mente nada más que un poco y seguimos prefiriendo aún (la mayoría de la humanidad) dejarse llevar por el cuerpo de deseos, causa de odio, rencor, venganza, lujuria, envidias, etc. Por eso, nuestra actividad en el plano mental después de la muerte es mínima para, al final, quedar en una especie de sueño hasta un nuevo renacimiento. Por estos motivos, el átomo simiente más activo es el físico y el que menos el del cuerpo mental; por eso somos más activos y más conscientes en el mundo físico y no en el mental pero, algún día, cuando no expresemos esos deseos y sentimientos bajos del cuerpo de deseos y expresemos los de amor, bondad, altruismo, fraternidad, etc. el purgatorio no existirá para nosotros y, como los niños, iremos directamente al cielo. Debemos ser conscientes de que, a mayor desarrollo espiritual menos tiempo y menos dolor en el purgatorio. Los que solo viven para disfrutar de los placeres y de lo material, los egoístas que se aprovechan y perjudican a otros, los que disfrutan con el sexo, el alcohol y el tabaco, etc. que no les quepa la menor duda de que, además de que no les servirá para nada positivo, tendrán que dar cuenta de todo lo que han hecho y sufrir todo el dolor que han causado.En realidad, el proceso de morir se produce en los tres mundos en que el Alma humana está evolucionando. En el mundo físico y más común para nosotros porque es el que conocemos y del que somos conscientes dejamos el cuerpo físico; el abandono del cuerpo etérico que es el que ha facilitado la vida al cuerpo físico; el abandono del cuerpo de deseos después del purgatorio y el cielo; y, por último, el abandono del cuerpo mental para integrarnos, como siempre después de cada vida, con el Yo superior. Es esas regiones superiores del mundo del pensamiento donde ya se elimina la personalidad quedando solamente los átomos simiente de los cuerpos, la quintaesencia se une a todo el pasado de esa Alma en sus muchas y muy variadas vidas. Así es que los cuerpos se disuelven en el mundo de materia a la que cada uno de ellos pertenece y el hombre se disuelve en su propio Yo superior. Pero, téngase presente que cuanto más poder y uso de la mente se haga para imponerla y dominar el cuerpo de deseos, más conscientes podemos ser en el mundo del pensamiento, mientras que el que se ve dominado por el cuerpo de deseos, será todo lo contrario y, por tanto, se irá retrasando cada vez más.Las personas que viven la vida espiritual y saben utilizar la razón y el discernimiento no tardan en ser cada vez más conscientes en el mundo del pensamiento y de sentirse libre y contactar con los planos superiores del mundo de deseos. Hay que tener presente que el simple hecho de vivir cada día desarrollando la mente abstracta, trabajando por los ideales elevados, llevando una vida de oraciones y el hecho de desear llevar una vida mental y no pasional, hace que después de la muerte y ya en el mundo de deseos, nos desprendamos antes del cuerpo de deseos y seamos conscientes de ello. Esto facilita la unión y el trabajo del Yo superior. No es necesario decir que las personas muy evolucionadas no se enfrentan a la muerte ni les afecta como al común de la humanidad. Esto es algo así como si alguien fuera capaz de vivir sin necesidad de dormir, entonces diríamos que esa persona ha superado al sueño. Cuando una persona lleva varias vidas viviendo una vida espiritual (de servicio y amor al prójimo) llega un momento en que es contactado por un ser superior que ya no necesita renacer y que normalmente se le llama Maestro o Hermano Mayor. Entonces este maestro le explica que su dedicación y desarrollo espiritual ha despertado un poder interno que le capacita para ser clarividente y para ser consciente en los mundos invisibles y que él, a través de la iniciación, le ayudará hacer que ese poder pase de ser latente a dinámico. Desde ese momento, esta persona tiene una continuidad de conciencia que hará que no necesite dormir para pasar a esos mundos y que, en el momento de la muerte, también sea consciente del abandono del cuerpo al que no volverá a entrar más.Los que tienen varias iniciaciones pueden incluso intuir el día de la muerte y continuar su trabajo en el mundo de deseos. Son conscientes en sus cuerpos y pueden comunicarse a través del cuerpo de deseos y mental con sus seres queridos, aunque no exactamente como antes con los sentidos físicos. Pero para la mayoría de la humanidad, es necesario que comiencen por perder el miedo a la muerte y no monten escenas de histerismos pues, la muerte es, al fin y al cabo, el medio por el cual el Alma se retira del cuerpo físico porque ha llegado el momento propicio y esto, queramos o no, es progreso y desarrollo. Lo mismo que no podemos considerar destrucción o muerte de un aula el hecho de que un alumno pase a otra aula superior, así tampoco es muerte el que la vida (el individuo) abandone su cuerpo para irse a otro de diferente y de más sutil materia.
Francisco Nieto

ELSUEÑO, LA SALIDA DEL CUERPO


Estamos tan sumamente familiarizados con el sueño que no nos paramos a pensar qué es lo que ocurre por las noches. Sabemos que el sueño es reparador, que muchas veces recibimos información bajo unas formas incomprensibles pero, ¿qué es el sueño?
Según la ciencia, cuando dormimos, queda cierto grado de conciencia en el cerebro físico (el cual está compenetrado por otro de materia etérica y que corresponde al cuerpo vital que es el que da la vida al físico) por eso, cualquier sugerencia o influencia externa puede influenciar al cerebro físico, sin embargo, éste no está cualificado para enjuiciar el hecho debido a que el Ego está fuera del cuerpo físico y, por tanto, no hay voluntad propia ni tampoco conciencia del mundo físico. Lo mismo que el perfume de una flor nos puede despertar recuerdos del subconsciente, así mismo ocurre por las noches respecto a las experiencias del mundo físico en relación con las del mundo donde nos encontramos por las noches; de hecho se ha demostrado el efecto positivo que tiene hablar a la persona dormida para que venza un determinado vicio.
Cada vez hay más personas que cuentan sus experiencias de que, sin estar totalmente dormidas, ven como salen del cuerpo físico y cómo pueden observar su cuerpo desde el techo de su habitación. Entre un 19 y un 27 % de la población norteamericana (según un estudio) afirma que ha tenido alguna experiencia de este tipo estando dormidos pero, a la vez, tan real como si estuvieran despiertos.
El doctor Charles Torl lleva estudiando estos casos desde los años 60 y, aunque dice que no es fácil demostrarlo, lo cierto es que muchos casos son hechos incomprensibles e inexplicables para él. Cuenta que uno de los casos que más le hizo dar la posibilidad de admitir que el Alma sale del cuerpo fue el caso de una niña que para ella era tan normal salir del cuerpo conscientemente, que pensaba que a todo el mundo le pasaba igual que a ella.
¿Qué ocurre en el cerebro por las noches? El interés de este Doctor por averiguar si esa salida del cuerpo es consciente y que la persona es capaz de ver su cuerpo físico en la cama, le llevó a experimentar con algunas personas a través de una máquina similar a la que se utiliza en los electroencefalogramas. Este experimento trató de poner en la cabeza unos cables que detectaran las variaciones de las ondas mientras su paciente dormía. Para ello puso un papel con unos números escritos, encima de un mueble muy alto que había en la habitación, una vez en la cama le dijo a la paciente que debía intentar leer qué números había escrito. Como es lógico estaba bajo control, no tenía medios para subir al mueble y no podía quitarse fácilmente los cables de la cabeza.
El resultado fue que salió del cuerpo conscientemente varias veces (no siempre) y pudo ver el número excepto una vez que dijo que no había podido porque estaba muy retirada del mismo, lo que demuestra que no intentó moverse voluntariamente.
Otro de los resultados sorprendentes fue la actividad del cerebro mientras supuestamente salía del cuerpo, las ondas eran entonces Alfa como se está en estado de vigilia. Según el doctor, estas personas estaban entre sueños cuando ocurría esto.
PESADILLA: Hay otros estudios hechos por el doctor David Haford en Pensilvania sobre las actividades que las personas tienen durante el sueño, como por ejemplo las pesadillas. Muchas personas cuentan que hay otros seres o personas en la habitación, cuando el doctor dice que fue un sueño ellos dicen que no porque la visión era tan real como en estado de vigilia. Otros dicen que algo les presiona sobre el cuerpo y más concretamente sobre el pecho, de tal manera que no se pueden mover de la cama y, agregan, que no quisieran que les ocurriera más ¿puede ser un sueño o una invención? El resultado del estudio fue que una de cada 6 personas había tenido una experiencia similar alguna vez en la vida, pero que no lo había contado por temor a que le tomarán por loco.
Hay que decir que es curioso que hay escritos desde hace siglos sobre estos mismos hechos pero con personajes de aquella época, lo que quiere decir que es más bien cierto que por las noches salimos del cuerpo y podemos desplazarnos a visitar a amigos y familiares. Sin embargo, también hay casos muchos más extraños para este doctor, estos son los casos en que el paciente cuenta que los seres son seres no humanos en apariencia y que causan terror. Por ejemplo: Espíritus de la naturaleza, elementales, muertos, íncubos, súcubos, etc.
El doctor Haford quiso experimentar con algunas personas a las que les suele ocurrir esto, y para ello también utilizó la misma máquina que el anterior doctor. Sus pruebas demuestran que durante el sueño se está en un estado y que cada 90 minutos aproximadamente, hay una actividad que cambia las ondas, cuando ocurre esto se dice que el cerebro está soñando. Lo cierto es que es exactamente cuando estas personas tienen esas visiones y ellos aseguran que es tan real como sus actividades durante el día. Otros experimentos demuestran que esas actividades cerebrales también se producen aún estando semidespierto, lo que no concuerda con la lógica de que se deberían producir solamente mientras duermen; porque, no se puede soñar y estar despierto a la vez y porque casi todas las personas coinciden en sus experiencias. El 85 % piensan que es algo malo que hay en la habitación, algo que les sujeta, que les presiona, que les causa miedo y que es de otro mundo.
También se han hecho experimentos con personas similares y con la misma máquina, dándoles una foto guardada en un sobre a la hora de acostarse y diciéndoles que debían mandar la imagen a un centro receptor; cada cierto tiempo les despertaban y les preguntaban que qué estaban soñando, dando como resultado en muchos casos que era exactamente lo mismo que la foto que había en el sobre.
Otros experimentos tienen que ver más con lo que normalmente llamamos telepatía y profecía. El sueño es una puerta al más allá y muchas veces nos permite adelantarnos al futuro.
Una persona cuenta que estaba en un barco donde toda la gente quería salir por que entraba agua, al siguiente día vio en las noticias que se había hundido un barco llamado “Herald Office Interprise” Casi el 50 % de las personas que han sido estudiadas dicen que han tenido algún mensaje profético.
La filosofía oculta sabe y explica perfectamente estos hechos y para dar una pequeña explicación de los mismos tengo antes que mencionar los cuerpos y mundos que, aunque invisibles para la mayoría de los humanos, existen como la electricidad o los electrones y protones.
El hombre posee cuatro cuerpos con los cuales evoluciona actualmente, estos son:
Cuerpo físico: Compuesto de materia física como cualquier otro objeto de nuestro mundo.
Cuerpo Vital o Etérico: Compuesto de materia etérica algo más sutil que los átomos, que tiene la misma forma del cuerpo físico al cual compenetra para mantenerle vivo y en buen estado de salud. Este es el clásico fantasma que algunas personas han visto después de haber enterrado a una persona
Cuerpo de Deseos: Es el cuerpo donde radican los sentimientos, deseos, emociones, etc. Este cuerpo, como el anterior, no piensa, solo estimula y nos da el incentivo para la acción pero en nosotros está hacer el bien o el mal; es decir, dejarnos llevar por él o razonar y hacer lo correcto.
Cuerpo Mental: Este cuerpo es lo que comúnmente llamamos mente y es lo que, desde hace unos millones de años, estamos desarrollando y aprendiendo a imponer sobre el cuerpo de deseos para no hacer tanto el mal y ser más responsables de nuestros actos. Por encima de este cuerpo está el Ego o Alma que reconocemos como VOLUNTAD.
Pero, lo mismo que el cuerpo físico está formado por materia del mundo físico, así mismo, los demás cuerpos están formados de materia de otros mundos de materia más sutil cada uno respecto al inferior; por tanto, el cuerpo etérico es más sutil que el de deseos y éste que el mental. También, al igual que los cuerpos se compenetran mutuamente también lo hacen los mundos, pongamos un ejemplo: En una naranja hay materia sólida, líquida, gaseosa y todo lo que se puede obtener si descomponemos los átomos físicos; sin embargo, todo ocupa un mismo lugar y espacio.
Eso mismo ocurre con los mundos, el etérico (que algunas personas le pueden ver) es un poquito más grande que el físico y compenetra los cuerpos vivos (muy en particular) para darles vida y para que crezcan y se reproduzcan; es el mundo de los Ángeles y de los espíritus de la naturaleza entre otros.
El Mundo de Deseos es de materia más sutil y es aún más grande que el etérico y compenetra los cuerpos vivos de los animales y de las personas para darles el incentivo para la acción hasta que obtienen el cuerpo mental. Es el mundo de los Arcángeles en particular.
El Mundo del Pensamiento es de materia más sutil aún y, como es lógico, más grande como ocurre con nuestros cuerpo mental respecto al cuerpo físico.
Una vez sabemos que hay otros mundos y cuerpos hay que dejar claro que esos cuerpos, hechos independientes por nuestro Yo superior para utilizarlos en cada vida para su propio desarrollo, están unidos por un cordón etérico de color blanco plateado brillante el cual nos permite estar unidos al cuerpo físico cuando cada noche salimos de él. Este cordón es el que se desconecta del corazón cuando llega el momento de la muerte y el que nos permite asimilar todo el beneficio de nuestra vida pasada.
Pero, ¿Dónde vamos por las noches? Solemos ir al lugar que nos corresponde según el desarrollo espiritual y según el estado de ánimo y moral del momento, es decir, donde hay personas similares a nosotros con las cuales podemos tener experiencias nocturnas. Sin embargo, la mayoría de las personas no suele salir de la habitación por el mismo miedo a perder el cuerpo físico por la rotura del cordón plateado. Lo cierto es que cuando presentimos peligro en los mundos invisibles volvemos bruscamente al cuerpo físico.
¿Con qué vehículos salimos? Lo mismo que el animal, nosotros tenemos un cuerpo llamado de deseos o astral y es con él y con la mente con los que vamos al Mundo del Deseo y al plano que nos corresponde. Allí sentimos y pensamos y eso tiene, a veces, una pequeña impresión en el cerebro, el cual da muestras de cierta actividad, por eso y según la evolución individual, podemos recordar algunas veces algo de esos viajes nocturnos.
¿Qué hacemos por las noches? Por lo general, el común de la humanidad Viaja al Mundo del Deseo donde nos bañamos en el elixir de vida para revitalizar el cuerpo de deseos y a continuación reconstruir el cuerpo etérico y el físico, por eso nos levantamos descansados; cuando no salimos, y por lo tanto, no reconstruimos el cuerpo físico, tenemos sueño y estamos cansados.
¿Cómo estamos conectados? Por un cordón de materia etérica que une los cuerpos en el bazo, el hígado y la cabeza; siendo cada uno de estos cordones flexibles y de la misma materia de la que está formado cada uno de los cuerpos.
¿Nos reconocemos nosotros mismos en esos mundos? Sí porque el cuerpo de deseos toma la imagen del cuerpo físico
Allí no existe el día ni la noche, el frío ni el calor, la gravedad, la distancia ni el tiempo; pero es que además, las personas que son conscientes de su salida del cuerpo no tendrán ningún problema a la hora de la muerte porque será una salida más, con la diferencia de que no podrá volver a utilizar más el cuerpo físico.
Los drogadictos y alcohólicos suelen tener visiones de estos mundos pero sin salir totalmente del cuerpo físico, esto es por el efecto de la droga en el cerebro etérico, sin embargo, las personas muy evolucionadas salen del cuerpo conscientemente y viajan allá donde quieren dentro del planeta.
Es más fácil recordar las cosas cuando dormimos entre sueños, pero normalmente esos recuerdos no tienen ninguna validez. El cerebro etérico es el medio de la percepción extrasensorial y, cuando no salimos totalmente del cuerpo físico, este cerebro percibe en parte el mundo astral y lo mezcla con experiencias guardadas en el subconsciente e imágenes de los días en que vive; eso es lo que llamamos sueños.
Es el mismo caso que cuando operan a alguien, es decir, cuando le expulsan del cuerpo físico por medio de la anestesia; también es el mismo caso que lo que cuentan las personas que supuestamente han muerto durante un brevísimo espacio de tiempo en el cual ven pasar su vida.
Los sueños pueden ocurrir por los siguientes medios: Por los pensamientos flotantes que hay en la habitación; por el estímulo del cuerpo de deseos en el mundo astral; la mezcla de imágenes de los dos mundos y, la visión real en la memoria de la naturaleza o en el éter reflector de la parte etérica del mundo físico.
Hay otras personas que padecen de “delirium tremens” (sobre todo por el alcohol) y cuentan sus visiones terroríficas en la región inferior del Mundo del Deseo comúnmente llamado “Purgatorio” e incluso “Infierno”.
Por otro lado están las experiencias y visiones verdaderas y que muy pocos recuerdan porque en esos momentos ellos están totalmente fuera del cuerpo y con la conciencia en el otro mundo. Según sea el propio desarrollo interno, tendremos la posibilidad de ir a una región u otra de los mundos invisibles; y según sean los sentimientos y emociones en esos mundos mientras dormimos, así tendremos la posibilidad de traer algún recuerdo.
Es conveniente dormirnos después de hacer unas oraciones con un elevado pensamiento o deseo en el cerebro, eso nos facilita que vayamos a un buen lugar. Si es al contrario nos veremos rodeados de elementales, espíritus de la naturaleza u otros de no muy buena vibración.
Naturalmente que por las noches salimos del cuerpo físico y dejamos a éste dormido, esto es pasar con la conciencia de un mundo a otro pero, además de encontrarnos con familiares o amigos en ese mundo, también podemos encontrar a otros seres, como por ejemplo:
1º.- Los muertos.
2º.- Los investigadores conscientes y otros inconscientes
3º.- Los Auxiliares Invisibles que son personas que se dedican a ayudar a la humanidad.
4º.- Los Iniciados.
5º.- Los cascarones astrales o cuerpos de deseos abandonados como ocurre con los físicos. 6º.- Las personas que se han suicidado.
7º.- Los asesinados y similares.
8º.- Los cuerpos de deseos de animales.
9º.- Los espíritus de la naturaleza.
10º.- Los Ángeles.
11º.- Los Arcángeles.
12º.- Los elementales involutivos.
13º.- Los elementales formados por la humanidad o “egregores”.
14º.- Personas que acaban de morir en catástrofes, guerras y accidentes y no saben lo que les pasa.

Francisco Nieto

LA CRISIS EN EL MUNDO DEL OCULTISMO


Es posible que la crisis económica mundial y de España en particular tenga alguna pequeña relación con el tema que vamos a tratar, pero no es esa la verdadera causa de que miles de personas hayan dejado de interesarse por todo lo relacionado con el ocultismo, la astrología y otras mancias. Casi podríamos asegurar que el interés por muchos de estos temas comenzó cuando nos inundaron con tantas enseñanzas de oriente (yoga, reencarnación, karma...) para luego continuar con el Reiky, el Feng-shui, la curación por medio de chacras, aura y mil cosas más. Sin embargo, pocos han sido los que verdaderamente se han interesado por buscar la verdad y el aspecto espiritual de estas enseñanzas y menos aún buscar la Sabiduría Oculta Occidental que es la que nos corresponden.
Hace 15 o 20 años aproximadamente, en Madrid se impartían infinidad de cursos y conferencias sobre ocultismo, astrología, tarot y mil cosas más, pero pocos (yo entre ellos) éramos los que enseñábamos lo que es la filosofía oculta occidental como medio de desarrollo espiritual. Pero ¿qué ha ocurrido? Recuerdo que en esos años hacían programas de televisión y radio y que había una gran tirada de revistas sobre estos temas, sin embargo, tampoco hoy se mantienen ¿quién ha fallado?

¿La televisión y radio por buscar lo fenoménico y crear un espectáculo para su propio interés?
¿Las revistas, en la mayoría de los casos por no poner artículos verdaderamente serios y que, además, llevarán al desarrollo espiritual o al menos a la armonía interna?
¿Las personas que solo buscaban lo fenoménico, el desarrollo de poderes, (clarividencia, sanación con las manos y otros objetos, el viajes astral, etc.) y algún conocimiento que les permitiera ir de profesor dando cursos y cobrando dinero, o de “maestros” representando un papel de lo que no eran?

Si cualquiera de las personas responsables de los dos primeros grupos hubiera tenido una pequeña idea del verdadero motivo o ideal que persigue, por ejemplo, la filosofía oculta y la astrología espiritual, otros hubieran sido los resultados y (aunque en menos número) hoy se tendría una más elevada idea de lo que es la filosofía oculta. Pero claro, por mucho que los medios de comunicación, revistas especializadas y editoriales quieran atraer la atención de los curiosos, si éstos no buscan el aspecto espiritual ni el verdadero significado de esas enseñanzas, tampoco se conseguirá establecer una verdadera escuela de desarrollo para todo aquel que la necesite.
¿Por qué se han desengañado tantas y tantas personas? Las magias, las invocaciones, el tarot, la sanación (por piedras, por los chacras, por el aura y otras muchas cosas que dicen que son medios de curación) no son, en mi opinión, una verdadera filosofía oculta o esotérica que ayuden sino que más bien sirven para bien poco. De hecho, miles de personas lo han abandonado después de haberse gastado muco dinero en cursos y después de haber perdido mucho tiempo, por no decir después de darse cuenta de que no han conseguido nada de lo que les prometían.
El ser humano ha venido evolucionando desde hace muchos millones de años, y más concretamente y como humano desde lo que llamamos prehistoria, antes era más animal que humano puesto que aún no había obtenido la mente ni manifestaba voluntad propia. A partir de la adquisición de la mente el hombre comienza a “razonar” (crear, inventar...) lo que le lleva a manifestar la voluntad y, a su vez, a combatir el instinto y aspecto animal. Desde entonces y hasta ahora hemos desarrollado, inventado o descubierto lo que sería imposible de imaginar hace solamente cinco mil años y mucho más cuanto más atrás en el tiempo.
Existe una “presión externa” y una “fuerza interna” que hace que el hombre siempre esté creando y buscando la manera de superarse, esta fuerza está representada por el Alma que renace (el cuerpo está compuesto de átomos como cualquier otro objeto físico) la que sabe perfectamente que hay un “Plan de un gran Ser” (comúnmente llamado Dios) que debe cumplir como nosotros sabemos que, inevitablemente, debemos crecer. Pero para que ese “Plan” se cumpla debe haber otras fuerzas (Seres) que colaboren y nos faciliten los medios. Nuestra meta es la perfección espiritual, es decir: “Ser perfectos como nuestro Padre que está en los Cielos es perfecto” y la ayuda viene dada por los seres que van por delante de nosotros en la evolución como nosotros lo estamos y ayudamos a los reinos que nos siguen.
Nos encontramos en el ecuador de ese Plan de Dios, hemos hecho un descenso, como espíritus, desde el propio mundo de Dios y, después de obtener la autoconciencia y de hacernos individuos, nos queda transformar los poderes latentes del espíritu en fuerzas dinámicas para utilizarlas en nuestro propio desarrollo y en colaborar en ese Plan de Dios. Lo mismo que un niño antes de hacerse hombre debe pasar por la pubertad, así la humanidad, entre la prehistoria y la toma de conciencia de estos conocimientos y del Plan de Dios, pasa por una fase de inmersión consciente en la materia donde se hace sumamente egoísta. La mayoría de la humanidad se encuentra actualmente en esa fase y, por tanto, no admite lo que dice la filosofía oculta sobre otros cuerpos, otros mundos, y otros seres como los Ángeles, Arcángeles y otras jerarquías que hay por encima de nosotros. Sin embargo, algunas personas ya han tomado conciencia de esos mundos espirituales y de la existencia de esas jerarquías; esas personas están ayudando a diseminar estos conocimientos entre otras muchas cosas. Así es que, al filosofía oculta debe ser estudiada, comprendida y practicada por la humanidad en algún momento de su evolución, y occidente ya está cerca de ese punto.
Por estos motivos es por lo que hace ya poco más de un siglo, renacieron una serie de Almas con cierto grado de desarrollo con la intención de dar un conocimiento nuevo que hiciera avanzar a la humanidad que ya está preparada para asimilarlo. Ese conocimiento siempre ha estado ahí (como lo están las matemáticas para un niño recién nacido) pero solo la asimilarán quienes han progresado lo suficiente así como el niño comprende las matemáticas cuando lleva un tiempo en el colegio.
Cristo vino con la misma intención, es decir, de dar un conocimiento nuevo donde se explican las leyes de Ranacimiento y de Consecuencia (tal y como lo explico en varios de mis libros) por consiguiente, en España, así como en otros países europeos y americanos se está intentando predicar esa filosofía religiosa y científica que es la más razonable y lógica de todo lo que hasta ahora nos han contado sobre las eternas preguntas de ¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos? Y por esta razón es por lo que desde hace aproximadamente 30 o 40 años se están creando algunos (pocos) centros derivados de escuelas y otros nuevos que enseñan esta filosofía, entre ellos y para mi la más importante la Fraternidad Rosacruz Max Heindel. Pero lo mismo que acuden pocas personas que se sientan atraídas y que sean capaces de comprende estas enseñanzas, así mismo ocurre con los posibles oradores y escritores públicos que podrían predicarla, son muy pocos los que las comprender y menos los que quieren hacerlas públicas.
Desde que comenzó esta oleada de enseñanzas orientales y otras muchas más, solo han servido, mayormente, para llenar el bolsillo o algunas editoriales y a ciertas personas que han sabido aprovechar la oportunidad como ha ocurrido con el boom del ladrillo en España. Claro que éstas solo han aprovechado la oportunidad de una demanda popular que solo buscaba lo fenoménico y poco más. En mis casi 40 años de estudios esotéricos he conocido mucha gente que decía ser clarividente, que recordaba sus vidas pasadas, que sanaba con las manos, que cada noche hacen el viaje astral o van donde ellos desean, que tienen contactos con maestros y Hermanos Mayores, y un sin fin de cosas más que no son ciertas. Todos al cabo de un tiempo se olvidan de este mundillo del ocultismo y vuelven a ser lo que eran y dejan de hacer ese falso papel. En la televisión hemos podido ver a personas que se han querido hacer famosas por ir vestidos de una forma extravagante y espectacular a la vez que decían ser clarividentes y cosas similares; otros lo han conseguido y aún viven del cuento cuando se ha demostrado que lo que dicen es una simple opinión y no una visión clarividente. Aún hoy hay personas que sin casi haber estudiado la filosofía oculta se hacen pasar por maestros, iniciados, clarividentes, etc., diciendo barbaridades como que: “Si un matrimonio hace un trío con otra persona no es malo si hay amor” o “todo lo antiguo (religiones, escuelas esotéricas, los escritos de los verdaderos ocultistas del pasado....) ya no sirve porque hay que actuar libre de esas ataduras y sin ideas preconcebidas.”
Todo lo dicho en este último párrafo es lo que ha hecho mucho daño a las enseñanzas ocultas o esotéricas. Las personas que se sentían atraídas o que sienten la llamada en su interior para buscar unan filosofía de vida superior porque no encuentran lo que buscan en las religiones, tienen pocas posibilidades de encontrar algo serio donde satisfacer sus deseos de adquirir unos conocimientos que aceleren y eleven su desarrollo espiritual. De estas pocas escuelas que hay, casi todas han introducido cursos de yoga, curación y otras prácticas para que ciertas personas y el centro se ganen un dinero. Algunas personas que vivían esta verdadera y profunda filosofía de vida (al menos eso pensaba yo de algunos de ellos que conozco) han cambiado y se quedan boquiabiertos cuando escuchan a esos falsos maestros que solo dicen cosas absurdas, estupideces y lo primero que les viene a la cabeza. En resumidas cuentas, queda poco verdaderamente bueno y lo poco que queda se está corrompiendo o trasformando para mal. Si a esto añadimos que hoy ya no hay casi publicaciones de esta filosofía oculta y de las que hay solo unos pocos hacen hincapié en destacar el aspecto espiritual pero sí sigue habiendo falsos videntes y embaucadores, comprenderemos que también la filosofía oculta está pasando una profunda crisis.

Francisco Nieto

LOS ASTEROIDES ¿UN PELIGRO PARA LA HUMANIDAD?


Según la Filosofía Rosacruz, un Sistema solar, y más concretamente el nuestro, se forma a partir de una nebulosa en ignición que después se convierte en lo que hoy vemos y llamamos “Sol”. Según las necesidades evolutivas de los espíritus que lo habitan, los planetas, aún en estado incandescente y más o menos caótico respecto a su forma, son separados de la nebulosa hasta la distancia adecuada para que los espíritus evolucionantes puedan continuar su desarrollo. A partir de ahí se van enfriando y cristalizando hasta que toman la forma tal y como la conocemos hoy.
En nuestro Sistema Solar, Urano fue el primer planeta separado de la nebulosa y Mercurio el último, entendiendo que los espíritus que evolucionan en Mercurio están más adelantados que el resto pero menos que los que habitan en el Sol, puesto que éstos, no han quedado rezagados en su evolución hasta el punto de tener que separarse del astro padre.
Las Lunas tienen el mismo sentido que los planetas respecto al Sol, es decir, cuando unos espíritus quedan rezagados respecto al desarrollo que hay en el planeta, son separados y enviados a una Luna para que continúen su progreso. Cuando estos espíritus alcanzan el desarrollo del planeta padre, o cuando la retrogradación de los espíritus en esa Luna desintegra sus vehículos, la atracción del planeta padre se debilita para que su órbita se ensanche y alcance el límite del Sistema Solar donde se desintegran y vuelven al Caos interplanetario. Estos trozos de Lunas son conocidos como asteroides y su posición en el espacio es el mismo que cuando un cuerpo extraño en nuestro cuerpo físico busca una salida hasta la superficie exterior.
En 1997, un astrónomo norteamericano descubrió un asteroide, al que bautizó con el nombre de 1997 XF-11, los cálculos sobre su velocidad, órbita, etc. demostraban que en octubre del año 2028 colisionaría con la Tierra. Un estudio más profundo asegura que tiene dos kilómetros de diámetro y que se acercará a la órbita terrestre en el año 2037.
Esto significa que puede hacer un cráter de, al menos, 10 km. de diámetro y que sus efectos serían desastrosos en miles de km. A la vez cubriría la Tierra de polvo dejando un clima como en invierno durante varios años, habría olas en el mar de 800 metros de altura y alcanzarían una distancia de cerca de 1000 km. Pero también caben otras posibilidades como ha captado el telescopio “Hubble” en el planeta Júpiter, y es que, un asteroide de gran tamaño se destruyó en varios trozos al entrar en su órbita. Si eso ocurriera, cada trozo sería como una bomba de las que se lanzaron en Hirosima, destruiría la capa de ozono, etc. etc. etc. Está demostrado que esto ha ocurrido en Júpiter, en la Luna y, incluso en la Tierra, como es el caso de Siberia en 1908, donde cayó un meteoro de aproximadamente 10 km. y que explotó antes de tocar tierra, cuyo efecto fue como una explosión nuclear que asoló montes y valles; el cielo se ilumino durante dos días y fue visto a una gran distancia.
Hay dos tipos de asteroides, uno formado por hierro y otro por roca, aunque el más común es el de roca. Actualmente estamos amenazados por miles de asteroides de los cuales solo se han descubierto un 10 %, pero para hacernos una idea, un asteroide o cometa como el “Halley”, destruiría el planeta en un instante.
Hay quien asegura que tarde o temprano seremos alcanzados por uno de esos grandes asteroides, aunque, también es cierto que hay más voces en contra. Pero ¿Qué hace el hombre para remediarlo?
Los norteamericanos han hecho un experimento llamado “biosfera 2” que trata de un simulacro de colonización de un planeta, pero después de vivir durante dos años en esas instalaciones se han dado cuenta de que sería un fracaso. Por otro lado, hay preparados una serie de misiles que harían explotar junto al asteroide para desviar su órbita, se habla de espejos y rayos láser para desviar el rumbo del asteroide, y por último, también se comenta la posibilidad de hacer explotar el asteroide con el riesgo incalculable de que caigan infinidad de trozos en el planeta. De cualquier forma, investigaciones privadas aseguran que hay construidos unos enormes refugios subterráneos donde podrían vivir al menos un año una gran cantidad de personas en Norteamérica. La realidad es que si un asteroide de un kilómetro choca con la Tierra, se puede acabar con miles de años de civilización.
¿Cuál puede ser nuestra opinión? Sabemos que lo visible y manifestado tiene su origen en lo invisible e inmanifestado; sabemos que somos un espíritu que ha conseguido obtener un cuerpo físico para evolucionar en un planeta físico; sabemos que el Sistema Solar no se ha creado por casualidad, sino que entra dentro de los planes divinos; sabemos que no estamos solos y que por encima de nosotros hay otras Jerarquías que colaboran desde los mundos invisibles; sabemos que en la Tierra también están evolucionando otros reinos; y por último, sabemos que en nuestro actual grado de desarrollo necesitamos el cuerpo físico y aunque hubiera una destrucción (como ya la hubo) siempre deben quedar humanos para que prosiga la evolución de la forma.
El Sistema Solar es el aspecto físico de un esquema de 7 mundos a través del cual Dios se manifiesta y nosotros, como hijos de Él, evolucionamos. El planeta Tierra ha llegado a ser lo que es físicamente gracias a su cristalización desde la Substancia Raí Cósmica del espacio, pero es más, nosotros hemos estado en ella desde el principio de su separación del Sol porque la necesitamos para alcanzar nuestra meta prevista. Es cierto que el planeta ha sufrido varias transformaciones cuyo efecto ha sido el hundimiento de Continentes (la Lemuria y la Atlántida), pero eso estaba más o menos previsto y así tuvo que ser para adoptar la evolución del planeta al esquema Divino. Pero también es cierto que los actos del ser humano sobre el planeta tendrán su efecto, o sea, las pruebas nucleares y todas las maldades que se cometen sobre él, nos serán devueltas. Su efecto lo hemos conocido desde siempre (terremotos, volcanes, tifones, inundaciones, etc.), estas “fuerzas de la naturaleza” están controladas por seres superiores a nosotros y con su sabiduría nos están enseñando a valorar y cuidar del planeta (además de recibir el pago del daño cometido hace millones de años)
Es cierto que puede caer un asteroide en el planeta, pero pienso que no sería por “casualidad”, lo mismo que ha ocurrido otras veces. Como pienso que ocurrió con los dinosaurios puede volver a ocurrir, pero nunca sobre todo el planeta con el fin de aniquilar la vida evolucionante. El futuro de la humanidad pasa por un enrarecimiento progresivo de la atmósfera, quiero decir que, quien no evolucione según los planes previstos, no podrá continuar en un cuerpo físico, por consiguiente, algo tiene que pasar para que eso ocurra (aunque no se a corto plazo)
El espíritu tiene que continuar su evolución en la forma, por lo tanto, no es fácil que se le prive de ella, pero eso no quita que tenga que haber un ajuste respecto a los espíritus reencarnantes. Ese reajuste puede venir a través, principalmente, de catástrofes en el planeta, pero creo que no se debe excluir una colisión de un asteroide en alguna parte del mismo.
No hay nada a la deriva en el espacio, todo está controlado por Seres superiores encargados de administrar el karma común de la humanidad de tal manera que esta llegue a su meta. Lo mismo que no permiten que dos planetas del Sistema Solar choquen gracias al control de la gravedad y sus órbitas, así mismo ocurrirá respecto al tema que nos ocupa, sin embargo, nosotros no estamos preparados para comprender los designios de Dios y, quizás no veamos su parte positiva.
En el supuesto de que hubiera una colisión importante, ocurriría como en la Atlántida, se salvarían los más preparados para ello que, a su vez, serían la semilla de las futuras razas y serían llevados al lugar adecuado para continuar su desarrollo en un nuevo ciclo. Por consiguiente, no es fácil (aunque no imposible) que caiga un asteroide en la Tierra, pero si cae, sería parte del Plan que, posiblemente unido a otras catástrofes, sería necesario para corregir y equilibrar el destino de la humanidad. No olvidemos que estamos hablando de la forma que habita el Espíritu, lo que significa que el verdadero ser humano nunca se puede destruir.
Después de todos estos razonamientos basados en la filosofía oculta y en la ciencia, cabe preguntarse ¿Es lógico que por una casualidad caiga un asteroide en el planeta, lo destruya y eche abajo todo un esquema evolutivo que Dios ha creado como campo de evolución de sus hijos?

Francisco Nieto

domingo, 14 de junio de 2009

LA TEJEDORA DEL DESTINO


Una voz desde los cielos en silencio dice al Alma:


"Teje, teje, tejedora, teje tu veste dorada, que en el reloj de los tiempos tus bodas están marcadas.

Teje, teje, tejedora, no te detengas por nada, oye el canto de tu Amado que, esperándote te llama."

Desde el principio del tiempo a su labor entregada, teje el Alma en el misterio una túnica encantada, y día tras día la dulce tejedora nos demanda el hilo que necesita para concluir la jornada.

Cuando el tributo no obtiene sentimos gotear sus lagrimas...

Porque esa labor de siglos al Amado consagrada, esa veste que ella teje conforme esté terminada, un vuelo nupcial de gloría hasta Él ha de llevarla.

"Teje, teje, tejedora, no te detengas pro nada"

Y la dulce tejedora en su prisión confinada, escucha bajar un canto de amor y fe que la llama, invitándola a partir con rumbo a su eterna patria.

Anónimo


Esta es una de las bellas descripciones de quién es y qué hace el verdadero ser humano. Dios nos creó a todos como hermanos en Espíritu pero, cada uno de nosotros y desde hace millones de años, estamos evolucionando a través de dos principales leyes que son: La de Consecuencia y la de Renacimiento. En principio, el hombre era inconsciente de sí mismo, pero a través de las formas materiales y ya en un cuerpo físico muy similar al actual, obtuvo la mente y la conciencia propia, es a partir de ahí cuando se pone bajo la regencia de estas leyes para que comience a "tomar nota de sus errores" (crear la conciencia que nos habla) y a responder ante sus hechos de otras vidas como Alma. El ser humano está desarrollando nuevas virtudes espirituales (clarividencia, clariaudiencia, viaje astral consciente, etc.) como en el pasado desarrolló sus cuerpos actuales pero su meta es la perfección, la unión con su Espíritu y, por último, con Dios.


Francisco Nieto

EL MISTERIO DE LA MUERTE




Aunque la idea de que la muerte no es sino un cambio de actividades de este mundo a mundos menos materiales, ha sido aceptada por la mayoría de los estudiantes que razonan profundamente. La Enseñanza de la Sabiduría Occidental explica el modo de actuar de la ley natural concerniente a la duración de la vida terrestre y al colapso del cuerpo físico.
El hombre construye el arquetipo de su cuerpo físico en el mundo celeste. Este arquetipo es, por supuesto, construido según sus capacidades desarrolladas en otras vidas. Algunas veces, una vida puede durar más de lo normal si los Seres Compasivos ven que puede ser de servicio especial para la humanidad, pero generalmente hablando, el arquetipo sólo dura hasta que se ha gastado la vibración que se le da al nacimiento.
Cuando la vida termina, el ascenso del espíritu es obstaculizado por la materia de deseos, que se adhiere a él después de que se ha roto el cordón plateado. Él trata de librarse de esta materia por medio de la fuerza centrífuga, siguiendo la misma ley natural mediante la cual un planeta echa fuera la parte de sí mismo que está más cristalizada. Así es que la materia más grosera del cuerpo de deseos es expelida primero... Es eliminada por medio de la fuerza centrífuga purgante, que arranca lo malo y permite al espíritu ascender a las regiones superiores que constituyen el mundo celestial. En relación con esto, la enseñanza más importante se da en cuanto a la necesidad de grabar adecuadamente el panorama de la vida pasada en el cuerpo de deseos, para que el ego pueda ver sus éxitos y sus fracasos; dónde fue fuerte, y dónde fue débil; para que pueda ver el propósito del dolor y el sendero que conduce a su eliminación.
Como resultado del sufrimiento en el purgatorio aprendemos que no debemos actuar mal contra nadie; que el pensamiento también causa armonía o desarmonía; que no debemos dejarnos llevar por los deseos, pasiones y vicios que nos dominan porque al no poder satisfacerlos en el purgatorio sufriremos más; que la mejor solución es fortalecer la voluntad para poder controlar la mente y utilizarla para hacer el bien y no para criticar ni dejarla que ande de un sitio para otro pensando en lo que la apetece; en fin, para ser libres y dirigir nuestro destino.
Cada generación, conforme asciende al mundo celeste, entona un canto de sus éxitos sobre la tierra. Así es que cada cual canta una cadencia diferente en la armonía de nuestra esfera, y así como las esporas sobre una placa de vidrio se acomodan de diferente manera cuando tonos diferentes las ponen en vibración, así también estas variaciones en la antífona del mundo son las causas que hacen cambiar el clima, la flora y la fauna sobre la tierra. Si fuimos diligentes durante nuestra pasada vida terrestre, cuando llegamos al mundo celeste trabajamos para crear una tierra de abundancia, y he aquí que la encontramos aguardándonos a nuestro retorno. Si descuidamos la tierra y perdimos el tiempo en especulación metafísica, nuestro canto en el mundo celeste fue muy diferente, y cuando retornamos a la tierra, nos encontramos en una tierra de hambre, inundaciones y desolación. Todas las cosas del cielo y de la tierra están gobernadas por medio de la inmutable Ley de Consecuencia, que mantiene el equilibrio del mundo.
Por consiguiente, si nos esforzamos por llevar una vida afectiva, servicial y de colaboración para la construcción del equilibrio y la armonía en el planeta, y si miramos por la salud de nuestro cuerpo físico, no sólo alargaremos la vida del arquetipo en el mundo celestial, sino que además, el fruto que recogeremos en el purgatorio y en el cielo nos capacitarán para construir una vida futura mucho más elevada en todos los sentidos.




Francisco Nieto

jueves, 11 de junio de 2009

LOS MUNDOS DONDE EVOLUCIONAMOS


Un ciego no ve la luz ni el color pero eso no significa que no existan, así mismo, nosotros no vemos el aire ni lo que captan las antenas de radio y televisión, sin embargo están en la atmósfera. Si hace cierta cantidad de años los mismos científicos decían que más allá del átomos ya no había nada más, hoy, sin embargo, ya han ido más allá y, por supuesto, que continuarán hasta comprobar que la materia es en realidad energía. Según la Filosofía Oculta hay siete mundos, los cuales están compenetrados como ocurre con un bloque de hielo (sólido, líquido, gaseoso, elementos químicos, electrones, protones, etc.) Su materia es de diferentes grados de densidad y sin embargo todos esos grados pueden estar en un mismo espacio. Desde el primer mundo (que es el de Dios Mismo) hasta el físico todos son necesarios para que el mundo material exista como tal, y lo mismo ocurre respecto a nuestros cuerpos para que podamos sacar provecho de esos mundos por medio de la experiencia de cada vida. Por tanto, el mundo físico es la manifestación del trabajo que se realiza en los mundos invisibles como el cuerpo físico es lo que se ve manifestado siendo el verdadero hombre invisible a nuestra visión y conciencia.
No vemos los mundos invisibles porque los sentidos para ello están dormidos aún pero en un futuro y gracias al desarrollo espiritual, los despertaremos porque necesitaremos experimentar en ellos con cada uno de nuestros cuerpos compuestos de materia correspondiente a esos mundos; entonces los veremos tal como vemos hoy el físico. Los mundos superiores son los mundos de las causas lo mismo que el pensamiento es la causa de todo lo que hacemos aquí en este mundo.
Estos mundos son diferentes unos de otros y tienen sus propias leyes como aquí tenemos la de la gravedad, contracción, dilatación, etc.; por ejemplo, en el mundo de deseos no existe el frío, el calor, ni el tiempo y los cuerpos se mueven con mucha facilidad porque no hay gravedad y se viaja con el pensamiento. Cada mundo se divide en siete regiones de diferente grado de densidad y desarrollo de su materia; en cada una de ella existen diferentes Jerarquías, algunas de las cuales están por encima del hombre y otras por debajo, pero todas ellas sirven para que se cumpla el destino del esquema evolutivo que ha creado Dios en su manifestación.
EL MUNDO FÍSICO está compuesto de siete regiones. Las tres primeras son: sólido, líquido y gaseoso y las tres conforman la región química, esta es la base de todas las formas materiales. Las otras cuatro regiones formadas por cuatro éteres, forman la región etérica del mundo físico y constituyen el medio para que el Espíritu introduzca la vida en los cuerpos o formas.
De esta materia química se han formado todos los cuerpos y formas que vemos, desde un hueso hasta la tela de araña, por lo tanto, los cuatro reinos son la expresión física del Espíritu Universal que moldea la materia según la necesidad de cada reino. Cuando el Espíritu deja la forma porque ha llegado al límite de su expresión, la abandona para que se desintegre y después forme parte de otros cuerpos.
Región etérica del mundo físico. El hombre no ve muchas cosas y sin embargo sabe que hay fuerzas como la electricidad, los huracanes, el magnetismo y otros hechos similares que están más allá de los detectores y que normalmente llamamos fuerzas etéricas. El clarividente puede ver esta materia etérica como ve la física y, por consiguiente, ve como estas fuerzas dan vida a las formas físicas. El cuerpo etérico que compenetra el físico y que, por tanto le da vida, esta compuesto de los siguientes cuatro éteres:
Éter Químico: Con este éter trabajan las fuerzas (seres y vidas) de la asimilación y excreción y así realizan el propósito del crecimiento y mantenimiento del cuerpo físico.

Éter de Vida: Es el medio de operación de las fuerzas que tienen por objeto el mantenimiento de la especie y la propagación. Con uno de los polos trabaja la hembra en el período de gestación y el otro polo capacita al macho para producir el semen.
Éter Luminoso: El polo positivo de este éter hace que los animales superiores y el hombre sean fuentes individuales de calor, y el polo negativo es el medio de las fuerzas que operan sobre los sentidos. También operan con la circulación sanguínea, órganos de sensación, la circulación de la savia y los colores de las formas de los diferentes reinos.
Éter Reflector: En este éter dejan una grabación todos los acontecimientos y pensamientos de la vida, se llama así porque lo que hay en él es un reflejo de la memoria de la naturaleza. Este éter es el medio por el cual el pensamiento impresiona el cerebro y está relacionado con la cuarta región del Mundo del Pensamiento, patria de la mente humana.
La región etérea es más grande que el planeta físico como el cuerpo etérico también lo es del cuerpo físico. En este mundo y con esta materia se han especializado en trabajar los Angeles y bajo su dirección hay infinidad de seres que cumplen su misión respecto a los cuatro reinos de la naturaleza de nuestra tierra.
MUNDO DEL DESEO: Es el mundo de los deseos, sentimientos y emociones y gracias a sus fuerzas o seres que trabajan en él el hombre es capaz de tener el incentivo necesario para ir de un sitio a otro; este incentivo para la acción es imprescindible para nosotros puesto que gracias a la experiencia es como podemos evolucionar.
Si en el mundo físico se necesita cierta fuerza o energía para vencer la tendencia a la inercia o statu quo, en el de deseos la materia es casi viviente y tiene un movimiento incesante fluídico que crea mil formas y colores. Las Jerarquías que hay en él (Arcángeles) son los encargados de modelar la materia cambiante.
El Mundo del Deseo tiene siete regiones: Las tres superiores (de sentimientos más elevados) con su fuerza de atracción que también está presente un poco en las inferiores; la cuarta o intermediaria que es la del sentimiento y percepción y es donde el sentimiento de interés o indiferencia hace que nos inclinemos por alguna de las fuerzas principales; y las tres inferiores de Repulsión es la región más densa y se encarga de destruir aunque la de Atracción la equilibra.
La tendencia general de este mundo es la de atraer pero para que este mundo no sea una anarquía, la fuerza de Repulsión hace que dos maldades que se atraen pero que no tienen la misma vibración se desintegren para mantener el equilibrio. De aquí la necesidad de decir la verdad y de buscar lo bueno en todo lo que llamamos malo.
Cuanto más baja es la región, peores deseos y sentimientos hay en ella y, de forma similar, nuestros peores sentimientos, deseos y pasiones están en lo más exterior de nuestro cuerpo de deseos. De hecho, en la primera región podríamos poner el infierno de la iglesia católica y en las dos siguientes el Purgatorio. La tercera región es la de los deseos en sentido egoísta; en la cuarta está el sentimiento que produce interés o indiferencia. El interés produce crecimiento y la indiferencia marchita, el interés pone en marcha la atracción o la repulsión; así es como nosotros funcionamos entre el interés, la repulsión y la indiferencia. Estas regiones que están presentes en nuestro cuerpo de deseos son las que nos impulsan a actuar en alguna dirección aunque no siempre es la correcta por no saber utilizar la mente ni la voluntad.
Cuando el interés despierta la fuerza de atracción por una cosa baja, nuestros deseos o sentimientos son bajos y, por lo tanto, entra en juego la fuerza de repulsión y por eso surgen los incidentes, el dolor y el sufrimiento por obrar mal. Por esto es conveniente tener buenos sentimientos, si no lo hacemos vamos sembrando el mal y lo llevaremos en nuestra aura influenciando a los demás y atrayendo sentimientos y emociones similares.

En las regiones superiores están el arte, el altruismo, la filantropía y todo lo bueno del Alma. En este mundo están especializados con su materia los Arcángeles que también tienen infinidad de seres que les ayudan a llevar a cabo su misión. De aquí la obligación de trabajar con los sentimientos y deseos pertenecientes a las regiones superiores.
MUNDO DEL PENSAMIENTO: También se divide en siete subdivisiones que a su vez se dividen en dos grandes regiones principales, región concreta (con cuatro subdivisiones) y región abstracta (con tres subdivisiones) Este mundo es el mundo central de los cinco donde obtenemos los cuerpos de diferente vibración y materia, en él se unen el Espíritu y el hombre terrenal. También es el más elevado de donde evolucionamos puesto que los otros dos superiores son como un sueño para nosotros y solo los alcanzaremos a partir de lo que llamamos perfección en nuestra presente etapa.
La región abstracta es donde se generan las ideas originales y la concreta es donde esa idea se rodea de materia mental para crear un pensamiento-forma o imagen mental para que actúe como reguladora de los impulsos del cuerpo de deseos o para crear algo físicamente.
En la primera región (continental) nos encontramos con los arquetipos o modelos de materia mental de la forma física en general (continentes, islas, etc.) Mientras no haya arquetipos las “Leyes de la Naturaleza” (Seres inteligentes) no pueden producir las condiciones que alteren la forma de la tierra; estos planean los cambios como el arquitecto respecto al edificio. Así mismo actúan sobre la flora y la fauna. Estos arquetipos no son modelos sino “Arquetipos Creadores” que modelan las formas a su imagen dando cada uno parte de sí mismo.
La segunda o región (Oceánica) es una “Vitalidad Fluyente y vibrante” estos se relacionan con las formas de la región etérico-física y es una corriente de vida que fluye vibrando en todas las formas como la sangre circula en el cuerpo (aquí toda la vida es una)
La tercera o región (Aérea) contiene los arquetipos de los deseos, emociones y sentimientos del Mundo del Deseo; la actividad de está región actúa como una brisa.
La cuarta región de las Fuerzas Arquetípicas, es la central entre los reinos espirituales y los materiales. Esta región es desde donde dirigen la actividad de los arquetipos de las regiones inferiores, desde aquí el Espíritu trabaja sobre la materia.
La quinta contiene la idea germinal del deseo y emoción y es la cuna del tercer aspecto del Espíritu Humano. Se refleja en la tercera región.
La sexta contiene la idea germinal de la vida y se refleja en la segunda.
La séptima contiene la idea germinal de la forma de los cuatro reinos y se refleja en la primera.
El pensamiento abstracto se refleja en el Mundo del Deseo, el Espíritu de Vida en la región etérica, y el Espíritu Divino en la región física.
Por encima de esos mundos están:
El del Espíritu de Vida donde se asienta el Segundo Aspecto del Triple Espíritu.
El mundo del Espíritu Divino donde se asienta el Primer Aspecto del Triple Espíritu.
El mundo de los Espíritus Virginales donde nos diferencia Dios de Él Mismo y de donde partimos hacia nuestra peregrinación hacia la materia.
El Mundo de Dios que es Él Mismo como fuente de todo lo demás y de donde proceden todos los Espíritus en evolución del esquema e incluso de otras Jerarquías Creadoras.
Actualmente estamos evolucionando en el mundo físico con una conciencia de vigilia después de haber descendido inconscientemente por todos los mundos para familiarizarnos con los diferentes grados de materia y para experimentar en forma de respuesta a los estímulos de las Jerarquías Superiores de forma similar a como hacemos hoy nosotros respecto al mineral.
En un futuro continuaremos la evolución en la región etérica del mundo físico donde nos especializaremos en el manejo de esa materia etérica. Nuestro lenguaje será por medio del pensamiento y ayudaremos a crear moldes etéricos y a trabajar con la vida de otros seres evolucionantes que nos siguen como los Ángeles lo hacen hoy con nosotros.
En estos mundos están las personas que llamamos “muertos” haciendo lo que les corresponde en cada una de esas regiones para extraer el beneficio de su vida anterior. También están los cascarones de nuestros cuerpos que hemos abandonado y todas las formas relacionadas con los sentimientos y pensamientos inhumanos, pasionales y animales (larvas, incubos, súcubos, etc.)
Las fuerzas que trabajan en el cuerpo etérico y físico son elementales que aun les queda mucho para llegar a la individualidad pensante humana y trabajan con la parte etérica-vital que se manifiesta como actuaciones y formas físicas.
Todos los mundos son importantes y cumplen su función pero para nosotros y nuestros vehículos son muy importantes el de deseos y el mental ya, que es de ahí de donde tomamos la materia para formar nuestros cuerpos según vamos evolucionando en esta misma vida.
Según evolucionamos vamos elevando la vibración de nuestros cuerpos y esto hace que nos elevemos a otra región superior o, dicho de otra forma, que tomemos materia más pura y de otra región más elevada.
Lo ideal es que fuéramos conscientes de todo lo que pensamos, deseamos y sentimos en cada momento; deberíamos pensar y sentir de una forma voluntaria y positiva para elevar nuestra vibración; deberíamos ser conscientes de que somos un espíritu que por medio de sus vehículos está evolucionando en estos mundos y, por lo tanto, tener muy claro que, para llegar a la meta debemos actuar siempre de una forma desinteresada y amorosa.


Francisco Nieto