Entradas populares

miércoles, 20 de mayo de 2009

EFECTOS PERJUDICIALES DEL TABACO

Artículo de la Fraternidad Rosacruz Max Heindel

No cabe duda que, después de las drogas y el alcoholismo, el vicio del tabaco es de los que más cruelmente azotan a la humanidad. A diferencia del alcoholismo que causa estragos desde los tiempos bíblicos, el tabaco es de historia relativamente corta, ya que data desde el descubrimiento de América. En cuatro siglos y medio, este producto mortífero, llamado, tabaco, ha invadido los continentes, se ha posesionado de las gentes hasta dominarlas, y no sabemos hasta donde llevará su nefasta obra ya que las mujeres y hasta los niños le pagan tributo.
Sabemos lo difícil que es expulsar al enemigo cuando está adentro. El fumador sabe por triste experiencia, que el vicio ha tomado cuerpo en él, y se encuentran imposibilitado para expulsarlo. Todo fumador es un verdadero derrotado.
Son numerosos los venenos que se han hallado en las hojas del tabaco o que se producen por su combustión., He aquí la lista de los principales:
Furfurol. Aceite tóxico que provoca ataques epilépticos.
Colidina. Alcaloide tan venenoso como la nicotina, que produce vértigos.
Acido prúsico. Unos de los tóxicos más violentos que se conocen; es el causante principal de los vértigos, dolores de cabeza y náuseas en el fumador.
Oxido de carbono. Es un producto de la combustión del tabaco que ocasiona un envenenamiento lento, responsable de muchas afecciones. Es el mismo gas que se desprende de los braseros encendidos y que tantas víctimas ha ocasionado. Al fijarse en la sangre, impide la absorción del oxígeno, produciendo asfixia. El fumador ingiere diariamente y a todo momento pequeñas cantidades de ete gas, produciéndole un estado de intoxicación crónica.
Nicotina. Es otro de los venenos más mortíferos que se conocen, atacando todos los órganos y en especial las arterias, el corazón y el cerebro. La nicotina es un líquido aceitoso, incoloro, pero que se oscurece al entrar en contacto con el aire. Dos gotas sobre la lengua de un perro lo matan en contados segundos, por parálisis del corazón y del sistema nervioso.
También se hallan en el tabaco los siguientes venenos: nicoteína, nicotilina, isopirna, pyrolina, alquitrán, tabaquino, piridina, cresol, etc.
Las observaciones clínicas han venido señalando desde hace mucho tiempo, la frecuencia del cáncer en los fumadores, localizado especialmente en los labios, lengua, mejillas, laringe, bronquios y pulmones. Lo que favorece al fumador, es que el organismo humano se defiende enormemente expulsando mucho del alquitrán que penetra con el humo ya sea por la tos, la salivación o la expectoración; pero a la larga, la cumulación diaria de alquitrán que se deposita continuamente, vence las defensas de las sensibles y tenues mucosas.
Muchos fumadores creen estar al abrigo del peligro del cáncer porque no tragan el humo, grave, error; el humo con el cual llenan la boca, al enfriarse, precipita el alquitrán que se va acumulando en los intersticios y cavidades, para ser arrastrado luego en forma de pequeñísimas gotas, al árbol respiratorio y también al tubo digestivo, mediante los alimentos y la saliva. La continua ingestión de alquitrán del tabaco, produce a la larga, cáncer en el estómago y en otros órganos digestivos.
Se ha dicho con mucha razón, que todo fumador es un derrotado; con la voluntad anulada y la atención dispersa, no puede luchar eficazmente contra el vicio, que lo tiene maniatado y dominado. Trata de buscar atenuantes o paliativos como son los cigarrillos con filtro (hoy en día casi todos). Los venenos del tabaco se hallan en su humo, de modo que no se conseguirá evitar los venenos. El filtro, el cigarrillo bajo el alquitrán y nicotina, los mentolados, etc. actúan psicológicamente sobre el fumador que se cree más a seguro.
Conociendo los poderosos venenos contenidos en el tabaco, es fácil comprender por qué el fumador sufre su acción lenta, insidiosa y segura desde el día en que fuma su primer cigarrillo ( que su organismo sabiamente rechaza produciendo mareos, náuseas, vómitos, palidez, angustia, vértigos, dolor de cabeza y debilidad muscular) hasta que baja ala tumba. Ningún órgano escapa a la acción deletérea de este tóxico fatal.
Efectos sobre los riñones. Cuando una persona fuma, el veneno que ingiere debe ser eliminado de algún modo. Una parte pasa a los pulmones y el olor se siente en el aliento; un poco es eliminado por la piel y la traspiración. Pero la mayor parte es excretado por los riñones, los que primeramente se congestionan y después degeneran y enferman, produciendo albuminuria. . El tabaco es responsable de un gran número de enfermedades renales como son: nefritis, uremia, litiasis renal, etc
Efectos sobre el hígado. Sin embargo los riñones sufren menos que el hígado; lo cual se debe a que este último órgano que desempeña un importante función antitóxica, es el primero que recibe la nicotina y demás venenos, cuya acción trata de anular, siquiera en parte, para salvar a los demás órganos del cuerpo. El resultado es la inflamación hepática, seguida de su degeneración más o menos rápida.
Efectos sobre el corazón y las arterias. Todos los venenos contenidos en el tabaco tiene una marcada acción sobre el músculo cardíaco, en el que producen diversas lesiones, bien conocidas por los médicos. Así mismo atacan las arterias, provocando: arteritis, aneurismas, espasmos y especialmente la obstrucción capilar, arterioesclerosis, angina de pecho, etc. La hipertensión arterial o presión alta d ela sangre, tan frecuente en los fumadores, provoca un gran aumento en el trabajo del corazón, agravándose así el círculo vicioso.
Efectos sobre la sangre. La palidez característica del fumador empedernido, se debe a que el óxido de carbono producido por la combustión del tabaco, dificulta la oxigenación de la sangre. Está demostrado también que el tabaco destruye los glóbulos rojos, contribuyendo a la anemia, así como a los glóbulos blancos, que tienen tan importante función de defensa que cumplir en el organismo humano.
Efectos sobre el sistema nervioso. El tabaco, el opio, la cocaína, la heroína, el alcohol y otras drogas, actúan especialmente sobre el sistema nervioso. Aun en pequeña cantidad son muy perjudicales para la delicada estructura del cerebro y los nervios. Ciertos problemas nerviosos que tanto abundan hoy en día pueden achacarse al tabaquismo. Una de las consecuencias más comunes del tabaquismo es la angustia que produce al fumador cuando lleva un rato sin fumar y no puede hacerlo bien porque se ha quedado sin tabaco o porque no puede hacerlo en el lugar que se encuentra. Nada hay más triste y patético que contemplar a una persona en tan lamentable estado de “mono” .
El prolongado uso del tabaco está reconocido como una de las cusas más comunes de trastornos de la personalidad, enfermedad que ha aumentado en proporciones fantásticas en los últimos años, paralelamente al fantástico aumento del consumo del tabaco. Sería interminable hablar de los funestos efectos del tabaco sobre cada uno de los demás órganos; son demasiado conocidas las faringitis, pérdida de la memoria, del apetito, enflaquecimiento, laringitis y bronquitis de los fumadores, así como las inflamaciones y úlceras de estómago, afecciones de los pulmones, etc. Absolutamente ningún órgano escapa a la acción de este tóxico fatal.
El tabaco y el alcohol son los dos mayores enemigos del intelecto, embostando a la larga el cerero. Así como la polilla carcome la ropa, el tabaco destruye y carcome el organismo del fumador. Así como el fumador consume el cigarrillo en la boca y lo convierte en cenizas, así mismo, poco a poco consume su saluda y convierte en cenizas sus energías vitales. En definitiva: que solamente el afán de lucro del ser humano le ha llevado a fomentar este vicio que es veneno lento pero seguro.

LA GRAN SOLUCIÓN AL PROBLEMA DE LA ALIMENTACIÓN HUMANA


Artículo de la Fraternidad Rosacruz Max Heindel

De los numerosos y prolijos análisis practicados, se ha llegado a establecer científicamente que la carne de los animales más comunes que come el hombre, compuesta como sabemos de nervios, músculos y humores, es igual a la carne humana. Ambas están anatómica y fisiológicamente constituidas por los mismos elementos. En ambas empieza la descomposición cadavérica tan pronto como muere el cuerpo, por la aparición de los microbios y de las bacterias de la putrefacción. También ambas carnes sufren lo que se denomina “Rigidez cadavérica”, desprendiéndose de ambas iguales nauseabundas emanaciones o lo que es lo mismo el olor característico de la muerte. Finalmente, ambas carnes se descomponen por la acción de la mismas bacterias.
Atendidos estos hechos que son evidentes, procede que el ser humano, como ser racional que es, se convenza de una vez y para siempre que su alimento natural no está en la carne , y que debe huir del sangriento e inhumano matadero y de la nauseabunda carnicería, con la misma o mayor repulsión con que huiría del cementerio o del depósito de cadáveres ya que allí no está su alimento.
Su alimento sano, limpio, moral nutritivo está en los múltiples, hermosos y ricos productos del grandioso Reino Vegetal. Si, la humanidad es vegetariana por naturaleza, como también lo es el mono antropoide. Así lo comprueba sin lugar a la más mínima duda, su constitución fisiológica. Los dientes caninos tanto en el mono con en el ser humano sirven para partir las frutas de cáscara dura.
La gran solución, pues, al llamado problema de la alimentación, hace ya mucho tiempo que la encontraron para bien de su salud y limpieza de su cuerpo y de su alma, quienes practican el régimen natural de alimentación, o sea a base de cereales, legumbres, hortalizas, verduras y frutas, agregando a esos productos quienes no siguen el régimen tan estrictamente, los huevos, la leche, el queso y la mantequilla y empleando, en vez d ela grasa y manteca de cerdo, el aceite. La solución pues, no puede ser más simple: suprimir la carne; eliminarla por ser un producto cadavérico en descomposición y en consecuencia, nauseabundo, indigno del ser humano, cuyas toxinas y humores son la causa de todas las enfermedades físicas y también morales que aquejan a la pobre y desorientada Humanidad carnívora. Lógico es que lo que se dice respecto a la carne, debe extenderse también para los productos derivados de ella, tales como las salchichas, el salchichón, salami, longanizas, morcillas, hamburguesas y demás embutidos.
Y para terminar, he aquí los tres sabios consejos que da un famoso facultativo, para dejar de comer carne:
1. Siempre que vea un pedazo de carne, sea cruda, asada o cocida, piense que es parte de un cadáver y que en consecuencia debería estar con el resto del cuerpo muerto.
2. En la carnicería, “aspire profundamente” las emanaciones de la carne en descomposición como si se tratara de embriagador perfume. En casa, huélala de cerca.
3. Al masticarla, piense que pertenecía a un cuerpo animal y que está usted masticando músculos, nervios y humores (lo que la gente carnívora suele llamar “jugosita”)

Si ninguno de estos puntos le produce ningún efecto, entonces le compadecemos por su escasa lucidez intelectual, pero en cambio le admiramos por la enorme firmeza de su estomago.

LA SENSATEZ DE UNA DIETA VEGETARIANA



Artículo de la Fraternidad Rosacruz Max Heindel

Muchas personas creen que una comida sin carne está incompleta, ya que desde el tiempo inmemorial, se considera un hecho que la carne es el alimento más completo que existe. Todos los demás alimentos se han visto siempre como meros accesorios de una o más clases de carnes en el menú. Nada puede ser más falso; la ciencia ha comprobado con experimenteos que la nutrición que invariablemente se obtiene de los vegetales, tiene una mayor energía alimenticia, y la razón es fácil de comprender cundo observamos esto desde el punto de vista oculto.
La Ley de la Asimilación es que “ninguna partícula de alimento se asimila si no es dominada por el espíritu morador. “ El Ego debe ser el indiscutible y absoluto soberano de su cuerpo, gobernando las células como un autócrata, y si no lo hiciera así, todas se irían por su lado causando su destrucción, como cuando el Ego se desprende completamente del cuerpo físico.
Es evidente que cuanto más confusa es la conciencia de la célula, más fácil es subyugarla y mantenerla bajo sujeción. Los distintos reinos tienen distintos vehículos, y por lo tanto, una conciencia diferente. El mineral sólo posee un cuerpo denso, una consciencia como de un trance profundo. Por este motivo sería más fácil subyugar los alimentos tomados directamente del reino mineral y que serían retenidos un mayor tiempo, sin que hubiera la necesidad de comer a menudo, pero ya hemos descubierto que el organismo humano vibra tan rápidamente que es incapaz de asimilar de inmediato material inerte. La sal, así como las sustancias parecidas, pasan fuera del sistema inmediatamente, sin haber sido asimiladas. El aire, lleno de nitrógeno y el que necesitamos para reponer los desperdicios, sí lo respiramos en nuestro sistema, pero sin embargo no podemos asimilar este, ni ningún otro mineral, hasta que hay sido primeramente transformado en plantas en el laboratorio de la Naturaleza.
Las plantas tienen cuerpos denso y vital, lo que les permite hacer ese trabajo, su consciencia es profunda, de sueño sin ensueños, así que es fácil al Ego dominar las células vegetales, subyugándolas por largo tiempo, y he aquí el porqué de la gran energía alimenticia que contiene el vegetal. En el alimento animal, las células ya se han individualizado, pues el animal tiene un cuerpo de deseos que le da una naturaleza pasional. Se comprende fácilmente que cuando comemos carne, es más difícil dominar estas células que tienen consciencia animal parecida a la condición del sueño, y que éstas partículas no quedarían subyugadas por mucho tiempo. Es por este motivo que una dieta de carne, exige mayores cantidades y más frecuencia que una dieta de vegetales o frutas. Si fuéramos aún más allá y comiéramos la carne de los animales carnívoros, padeceríamos de hambre todo el tiempo, pues las células estarían extremadamente individualizadas y buscarían su libertad más rápidamente.
Es verdad que una alta cantidad de azúcar, almidón y grasa, hace daño al sistema orgánico, pero se exhalan por los pulmones como gas carbónico y agua por medio de los riñones y la piel. Sin embargo, un exceso de carnes, también se quema, pero deja en el sistema el venenoso ácido úrico. Cada día se va comprendiendo mejor el hecho de que ingerir menos carne es preferible para nuestra salud.
Es muy natural que deseemos la mejor alimentación, per cada cuerpo animal tiene el veneno de la descomposición ya en sí. La sangre venosa está llena de dióxido de carbono y otros productos nocivos que van ya en su curso hacia los riñones o los poros de la piel para ser expulsados como orina o sudor. Estas sustancias repugnantes están en cada porción de la carne y cuando comemos este alimento, estamos llenando nuestro cuerpo de venenos tóxico. Muchas de las enfermedades que padecemos se deben al uso de la alimentación carnívora.
Hay prueba abundante de que la dieta carnívora fomenta la agresividad. Podemos mencionar lal conocida fiereza de los animales de presa, mientras que la prodigiosa fortaleza y la naturaleza dócil del buey, el elefante y el caballo, muestra el efecto de la dieta herbívora en los animales.
Tan pronto adoptemos la dieta vegetariana, encaparemos de una de las más serias amenazas a la salud: la putrefacción de las partículas de cane enclavadas entre los dientes. Las frutas, cereales y vegetales, son por naturaleza muy lentos en deteriorarse; cada partícula contiene una enorme cantidad de éter que nos mantiene vivos y fragantes por largo tiempo, mientras que el éter que interpenetra la carne y compone el cuerpo vital del animal se va con el Espíritu a la hora de la muerte. Por lo tanto, el peligro de infección por medio de la alimentación de vegetales es muy poco, además de que muchos de ellos son verdaderamente antisépticos en alto grado. Podemos aplicar esto particularmente a la frutas cítricas: naranjas, limones, mandarinas, limas, etc, sin omitir a la reina de los antisépticos, la piña, que se ha usado muy a menudo con éxito total como una cura para la difteria. De modo, que en lugar de envenenar el sistema con restos putrefactos como los que contiene la carne, las frutas limpian y purifican el sistema y la piña es una de las mayores ayudas del la digestión que pueda conocerse. Es muy superior a la pepsina y no hay necesidad e recurrir a la crueldad para obtenerla.
Existen doce sales en nuestro organismo que son muy importantes y representan los doce signos del zodíaco. Estas sales son necesarias para edificar el cuerpo. No son sales minerales como se cree generalmente; son vegetales. El mineral no tiene cuerpo vital, y es solamente por medio del cuerpo vital que se lleva a efecto la asimilación. Por la o tanto, estas sales tenemos que obtenerlas por medio del reino vegetal. Hoy día la ciencia médica cree estar haciéndolo así, pero ignora que el fuego que se usa en el proceso, arroja y destruye el cuerpo vital de la planta, dejando solamente las partículas minerales. Si deseamos renovar el abastecimiento de sales en nuestros cuerpos, debemos obtenerlo de la planta sin cocer y es así como debe ser administrada al enfermo.
No debemos, sin embargo, llegar precipitadamente a la conclusión, que todos sin excepción debemos dejar de comer carne y vivir enteramente de vegetales crudos. En nuestro presente estado de evolución, hay muy pocos que pueden hacerlo así. Debemos tener mucho cuidado, de no elevar las vibraciones de nuestro cuerpo muy rápidamente, porque para poder continuar nuestra labor en las presentes condiciones, debemos tener cuerpos adecuados.
Los ocultistas saben que hay una llama en el cráneo, en la base del cerebro. Brilla continuamente en la médula oblonga, en la parte superior de la médula espinal y es de origen divino. Esta llama, emite un sonido como el del zumbido de una abeja, que es la nota clave del cuerpo físico. Construye y une todo el conjunto de células que se conoce como “nuestro cuerpo”.
La llama brilla, viva o débil, clara o borrosa, se acuerdo a como la alimentemos. Hay un fuego en todo en la naturaleza, excepto en el reino mineral. Este no tiene cuerpo vital y por lo tanto no hay puerta para que ingrese el Espíritu de Vida, el fuego. Abastecemos este fuego sagrado con las energías del Sol entrando en el cuerpo vital por medio de su equivalente etérico, el bazo, y de aí pasa el plexo solar donde toma color y es conducido hacia arriba directamente por la sangre. También alimentamos este fuego, d ela llama viva que absorbemos del alimento sin cocinar que comemos y asimilamos.
Examinando el caso de la alimentación carnívora desde el punto de vista ético, está en contra del elevado concepto de no matar para comer. Tenemos una deuda muy considerable que pagar a estas humildes criaturas de quienes como los homicidas, cuando por el contrario, deberíamos ser sus mentores. La buena ley, que siempre trabaja para corregir abusos, vendrá a su debido tiempo a relegar el hábito de comer animales asesinados, al basurero de las prácticas obsoletas.
El ser humano, en sus primeras etapas de desarrollo, eran en ciertos aspectos como la bestia de presa. Sin embargo, va a ser una Divinidad, por lo que debe de cesar de destruir y comenzar a crear. En el pasado, el alimento carnívoro, ha fomentado una inventiva humana de forma inferior, sirviendo un propósito d nuestra evolución; pero ahora estamos ante el umbral d ela Nueva Era, cuando el autosacrificio y el servicio traerán el crecimiento espiritual a la humanidad. La evolución d ela mente conllevará una sabiduría más allá de nuestro mayor concepto; pero antes de que sea factible que se nos pueda confiar esa sabiduría, tenemos que convertirnos en mansas palomas. De otra forma, podríamos convertirla en propósitos egoístas y destructivos que sería una increíble amenaza para nuestro prójimo. Para evitar esto, debe adoptarse una dieta vegetariana.
Aún desde el punto de vista puramente práctico, la diete vegetariana es de gran ventaja. Los costos cada vez más prohibitivos de la carne , han hecho que los consumidores hayan buscando sustitutos y son muchos los que están aprendiendo poco a poco que hay otros tipos de alimentos mucho más sanos. Muchas personas que han estado alimentándose de frutas y vegetales, han visto que su salud ha aumentando y en muchos casos esta mejoría física ha venido acompañada de mejoría mental y moral.
Se ha deducido que se necesitan doce acres de pasto para proveer carne suficiente para una sola persona. Si estos campos se usaran como huertos, producirían lo suficiente para alimentar varias familias de tamaño medio.. Con el aumento de población el mundo, pronto se hará necesario descontinuar la crianza de ganado y se dedicarán los campos al sembrado de vegetales y cereales. En estos tiempos de cambios, cuando las cualidades mentales de la población más joven están tan fuertemente desarrolladas, una nueva raza de vegetarianos está naciendo, especialmente en la costa Oeste de Estados Unidos. La época venidera, será una era vegetariana y todos los que sigan con el progreso han de adherirse a ella. Los demás quedarán atrás entre los rezagados de la humanidad.

miércoles, 13 de mayo de 2009

LOS MUNDOS


Un ciego no ve la luz ni el color pero eso no significa que no exista, así mismo, nosotros no vemos el aire ni lo que captan las antenas de radio y televisión pero sin embargo están en la atmósfera. Hay siete mundos, los cuales están compenetrados como ocurre en un bloque de hielo (sólido, líquido, gaseoso, elementos químicos, átomos, etc.) y su materia es de diferentes grados de densidad. Desde el primero (que es el de Dios Mismo) hasta el físico, todos son necesarios para que el mundo material exista tal y como es para que nosotros podamos sacar provecho de él por medio de la experiencia; por lo tanto, el mundo físico es la manifestación del trabajo que se realiza en los mundos invisibles.
No vemos los mundos invisibles porque los sentidos para ello están dormidos pero en algún momento futuro los despertaremos porque necesitaremos experimentar en ellos con nuestro cuerpo compuesto de materia correspondiente a ese mundo; entonces los veremos tal como vemos hoy el físico. Los mundos superiores son los mundos de las causas lo mismo que el pensamiento es la causa de todo lo que hacemos aquí en este mundo.
Estos mundos son diferentes unos de otros y tienen sus propias leyes como aquí tenemos la de la gravedad, contracción, dilatación, etc., por ejemplo, en el mundo de deseos no existe el frío, el calor, ni el tiempo, y los cuerpos se mueven con mucha facilidad. Cada mundo se divide en siete regiones de diferente grado de densidad en su materia y en cada una de ella existe diferentes Jerarquías algunas de las cuales están por encima del hombre y otras por debajo pero todas ellas sirven para que se cumpla el destino del esquema evolutivo que ha creado Dios.
El Mundo Físico está compuesto de siete regiones. Las tres primeras son: sólido, líquido y gaseoso y las tres conforman la región química, esta es la base de todas las formas materiales. Las otras cuatro regiones formadas por cuatro éteres, forman la región etérica del mundo físico y constituyen el medio para que el Espíritu introduzca la vida en la forma.
De esta materia química se han formado todos los cuerpos y formas que vemos, desde un hueso hasta la tela de araña, por lo tanto, los cuatro reinos son la expresión física del espíritu universal que moldea la materia según la necesidad de cada reino. Cuando el Espíritu deja la forma porque ha llegado al límite de su expresión, la abandona para que se desintegre y forme parte de otros cuerpos.
Región etérica del mundo físico. El hombre no ve muchas cosas y sin embargo sabe que hay fuerzas como la electricidad, los huracanes, el magnetismo y otros hechos similares que están más allá de los detectores y que normalmente llamamos éter. El clarividente puede ver esta materia etérica como ve la física y, por consiguiente, ve como dan vida a las formas físicas. El cuerpo etérico esta compuesto de los siguientes cuatro éteres:
Éter Químico: Con este éter trabajan las fuerzas (seres y vidas) de la asimilación y excreción y así realizan el propósito del crecimiento y mantenimiento del cuerpo.
Éter de Vida: Es el medio de operación de las fuerzas que tienen por objeto el mantenimiento de la especie y la propagación, con uno de los polos trabaja la hembra en el período de gestación y el otro polo capacita al macho para producir el semen.
Éter Luminoso: El polo positivo de este éter hace que los animales superiores y el hombre sean fuentes individuales de calor, y el polo negativo es el medio de las fuerzas que operan sobre los sentidos. También operan con la circulación sanguínea, órganos de sensación, la circulación de la savia y los colores de las formas de los diferentes reinos.
Éter Reflector : En este éter dejan una grabación todos los acontecimientos y pensamientos de la vida, se llama así porque lo que hay en él es un reflejo de la memoria de la naturaleza. Este éter es el medio por el cual el pensamiento impresiona el cerebro y está relacionado con la cuarta región del Mundo del Pensamiento, patria de la mente humana.
La región etérea es más grande que el planeta físico como el cuerpo etérico también lo es del cuerpo físico. En este mundo y con esta materia se han especializado en trabajar los Angeles y bajo su dirección hay infinidad de seres que cumplen su misión respecto a los cuatro reinos de la naturaleza de nuestra tierra.
MUNDO DEL DESEO: Es el mundo de los deseos, sentimientos y emociones y gracias a sus fuerzas o seres que trabajan en él, el hombre es capaz de tener el incentivo necesario para ir de un sitio a otro; este incentivo para la acción es imprescindible para nosotros para experimentar y evolucionar a través de nuestro cuerpo de deseos.
Si en el mundo físico se necesita cierta fuerza o energía para vencer la tendencia a la inercia o statu quo, en el de deseos la materia es casi viviente y tiene un movimiento incesante fluídico que crea mil formas y colores. Las Jerarquías que hay en él son los encargados de modelar la materia cambiante.
El Mundo del Deseo tiene siete regiones: Las tres superiores (de sentimientos más elevados) con su fuerza de atracción que también está presente un poco en las inferiores; la cuarta o intermediaria que es la del sentimiento y percepción y es donde el sentimiento de interés o indiferencia hace que nos inclinemos por alguna de las fuerzas principales; y las tres inferiores de Repulsión es la región más densa y se encarga de destruir aunque la de Atracción la equilibra.
La tendencia general de este mundo es la de atraer pero para que este mundo no sea una anarquía, la fuerza de Repulsión hace que dos maldades que se atraen pero que no tienen la misma vibración, se desintegren para mantener el equilibrio. De aquí la necesidad de decir la verdad y de buscar lo bueno en todo lo que llamamos malo.
Cuanto más baja es la región, peores deseos y sentimientos hay, y de hecho, en la primera podríamos poner el infierno de la iglesia y en las dos siguientes el Purgatorio; la tercera es la de los deseos en sentido egoísta; en la cuarta está el sentimiento que produce interés o indiferencia, el interés produce crecimiento y la indiferencia marchita, el interés pone en marcha la atracción o la repulsión. Estas regiones que están presentes en nuestro cuerpo de deseos son las que nos impulsan a actuar en alguna dirección.
Cuando el interés despierta la fuerza de atracción por una cosa baja, nuestros deseos o sentimientos son bajos y, por lo tanto, entra en juego la fuerza de repulsión y por eso surgen los incidentes, el dolor y el sufrimiento de obrar mal. Por esto es conveniente tener buenos sentimientos, si no lo hacemos vamos sembrando el mal y lo llevaremos en nuestra aura influenciando a los demás y atrayendo a los sentimientos y emociones similares.
En las regiones superiores están el arte, el altruismo, la filantropía y todo lo bueno del Alma. En este mundo están especializados con su materia los Arcángeles que también tienen infinidad de seres que les ayudan a llevar a cabo su misión. De aquí la obligación de trabajar con los sentimientos y deseos pertenecientes a las regiones superiores.
MUNDO DEL PENSAMIENTO: También se divide en siete subdivisiones que a su vez se dividen en dos grandes regiones principales, región concreta (con cuatro subdivisiones) y región abstracta(–con tres subdivisiones) Este mundo es el mundo central de los cinco donde obtenemos los cuerpos de diferente vibración y materia y en él se unen el Espíritu y el cuerpo. También es el más elevado de donde evolucionamos puesto que los otros dos superiores son como un sueño para nosotros y solo los alcanzaremos a partir de lo que llamamos perfección en nuestra etapa.
La región abstracta es donde se generan las ideas originales y la concreta es donde esa idea se rodea de materia mental para crear un pensamiento-forma o imagen mental para que actúe como reguladora de los impulsos del cuerpo de deseos.
En la primera región (continental) nos encontramos con los arquetipos o modelos de materia mental de la forma física en general (continentes, islas, etc.) Mientras no haya arquetipos las “Leyes de la Naturaleza” o Seres inteligentes no pueden producir las condiciones que alteren la forma de la tierra; estos planean los cambios como el arquitecto respecto al edificio. Así mismo actúan sobre la flora y la fauna. Estos arquetipos no son modelos sino “Arquetipos Creadores” que modelan las formas a su imagen dando cada uno parte de sí mismo.
La segunda o región Oceánica es una “Vitalidad Fluyente y vibrante” estos se relacionan con las formas de la región etérico-física y es una corriente de vida que fluye vibrando en todas las formas como la sangre circula en el cuerpo ( aquí toda la vida es una)
La tercera o región Aérea contiene los arquetipos de los deseos, emociones y sentimientos del Mundo del Deseo; la actividad de está región actúa como una brisa.
La cuarta región o de las Fuerzas Arquetípicas, es la central entre los reinos espirituales y los materiales. Esta región es desde donde dirigen la actividad de los arquetipos de las regiones inferiores, desde aquí el Espíritu trabaja sobre la materia.
La quinta contiene la idea germinal del deseo y emoción y es la cuna del tercer aspecto del Espíritu Humano. Se refleja en la tercera región.
La sexta contiene la idea germinal de la vida y se refleja en la segunda.
La séptima contiene la idea germinal de la forma de los cuatro reinos y se refleja en la primera.
El pensamiento abstracto se refleja en el Mundo del Deseo, el Espíritu de Vida en la región etérica, y el Espíritu Divino en la región física.
Por encima de esos mundos está el del Espíritu de Vida donde se asienta el Segundo Aspecto del Triple Espíritu; el mundo del Espíritu Divino donde se asienta el Primer Aspecto del Triple Espíritu; el mundo de los Espíritus Virginales donde nos diferencia Dios y de donde partimos hacia nuestra peregrinación hacia la materia; y el Mundo de Dios que es Él Mismo como fuente de todo lo demás y de donde proceden todos los Espíritus en evolución de esquema e incluso de otras Jerarquías Creadoras.
Actualmente estamos evolucionando en el mundo físico con una conciencia de vigilia después de haber descendido inconscientemente por todos los mundos para familiarizarnos con los diferentes grados de materia y para experimentar en forma de respuesta a los estímulos de las Jerarquías Superiores como hacemos hoy nosotros respecto al mineral.
En un futuro continuaremos la evolución en la región etérica del mundo físico donde nos especializaremos en el manejo de la materia etérica. Nuestro lenguaje será por medio del pensamiento y ayudaremos a crear moldes etéricos y a trabajar con la vida de otros seres evolucionantes que nos siguen como los Ángeles lo hacen hoy con nosotros.
En estos mundos están las personas que llamamos “muertos” haciendo lo que nos corresponde en cada una de esas regiones. También están los cascarones de nuestros cuerpos que hemos abandonado y todas las formas relacionadas con los sentimientos y pensamientos inhumanos, pasionales y animales (larvas, incubos, súcubos, etc.)
Las fuerzas que trabajan en el cuerpo etérico y físico son elementales que aun les queda mucho para llegar a la individualidad humana y trabajan con la parte etérica-vital que se manifiesta como actuaciones y formas físicas.
Todos los mundos son importantes y cumplen su función pero para nosotros y nuestros vehículos son muy importantes el astral y el mental ya, que es de ahí de donde tomamos la materia para formar nuestros cuerpos según vamos evolucionando en esta misma vida.
Según evolucionamos vamos elevando la vibración de nuestros cuerpos y esto hace que nos elevemos a otra región superior o, dicho de otra forma, que tomemos materia más pura y de otra región más elevada.
Lo ideal es que fuéramos conscientes de todo lo que pensamos, deseamos y sentimos en cada momento; deberíamos pensar y sentir de una forma voluntaria y positiva para elevar nuestra vibración; deberíamos ser conscientes de que somos un espíritu que por medio de sus vehículos está evolucionando en estos mundos y, por lo tanto, tener muy claro que, para llegar a la meta debemos actuar siempre de una forma desinteresada y amorosa.

Francisco Nieto